El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Llegar a Maracaibo desde otro municipio cuesta Bs. 900

Elaisa Molina vive en Ciudad Ojeda. Desde su casa hasta el Terminal paga un pasaje de 100 bolívares. Allí toma un carrito que la trae hasta Maracaibo por 600. Ya en la ciudad, debe pagar otro que la saque del Terminal de Pasajeros sumando 80 bolívares más. Camina hasta la parada de Bella Vista que la deja a seis cuadras de su residencia, lo que ya suma 860 bolívares, que casi siempre llega a los 900. “Nunca cobran lo justo, son arbitrarios”, dice. Al mes unos 18 mil bolívares ha invertido en pasajes.

La historia de Elaisa se repite en cada parada del casco central de la ciudad, punto de llegada y salida de muchos foráneos que estudian o trabajan en éste u otros municipios. Muchos de ellos invierten 900 bolívares diarios, cuatro mil 500 a la semana; 18 mil al mes. El salario mínimo venezolano quedó desde el pasado 1 de mayo establecido en 15.051,15 bolívares mensuales, de allí que a muchos zulianos les falten tres mil bolívares para terminar de costear solamente el transporte público.

Y es que la situación del que vive en un municipio distante de Maracaibo es invertir su sueldo pagando pasajes. Albert Molina aseguró “trabajar para el día siguiente”. Vengo de Los Puertos de Altagracia, desde ahí el pasaje cuesta entre 350 y 400 bolívares. Sacó cuentas de ese carrito, más los dos que toma en el centro para llegar a su destino y diariamente consume 600 bolívares, porque “pago 100 en los buses porque en las horas picos nunca tienen sencillo y no hay forma de discutirlo”. A la semana son tres mil y al mes 12 mil bolívares. Solo le quedan 3.051,15.

El mismo día del aumento salarial, los líderes del transporte recibieron el aumento oficial de 60 bolívares corto y 80 largo, en carros por puertos, y en los autobuses la tarifa lineal de 60, por parte de la Alcaldía de Maracaibo a través del Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo (Imtcuma), ente adscrito a la municipalidad.

A juicio del señor Nolberto Pitter, las autoridades decidieron consultar a la colectividad que hace uso de las unidades que “están en pésimo estado, cobran lo que quieren y son ellos los primeros que no respetan los acuerdos”.

Luis Finol apoyó la ponencia de Pitter y expresó que gasta 3.200 bolívares quincenales en pasajes. “Los carros por puerto no respetan las tarifas y para qué peleamos si al final ellos hacen su ley sobre las leyes que ya existen”.

No son los únicos

Los usuarios y los choferes… todos quieren beneficiarse. En defensa de los trabajadores del volante, el presidente de la Central Única de Transporte, Erasmo Alián enfatizó que todos los aumentos que ha hecho el Gobierno nacional, de la gasolina, los alimentos, nadie ha manifestado molestias por ello.

“Cuando planteamos el aumento lo queríamos de 150 bolívares el pasaje, pero también pensamos que el más afectado es el usuario”, acotó.

La autoridad del transporte indicó que las mejoras están en vías de desarrollo. “En las proveedurías tenemos cauchos y están por llegar cinco mil más como parte del plan de emergencia que decretó el Presidente en el sector transporte. Tenemos unas 1.200 baterías. Además la alcaldesa, Eveling de Rosales, les otorgó a los conductores “rueda seguro”, un aporte de 20 mil bolívares, es decir, los tres niveles de Gobierno están ayudando a mejorar el transporte en la ciudad”.

Alián indicó que se trabaja para que la colectividad denuncie las irregularidades de los conductores. También enfatizó el llamado a las autoridades del Imtcuma, pues son los responsables de realizar jornadas de inspección en las principales arterias viales de la entidad, y garantizar así un transporte digno y seguro.

La inflación es el problema

Aumentar el salario anuncia incrementar alimentos y pasajes, por ejemplo, y esto es un círculo vicioso, al ojo de los economistas, que no se acabará hasta que se luche verdaderamente contra la inflación, pues todos estos aumentos son reflejo de ella.

“Estamos en una espiral inflacionaria que lamentablemente a rebasado cualquier aumento que se pueda dar, más allá de los esfuerzos que el Gobierno quiera dar. ¿Qué hay que hacer? Aplicar verdadera política antiinflacionaria”, explicó el economista y profesor de LUZ, Alberto Castellano.

Reconoció que un aumento de pasaje impacta en el gasto planeado del usuario, pues los incrementos de la inflación han sido muy severos, sobre todo, desde el punto del transporte. “Un zuliano puede invertir un porcentaje importante solo en transporte, esto dependerá de las unidades que tome para llegar a su destino”.

Los aumentos están tocando la puerta de los conductores, que están a la espera de la oficialización del nuevo aumento de la gasolina, que según el presidente de la Central Única de Transporte será la única medida que los haga, en lo que queda del año, volver a aumentar los precios.

carritosversionfinal

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...