El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Niños de escuelas públicas comen una vez al día

Muchos de los niños pobres de Maracaibo comen una sola vez al día y la ración depende de los programas de alimentación escolar y comedores comunitarios. Betty Cantillo, nutricionista de la Fundación Bengoa para la Alimentación y Nutrición, alerta que el desabastecimiento trastoca la dieta de los escolares.

alimentacionEsta organización sin fines de lucro trabaja desde hace ocho años con la escuela Rutilio Grande, de Fe y Alegría, ubicada en el barrio La Estrella, al norte de Maracaibo. Velan por los desayunos de 326 alumnos de entre cuatro y 16 años.

En los meses de octubre y abril toman el peso, talla y circunferencia de cintura de todos los niños para evaluar cómo empiezan y culminan el año de clases. Luego se comparan los resultados con los años anteriores.

“En octubre de 2015, en la Rutilio Grande, de los 326 alumnos que se evaluaron, el 24 por ciento fue clasificado en déficit o en riesgo de déficit alimentario (desnutrición), y el exceso o riesgo de exceso (los que consumen más carbohidratos que proteínas), fue de 10 por ciento”.

La sorpresa, relata Cantillo, es que el déficit aumentó de 17 por ciento a 24 entre abril y octubre del año pasado: siete dígitos. Aunque el riesgo de exceso cayó de 13 a 10 puntos.

Gajes del oficio
Las coordinadoras de los proyectos encaran como mejor pueden la poca cantidad de alimentos, la escasa variedad y el malhumor de quienes las ven en las colas. En muchos establecimientos se niegan a atenderlas.

“Se molestan al verlas identificadas con el carnet de la institución exigiendo que les vendan cantidades más grandes, y la compra de alimentos está limitada a dos o tres productos por persona. Ellas buscan harina para las arepas, la avena para hacerles los alimentos a los niños y hay muy poca. Ni hablar de la leche, aceite y azúcar”.

desnutricionEn ocasiones, prosigue Cantillo, pagan los productos con sobreprecio, como el resto de la población. “No se ha dejado de brindar el beneficio del desayuno a los niños, pero el menú es más monótono. Es impredecible, incluso, porque no podemos planificar para la semana siguiente sino lo que las muchachas puedan ir encontrando día a día”.

¿Qué comen?
Pasta y arroz es lo que las coordinadoras encuentran con más facilidad, y se combina con carne y queso. La Fundación Bengoa hizo una encuesta entre los padres para conocer cómo evaluaban este desayuno, que se parecía más a un almuerzo. A la nutricionista Cantillo le preocupaba esta alteración del menú.

“Pensé que iba a tener muchas quejas de los papás, pero al contrario, me dijeron que en muchas ocasiones esa era la única comida que reciben al día, y mientras más calórica sea, mejor. El desayuno que reciben en la escuela de Fe y Alegría, porque es un sector mucho más deprimido, para muchos, es la única comida que hacen”.

FundaPaez, adscrito a la Gobernación del Zulia, provee de almuerzos a los estudiantes de la Rutilio Grande, pero desde el plantel denuncian que la ración no llega semanalmente, como debiera, sino una vez cada dos o tres semanas y a veces, supuestamente, lo que reciben es un saco de sal.

“Son niños que no están recibiendo los nutrientes para desarrollarse física e intelectualmente de la misma forma que un niño que recibe sus tres comidas completas y hasta las dos meriendas que les corresponden por edad. En algunos de ellos pudiera generarse una desnutrición crónica”.

Sí hay comida
Benedicto Alvarado, presidente de FundaPaez, asegura que el suministro es constante. Reconoce que en Maracaibo hubo fallas en la periodicidad durante los últimos 15 días, pero solo en los planteles inactivos por los paros de maestros que no están satisfechos con la contratación colectiva.

Fuentes de la Gobernación que prefieren no revelar su nombre, denuncian que muchas veces la comida de los niños se desvía de las rutas. De hecho, la Policía Regional detuvo el jueves a dos hombres que pretendían robar la provisión que llevaba un vehículo hacia un colegio en Mara.

“Lo del saco de sal es falso. En el 90 por ciento de los casos estamos llegando con el componente calórico correspondiente”.

A diferencia de la Corporación Nacional de Alimentación Escolar, FundaPaez no trabaja con centros de acopio adonde los ruteros van en busca de la ración semanal para luego transportarla a las escuelas, sino que las envían directamente desde su galpón.

“Nosotros tenemos una unidad de nutrición que lleva las mediciones antropométricas de los chamos y nunca despachamos un menú que no pueda cumplirse. Con la hoja de despacho va el menú impreso”.

Los planteles incluso tienen un excedente de alimentación, explica Alvarado, porque tienen matrículas de 300 estudiantes y asiste entre el 60 y 70 por ciento del total.

Pobreza
El presidente de FundaPaez solo coincide con Cantillo en que debido a que estos niños provienen de zonas muy deprimidas económicamente, la única alimentación (balanceada, al menos) que reciben es la que les proporciona la escuela.

“Este programa está hecho para escuelas de educación básica. Esto corresponde a un desayuno-almuerzo. Hay solamente un turno y se le despacha para una comida que hacen al día y lo que intentamos es garantizar el mayor aporte calórico porque en muchos casos, es la única comida que reciben”.

Es común que entre 8.30 y 9.00 de la mañana las maestras llamen a los niños a comer un desayuno “tipo
almuerzo”, es decir, un plato de arroz con pollo u otro de pasta con carne molida. Aunque en la semana también comen arepas y leche, según Alvarado, a pesar del desabastecimiento que atribuye a la guerra económica.

Malnutrición
Richard Hill, secretario regional de Salud, revela que 34 por ciento de los zulianos menores de 20 años está mal nutridos, ya sea por exceso (los que consumen más carbohidratos que proteínas) o por disminución (desnutrición). En Maracaibo la cifra es de 19,9 por ciento.

La Secretaría de Salud monitorea los programas de alimentación del Estado y su titular confía en que gracias la unificación del sistema de salud pública habrá un control más exacto, directamente de las comunidades.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...