El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La docencia le dice adiós a LUZ desde la distancia

¿Qué será de la educación universitaria en los próximos cinco años? Es la pregunta urgente e impostergable. Las autoridades decanales de la Universidad del Zulia desde ya reconocen que se desploma la academia, pues la situación país ha hecho que decenas de profesores hayan abandonado las aulas en los últimos tres años para ir a otras naciones en busca de un mejor salario.

Solo en lo que va del año 2016, 15 profesores han renunciado de la Facultad de Ingeniería. Ahí la docencia es impartida por profesionales con posgrados de cuarto o quinto nivel. La excelencia siempre ha sido estandarte de esta alma mater, pero además, la economía también ha hecho que profesionales de esa estirpe emprendan otros negocios que generan más ganancia que la docencia.

Por primera vez en esta Facultad su decano, Mario Herrera, debió frenar los años sabáticos que se les ofrecen a los profesores titulares, pues del cinco por ciento que indica el reglamento que pueden disfrutar de este permiso, ya se sobrepasó los 26. “Incluso, hemos excedido la cifra y eso nos preocupa”, acotó.

En Ingeniería, los académicos que piden la renuncia o permisos, en su mayoría son profesionales formados con excelencia, que han tenido recorrido por la Universidad, con títulos doctorales. “Estas pérdidas son graves, porque implica tener que formar a una persona, tiempo, recursos”, aseveró Herrera.

En la Facultad de Veterinaria los casos se repiten. Su decano, José Manuel Rodríguez, informó que profesionales con posgrado de quinto nivel han emigrado a otros países buscando otras perspectivas de vida.

La autoridad aseguró que la Universidad ha hecho lo que le corresponde, incluso abrir los concursos para que otros profesionales participen y ocupen esos puestos, pero las propuestas no son atractivas, los concursos están desiertos en las escuelas de Veterinaria e Ingeniería.

 “Los concursos son la única forma de ingreso de los docentes de acuerdo a la Ley de Universidades. Antes de irnos de vacaciones sacamos 52 concursos, y el 29, que nos retiramos apenas había nueve aspirantes. Eso da un reflejo que nuestros puestos no son de agrado”.

El desanimo es la vertiente en la Facultad de Agronomía. Ahí, según su decano, Elvis Portillo, en dos oportunidades ha abierto concursos y estos han quedado desiertos. “Esto nos preocupa en relación al futuro universitario, pues no habrá una generación académica de relevo”.

La autoridad enfatizó que las faltas, y los permisos no remunerados también son pedidos por el personal obrero y administrativo de la Facultad.

Asimismo, la directora del decanato, Fátima Urdaneta, acotó que el desánimo en los docentes también los ha incentivado a optar por mejores oportunidades incluso fuera de sus ramas profesionales.

Fuga estudiantil

Quienes se están formando en LUZ han buscado otras alternativas en el periodo vacacional, incluso antes, por ello, muchos no piensan volver a las aulas. En Veterinaria el éxodo de estudiantes no es tan constante como el de los profesores, pero los que se han ido ha sido porque son de municipios foráneos, la mayoría no tiene los recursos, y pre eren quedarse cerca de casa e improvisar en el negocio agrícola. Sin embargo, Rodríguez insistió en que “los estudiantes que se mantienen en el país están tratando de conseguir su título universitario para irse, quizás y mejorar su calidad de vida”.

Por su parte, Portillo espera que la matrícula de los 850 estudiantes se integre este próximo 19 de septiembre, aunque reconoció que en el periodo universitario la deserción estudiantil ya sobrepasa el 30 por ciento, a su juicio, ha sido a causa de la economía, esto ha generado que los bachilleres busquen ingresos para sus hogares y los estudios pasen a un segundo plano.

Mil 100 ingresos estudiantiles se retiraron de la Facultad de Ingeniería de LUZ. La matrícula bajó de siete mil estudiantes a 5.900. El decano destacó que se desconocen las razones. En su mayoría los documentos se mantienen en la dirección docente.

 “Puede ser que otras universidades estén ofreciendo más ventajas, o que los bachilleres estén pensando en su   economía y el aporte en sus hogares, lo desconocemos, no podemos afirmarlo por ahora”.

Sin embargo, reconoció que si la situación que se vive en la Universidad del Zulia, también se visualiza en otras universidades nacionales, se generará una pérdida en la generación de relevo desde la academia y el profesionalismo, “que pueda atender la demanda que tiene la industria, desde lo privado hasta lo público”.

A su juicio, no habría profesionales de la ingeniería capacitados para atender las necesidades de la sociedad, y eso va, de una u otra manera a perjudicar la producción y hasta el desarrollo tecnológico.

 “Nos obligaría a seguir dependiendo de la importación, de tener que traer tecnología foránea, pues no podríamos tener los recursos humanos para crear tecnología propia y todo esto decae en el desarrollo del país”.

LUZ está haciendo lo que le corresponde, destacaron las autoridades decanales, manteniendo la calidad de los ingresos y egresos estudiantiles, optimizando los recursos docentes, pero consideraron que el Ejecutivo nacional tiene que desempeñar un gran papel.

La voz del decano es eco entre los docentes: “mientras los sueldos sean inferiores, incluso a los de aquellas personas que no tienen un título profesional, nuestro campo laboral no es atractivo para nadie”… ni siquiera para esos que aspiran a formarse para vivir de una carrera mejor valorada en otras latitudes que en su propio país.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...