El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La delincuencia tiene de guarida al Liceo José María Antúnez

Ladrones usan salones para resguardar cableado robado. Desde el año pasado se dedicaron a desmantelar el plantel educativo

La Unidad Educativa Nacional José María Antúnez, ubicado en la urbanización Las Lomas, de día es liceo y de noche guarida del hampa y el vandalismo. Sin permiso, se apoderaron de las instalaciones hasta dejarlas casi en ruinas.

El año pasado fueron 26 robos y ya va el primero del venidero periodo escolar, que inicia el 2 de octubre. En esta ocasión, el blanco fue la oficina del Centro Comunitario de Protección y Desarrollo Estudiantil, donde se les presta asistencia médica, odontológica y psicológica a los alumnos de todos los liceos del Municipio Escolar 4.

Un equipo de otorrinolaringología, instrumentos de cirugía menor, medicinas, gasas y guantes fueron sustraídos. Los ladrones rompieron la pared que se levantó para condenar las ventanas de la oficina.

Casi todo el cableado eléctrico, la bomba del agua, los marcos de aluminio de las pizarras y carteleras, así como el de las placas de reconocimientos y trofeos que se encontraban en la dirección también se lo llevaron.

La directora del plantel, Asalia Bergel, desde hace cinco años recurrió a todas las medidas a su alcance, para evitar el ingreso de los vándalos al plantel, pero nada surte efecto.

“Primero cambiamos cerraduras por candados y los picaban. Reforzamos las rejas y hasta las puertas y paredes las tumban para entrar a las aulas y oficinas”, comentó la docente.

Para el personal más que robos, se trata de asedio y ensañamiento con la institución, porque “lo que no se llevan lo destruyen”, según Yanileth Urdaneta, coordinadora del centro educativo.

“Desmotiva. No tenemos condiciones para atender a nuestros alumnos durante el nuevo año escolar. Sin baños, sin agua, sin servicio eléctrico y sobre todo, sin seguridad”, lamentó.

El año pasado, el liceo culminó con una matrícula de 939 alumnos en las 28 secciones, de 7mo a 5to año, en los turnos de mañana y tarde.

Durante los robos progresivos, los delincuentes acabaron con salas sanitarias, lámparas, ventiladores de techo, aires acondicionados, ventanas y puertas.

A merced del hampa

Uno de los salones más retirados es usado por ladrones para acumular el cableado eléctrico. Hay grandes cantidades de plástico regados.

“Suponemos que se traen para acá en las noches todo ese cable que se roban de otras partes, para sacarle el cobre, porque es demasiado para ser solamente de la institución”, revelaron las docentes.

A pesar de los diferentes informes entregados a la Zona Educativa, para pedir que se investiguen los hechos y se brinde seguridad a la institución, hasta los momentos nadie da respuestas concretas.

Uno de los problemas principales es la falta del muro trasero del plantel. El acceso es libre por más que se coloquen candados en la parte delantera.

Bergel ve con preocupación el regreso a clases, sobre todo porque no tienen forma de garantizar la seguridad de los alumnos y la comodidad de los espacios donde reciben clases. “Aquí no tenemos con qué comenzar a trabajar”, precisó.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...