El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Falta de insumos afecta a parturientas del “Castillo Plaza”

Hortensia González, de 35 años, espera en una de las banquetas a las afueras de la Maternidad Dr. Armando Castillo Plaza. Tiene 40 semanas de gestación, es una niña. Hace dos semanas debió dar a luz, pero aún espera conseguir los insumos de la larga lista que le pidieron en el centro de salud.

Por la entrada de emergencias del hospital hay un cartel con la indicación de los insumos que las parturientas deben llevar. Desde los kit de laparotomía, agujas raquídeas, hasta adhesivo, inyectadoras y bolsas negras. “Si no las traen no las ingresan”, cuenta una enfermera del recinto hospitalario que pre rió no dar su nombre.

La trabajadora del “Castillo Plaza” reveló que ni siquiera a las mujeres que no tienen posibilidades de adquirir los insumos las ayudan.

Hace cuatro meses pusieron a parir a una muchacha que ya tenía una cesárea anterior. Ella no tenía recursos y no les importó poner su vida en riesgo”, comentó la enfermera.

A pesar de que en el centro de salud hay “unos que otros materiales quirúrgicos, igual se los piden a las pacientes”, señaló la empleada, quien aseguró que “hay una mafia entre los supervisores de la maternidad” y solo ingresan sin pedir algo a “quienes ellos les da la gana o si vienen recomendadas”.

Más de 300 mil bolívares suma Hortensia en gastos de insumos. Compró el kit de laparotomía, pero está incompleto. Si no la intervienen tendrá que irse a otro lado.

“No puedo seguir gastando. No doy para más. Necesito dar a luz porque ya pase las 38 semanas y mi bebé y yo estamos corriendo peligro. Si no me atienden pronto tendré que ver para donde agarro”, afirma. Está preocupada. Sus ojeras delatan el cansancio.

González ya debería tener en brazos a su tercera hija. Sus nervios crecen mientras escucha que “adentro tienen a una mujer sangrando y pegando gritos y no la atienden porque no trajo los insumos”.

Hace tres años dio a luz a su segundo hijo en el mismo recinto y no le pidieron ni una gasa, recuerda la madre.

La enfermera admite que a las mujeres las devuelven aún en medio de los dolores de parto. “Da dolor ver salir a los familiares desesperados en busca de los insumos que ni en las farmacias se consiguen”, señala.

Hortensia sigue esperando. Su bebé patea. “Ya quiere salir”, asegura.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...