El diario plural del Zulia

Frangiéh impulsa la celebración del bicentenario de la fotografía y su valoración en Maracaibo 

El retratista Albert Frangiéh propone que desde el 2025 todos los museos y galerías de Maracaibo “deberían olvidar las esculturas o pinturas e impulsar la fotografía”. Además, considera que para esta festividad sería grato producir algunos videos de la labor que realizan los fotógrafos de la región

Un apartamento de tres plantas, frente al Centro de Bellas Artes, oculta en sí una especie de galería fotográfica, se trata del hogar de Albert Frangiéh. Adentrarse a este espacio es viajar entre la visión que se puede tener de cada cuadro; la mayoría lo protagonizan mujeres e instantáneas de Maracaibo.

Desde esta residencia, sentado sobre una banca roja, al lado de su equipo de trabajo, el fotógrafo plantea a Versión Final la necesidad que en Venezuela se abran más espacios a la técnica de obtención de imágenes y su difusión. Un hecho que, según Frangiéh, les corresponde a las autoridades culturales, ya sean del Estado o de instituciones teatrales, de muestras u otros.

“No solo es el hecho de que los directores de galerías o centros culturales sean los encargados de su difusión, sino que interesa mucho que haya un ente institucional que recupere la memoria y mantenga vivo el trabajo de los fotógrafos y su labor como algo importante para la nación, porque nosotros capturamos la evolución de las ciudades y sus acontecimientos”, enfatizó el retratista.

Frangiéh, quien nació en México y ha hecho su vida en el Zulia, subrayó cómo los fotógrafos también son responsables de generar no solo un discurso fotográfico y valorar sus trabajos, sino de "tener la capacidad de llevar su labor realizada y la experiencia a escuelas, encuentros, publicaciones, así sean difíciles de lograr”.

“Beto”, como también es conocido, puntualizó que Venezuela es cuna de muy buenos fotógrafos. “La difusión de las instantáneas le corresponde mucho a las instituciones que utilizan las artes como medio de expresión”, ratificó.

Dijo que las artes son muchas. “Desde la música a la arquitectura, la pintura a la cerámica y, por supuesto, la fotografía, hay muchos medios de expresión (…) Cuando vas a llevar tus fotografías a una galería o museo hay unas exigencias”, agregó.

“Hace años se hizo un libro interesante sobre la fotografía venezolana pero debe ser una publicación constante. Todos los años se debería realizar. Es un proceso en el término de enseñar a otros y descubrir a través de la visión de los fotógrafos una realidad de país”, señaló, al tiempo que resaltó que “hay que ser responsables con las imágenes en la nación”.

Bicentenario de la fotografía

Frangiéh enfatizó que en 2026 la fotografía llegará a sus 200 años de historia, razón por la que describió a Versión Final una serie de ideas que se podrían desarrollar en Maracaibo para tan especial festividad.

“No sé si estén conscientes de que pronto será el año bicentenario de la fotografía pero creo que en el 2026 la ciudad y las capitales venezolanas deberían comprometerse a darle el espacio que se merecen y no solo el físico, sino en publicaciones”, indicó.

También propuso que desde el 2025 todos los museos y galerías de Maracaibo “deberían olvidar las esculturas o pinturas e impulsar la fotografía”. Además, consideró que para esta festividad sería grato producir algunos videos de la labor que realizan los fotógrafos de la región.

“El bicentenario va a significar que todos los fotógrafos, y quienes no lo sean, van a querer que sus imágenes se vean, se sientan, comuniquen, se compartan y será un momento extraordinario (…) En el mundo pasará una explosión gráfica”, así enmarcó Frangiéh esta fecha.

Instantáneas, sinónimo de evolución

Al conversar sobre el concepto de la fotografía, refirió que ya no es lo mismo tal y como las generaciones pasadas lo aprendieron en las escuelas o a través de los años.

“No es lo mismo hoy en día, varía en algo. Al fin y al cabo, la fotografía se refiere más a escribir. No de escribir con luz, sino de escribir historias a través de imágenes”, refirió.

El fotógrafo, quien inició a capturar momentos desde 1973, destacó que ahora la mayoría de las personas se comunican por medio de la fotografía pero que “todos tienen esa posibilidad más no esa habilidad”.

“No todo el que hace una fotografía es un fotógrafo y no se puede describir como tal. Pero la fotografía si se puede definir como un documento que te puede hablar o no de una realidad de pasado o presente. Pero la fotografía lo que hace es darte un comentario de algo”, sentenció.

El también profesor de fotografía cree que las instantáneas son un documento, “incluso antes que la puedas considerar como hecho artístico o creativo”.

“Para los fotógrafos en general,  no solo los de mi generación, era entender la fotografía como un aspecto creativo, estético con una gran cualidad técnica y eso es lo que hacía que entendiéramos que el lenguaje de la captura de imágenes podía llevarse más allá y trascender a través de la visión del fotógrafo”, sumó.

“La fotografía, un hecho que hay que educar”

Frangiéh enfatizó que para los profesionales en el área que vienen de una formación de hace muchos años, “la fotografía es necesariamente un hecho que hay que educar. No solo es formarse en el aspecto técnico y estético, sino aprender a cómo comunicas ese hecho técnico y estético”.

“Me educo para formar. Creo en la educación porque cuando le das a las personas herramientas pueden ser mejores humanos y comprenden el universo que tienen a su alrededor. Quizás tienen dificultades para expresarse con la fotografía pero yo los saco de estancamiento para que tengan confianza en sí mismos y no les dé miedo mostrar lo que ven. Tus ojos miran distintos a los míos. Cada quien toma un punto de vista y luz distinta”, agregó este artista, que comenzó a dictar talleres en 1981.

Indicó que cada uno de sus alumnos tiene una concepción propia de sí mismos. “Tratando de enriquecerlos a ellos me estoy llenando de todas sus riquezas. Creo que una de las mejores cosas que he decido en mi vida ha sido educar y formar nuevas generaciones”, reflexionó.

“Beto”, que también estudio Arquitectura, reveló que nunca tuvo un profesor. “No de esos que ve tus fotos y te dice 'qué bella'. Hablo de ese personaje que te educa y guía para que cada cosa que hagas la veas distinto, con nuevos ojos”, comentó.

“Cada mirada es un universo nuevo para mí (…) Debemos aprender cada día nuevas cosas. La educación es eso”, dijo a la vez que acentuó que enseña a sus alumnos “más allá de usar una cámara”.

Su pasión por la fotografía inició desde el seno familiar. “Tengo una marca en la rodilla izquierda, me la hizo mi mamá con un tacón por no querer tomarme fotos”, recordó.

“Recuerdo que me sacaron de un juego de béisbol porque llegó un primo de México y nos tomarían una foto. Yo no quería salir del partido, acaba de hacer un out y me llamaron por los altavoces. Al llegar a casa me pidieron que me pusiera el traje de gala, lloraba por no querer participar. Ese día entendí lo importante que era para mis padres recibir a mi primo y darle honores con un retrato familiar”.

Valoración fotográfica”

La valoración de los fotógrafos, las cualidades formativas de los trabajadores del área y las consideraciones de un buen retratista fueron algunos de los otros puntos que tocó Frangiéh durante esta entrevista.

“Hay un tema con la valoración de los fotógrafos. Ejemplo, si vas a una fiesta es fácil escuchar 'Señor, nos puede tomar una fotito aquí'. Cuando me han dicho así yo no les hago caso porque me están irrespetando. Eso no existe”, lamentó.

El mexicano repudió que hay quienes hacen creer a las personas que son fotógrafos profesionales. “Pasa mucho con los que tienen cámara, sacan tarjeta de presentación y cuando intervienen muchos elementos te das cuenta que no pueden resolver algunos aspectos porque le falta conocimiento y experiencia, incluso, valorizar su propio trabajo”, acotó.

Finalmente, Frangiéh recalcó que deberse a su trabajo es seguir progresando. “No sé si soy mejor fotógrafo hoy o lo que pude ser cinco o diez años atrás. Ese lado ya no me interesa porque yo no hago fotos para otros, las hago para mí. A quien le debe gustar es a mí”, puntualizó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de VF Final (@versionfinalweb)

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...