El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La cara amarga de los “cortes” eléctricos

Las temperaturas en el Zulia no perdonan, pero los cortes eléctricos menos. Desde el pasado 21 de abril cuando el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, anunció el “racionamiento”, los zulianos jamás pensaron que serían hasta cuatro horas de “infierno”.

El modo de vida cambió. Cada persona inició la búsqueda del bloque al que pertenecía e incluso un horario madrugador acabó con la paciencia y el buen humor del zuliano.

El lunes 25 –fecha de inicio de los cortes– hubo apagones luego de torrenciales aguaceros. Hasta 30 horas sin electricidad estuvieron las personas. Saqueos y protestas por el descontento afloraron y el corte de 12:00 a. m. a 4:00 a. m. fue suspendido.

El Plan de Administración de Carga apaciguaría la incesante baja de los niveles de la Central Hidroeléctrica “Simón Bolívar”, conocida como “El Guri”, pero el precio en las zonas cálidas del país sería alto para sus habitantes.

Ramona Durán, con 72 años de edad y 40 de ellos viviendo en el barrio San José, no había padecido esto antes. Con un diagnóstico de hipertensión y diábetes cada día sortea su vida. Señala que los médicos la desahuciaron. Se toma 12 pastillas para soportar sus males. No puede aguantar mucho calor, no por ser merideña si no por su condición, pero la electricidad falla y con ella se va el frío del aire acondicionado.

Su hijo Douglas Cordero de manera automática baja la brequera. Argumenta que es lo mejor para que no se dañe ningún electrodoméstico. Sin duda la vida les ha cambiado. “Cuando la luz se va de 4:00 a 8:00 de la noche hago la cena antes”, cuenta Ramona.

Denuncia que el agua no está llegando al sector y cuando llega no pueden colocar la bomba hidráulica porque la electricidad fue suspendida. La abuela que vive con su esposo, un hijo y un nieto pide consideración al Gobierno nacional. “Gracias a Dios mi tratamiento no me ha faltado porque las temperaturas pueden afectarme”.

Sin piedad

La angustia se refleja en el rostro cotidiano. A muchos se les han dañado los electrodomésticos esenciales para vivir. Es el caso de David Bermúdez, un aire acondicionado, la nevera y la computadora están averiados. Las fallas en el sector 1° de Mayo, donde reside son constantes. No consigue qué hacer. Puede sobrevivir con ventiladores pero no tiene cómo refrigerar sus alimentos y el agua para tomar.

Una cava y la compra de hielo diaria son la solución, hasta nuevo aviso. “Se dañó una pieza de la nevera y son como 20 mil bolívares, hace un año por los apagones también se dañó el aire, y todo se queda así, nadie responde”, expresa mientras carga a su nieta de año y medio.

Piedad es la palabra que se le viene a la mente como solicitud al Gobierno. El horario de 4:00 a 8:00 de la mañana deben pasarlo dentro la vivienda. “Si salimos nos atracan esto aquí está muy feo, igual en el horario de la noche”.

Las líneas telefónicas quedan en mute, los celulares sin señal, semáforos no dan ni el rojo, ni el verde y varias calles brindan una imagen de penumbra. No hay direcciones, nadie sabe si llegar a un centro comercial para pasar la horas porque pueden estar cerrados. Los de estratos bajos conocieron los momentos del corte con el seguir de los días. “Eso sale por internet y no todos tenemos la posibilidad, tampoco tenemos para comprar el periódico”.

Nuevos cortes

“Quiero anunciar, a partir de mañana, una exibilización del Plan de Administración de Carga”, dijo el presidente Nicolás Maduro, desde una alocución en Guanta, estado Anzoátegui. La decisión fue tomada por la recuperación paulatina del embalse “El Guri”.

El mandatario nacional sostuvo que se trata de un exibilización que en el cualquier momento podría levantarse dependiendo de las lluvias. Los bloques de cortes iniciaron desde el domingo implementándose el siguiente horario distribuido en bloques: de 7:00 a 10:00 a. m.; de 10:00 a. m. a 1:00 p. m., de 1:00 a 4:00 p. m.; 4:00 a 7:00 p. m. y 7:00 a 10:00 p. m.

Promesa incumplida

En 2010 “El Guri” también bajaba sus niveles. “El Niño” estaba haciendo de las suyas y la terrible sequía obligó al entonces presidente Hugo Chávez a hacer cadena nacional para anunciar el decreto de emergencia eléctrica. El recordado comandante habló de proyectos para generar más megavatios.

Fue enfático en acelerarlos e iniciar compras de equipos para el inicio de millonarias construcciones de plantas. “Ya hay un cronograma de inauguración. Para este año se instalarán cuatro mil 700 megavatios y aspiramos para el 2015 inyectar 15 mil megavatios (MW)”, dijo para entonces.

El convenio con una empresa China suponía mayor compromiso en el asunto. Se preveía la instalación de dos mil 700 megavatios en 24 meses. 

La distribución sería de la siguiente manera: 900 megavatios en primera instancia, luego 200 y finalmente mil 300 que dispondrían a través de termoeléctricas con funcionamiento a base de diesel y gas.

La promesa se cumplió, fueron instaladas las plantas para aliviar la carga de la Central Hidroeléctrica. Se instalaron en el país ocho mil 450 MW termoeléctricos para un total de 17 mil 500, pero según el experto eléctrico José Aguilar solo seis mil MW están operativos.

“El problema es que no hay generación térmica”, sostuvo el ingeniero Ciro Portillo. Los 40 mil millones de dólares en inversión para las termoeléctricas y 280 millones de dólares que fueron destinados a la energía eólica, parecen esfurmarse, de igual manera, seis años después los venezolanos de 10 estados del país con mayor carga eléctrica continúan sufriendo los embalses de la falta de planificación del Ejecutivo nacional, que le adjudica todo el Sistema Eléctrico Nacional a “El Guri”.

El-guri-capt-version-final

Conflicto laboral

Desde principios de año los trabajadores de Corpoelec-Zulia han venido denunciando la situación laboral en la que se han visto envueltos. Entre protestas, las expresiones de descontento han tomado un tinte profundo, tanto que así que hicieron llamado a hora cero, no solo en el Zulia porque las de ciencias de la empresa eléctrica recorren el país.

El retraso de la contratación colectiva que tiene cinco años vencida, afectando a 42 mil activos y 10 mil jubilados y la falta de equipos para trabajar y para mantener las líneas de distribución en la entidad zuliana, han generado graves fallas en el servicio, dejando a poblaciones enteras a oscuras, amén de soportar las cuatro, y ahora tres horas de racionamiento decretadas por el Ejecutivo nacional.

“Tenemos tres años que no limpiamos los aisladores por la ausencia del camión que hace ese tipo de servicios”, sostuvo días antes de los fuertes apagones en Maracaibo y San Francisco una fuente interna de Corpoelec.

Luego de esto, solo tres camiones tenía la empresa para resolver los más de mil 500 reclamos que se generaron en plena noche de apagones del 25 y 26 de abril.

El 16 de mayo los empleados introdujeron ante el Ministerio de Trabajo un documento con 18 mil firmas para que la fase conciliatoria del contrato colectivo pase al pliego conflictivo que podría traducirse en un paro nacional.

cortes-version-final

 

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...