El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Jóvenes debaten sus razones para creer en Venezuela

E n los últimos 17 años son dos millones de personas las que se han ido de Venezuela, según cifras expuestas por el Departamento Poblacional de las Naciones Unidas. Los números son cada vez más alarmantes, sobre todo por aquellos jóvenes que deciden emprender sus proyectos en el extranjero. Es por ello que el voluntariado juvenil “Pasión por Maracaibo” elevó su voz para promover el arraigo por el país.

El evento se llevó a cabo en la Fundación “Humanismo y Progreso”, presidida por el doctor Carlos Alaimo. En el lugar se dieron cita unos 300 jóvenes, representantes y dirigentes de diversas casas de estudio y comunidades, quienes se comprometieron con el cambio profundo que a su juicio debe haber en Venezuela.

El empresario estuvo presente en la actividad e invitó a los jóvenes a construir al país desde su tierra y no desde Panamá, Miami, Colombia o Argentina. “Hoy estamos aquí por propia iniciativa de los jóvenes. Nos dijeron que querían comunicarle al país las ganas inmensas que tienen de quedarse, de construir un territorio donde tengan las posibilidades de estar y crecer juntos”, dijo.

Habló sobre el trabajo mancomunado y del esfuerzo que están haciendo los empresarios zulianos. “Nosotros hemos decidido hacer de Venezuela una apuesta al éxito, a la democracia a la superación de la unidad para que los jóvenes puedan ejecutar sus sueños”.

Señaló que apuesta a una nación donde la empresa privada pueda generar empleos dignos, con una “buena” cesta básica, donde el Estado pueda cooperar para que la juventud pueda acceder a créditos de vehículos y viviendas.

“Venezuela sigue siendo el mejor país del mundo. Nunca la situación del emigrante va a ser fácil, te vas a llevar emociones, a tus amigos; te vas a llevar el legado de tus abuelos, de tus papás. La pelea debe ser aquí”, precisó el médico y empresario.

Propuso reestructurar lo que son las escuelas técnicas, repotenciar el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), para que las industrias vuelvan a contar con la mano calificada como en otrora.

La toma de Caracas

Alaimo desestimó la actuación de Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), frente al revocatorio.

“¿Cómo le va a cercenar el derecho a los venezolanos al decirle no al revocatorio? Pero ¿quién dijo que los jóvenes se asustan? Por eso la toma de Caracas es necesaria”, argumentó.

La esperanza

El estudiante de Derecho de la Universidad del Zulia (LUZ), Henry Rodríguez, tomó la palabra para dirigirse a sus compañeros. Habló de la fe. “No es cuestión de religión pero, si se tiene, podemos llegar al éxito”.

Recordó que en 1975 un grupo de notables estudiantes de Ingeniería, de la Universidad del Zulia, se fue al extranjero con las becas Fundayacucho para estudiar, “luego regresaron para dar la cara por nuestro país y logramos tener las mejor industria, en materia petrolera, gracias a ellos”.

Explicó que en el presente se debe trabajar por el progreso, por el rescate de Maracaibo y del Zulia.

Acto seguido, su compañero Samuel Aldana, voluntario de “Pasión por Maracaibo”, indicó sobre el sentimiento nacional que tienen todos los jóvenes venezolanos. “Más que un partido político hemos unido esfuerzos y hecho una sinergia con las universidades porque nos une un dolor profundo por Maracaibo”.

Rechazó la agresión y la violación de los Derechos Humanos hacia los estudiantes por parte del Gobierno nacional que para él no se ha concentrado en el verdadero problema de esta sociedad: “la carencia de valores”.

Aldana ve con preocupación como el 70 % de sus compañeros recién graduados se están yendo del país para nunca más volver.

La Fundación “Humanismo y Progreso”, ubicada en 5 de Julio, en el edificio BHP, fue fundanda por un grupo de empresarios marabinos que desean solidificar las bases para que los jóvenes de hoy sean los que lleven las riendas del país en el mañana, “o en los 10 años próximos y eso es ahora”, comentó Alaimo.

El activista social Manuel Dorian, también expresó su sentir ciudadano. “Me pareció una actividad muy buena en el sentido que toda iniciativa local regional que apunte a darle esperanza a la juventud venezolana universitaria es bienvenida”.

Recordó que se debe apelar a la historia, ya que desde su percepción los grandes cambios en el país siempre han sido impulsados por la juventud universitaria. “Nosotros apostamos a que los jóvenes se queden en Venezuela y participen activamente, independientemente. La juventud es la palanca que mueve al mundo”.

Alaimo finalizó diciendo que no se puede dejar a Venezuela sola. “No podemos ser indiferentes ante lo que está atravesando el país. Le damos la bienvenida a los que estuvieron en el chavismo y que supieron que ese no era el camino.

El empresario exhortó a todos los presentes a trabajar con pasión lealtad, solidaridad y democracia como motor del cambio en el futuro.

 

 

 

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...