El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Odisea por el agua en Ciudad Lossada

En la casa de la señora María Murillo el agua llegaba una vez a la semana, pero olvidó cuándo fue la última vez que eso pasó. Debe salir a media calle, en toda la entrada de Ciudad Lossada y hacer la cola junto a centenares de personas más para agarrar agua de una de las cuatro tuberías que están rotas, e impiden el flujo a las casas.

El pasado martes 19 de enero el agua llegó. Una de las tuberías madres se desbordaba y a las comunidad no le tocó más que salir con sus baldes y carretear. “Esa tubería la rompieron los de las máquinas que vienen a sanear la cañada. Siempre es así”, aseguró la señora María, que además resaltó que hace más de tres meses el agua no llega por tubería y que desde el año pasado, los trabajadores de la Alcaldía y la Gobernación rompen los tubos madres, “intencional o no, nos dejan sin agua y son incapaces de arreglarlo”, denunció el señor Héctor Molina, miembro de la Ciudad Lossada.

Abuso y descontrol
El señor José Rodríguez manifestó que a las pocas casas donde llega el líquido dura un solo día, y entra de madrugada. Por eso, cuando sale por la tubería rota, “se hacen largas colas. Aquí viene gente hasta de Ciudadela Faría y Nueva Democracia a llenar, porque no hay agua en ningún lado y se tarda más de una semana en venir. El otro martes verán el chorro. Cuando viene solo dura unas horas”.

La comunidad denunció que los camiones cisterna son escasos por la zona, y que los que llegan quieren cobrar 6 mil bolívares por abastecer, o vender la pipa en 200 bolívares. “Somos padres de familia, muchos solo tenemos un solo sueldo. ¿Cómo pagamos un camión a ese precio? Pero cómo hacemos si no tenemos agua”, añadió el señor Rafael Mejía.

Cadena de enfermedades
La señora María Murillo enfatizó que más allá de los problemas del agua, que han generado enfermedades en los niños: diarreas, escabiosis, y otras patologías; las grandes montañas de basura que se generan en la comunidad no son recogidas por los camiones.

En la mayoría de los casos o pagan altos costos a camiones independientes, o se lanza a la cañada, pero “solo traemos más enfermedades y riesgo a que el cauce se tranque cuando llueva y haya un desastre”, comentó.

Hizo además un llamado a las autoridades para que coloquen módulos policiales o se realicen rondas de seguridad por la zona que se mantiene azotada por el hampa.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...