El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Estudio: 89 % de escuelas no recibieron implementos de bioseguridad de MinEducación

En 93,3 % de planteles del país tampoco se produjo el mantenimiento, las reparaciones y la recuperación que se les había prometido a las instituciones del país a través del plan “Una gota de amor para mi escuela”

De acuerdo con un estudio realizado por el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez (MESR), 89,1 % de las escuelas en Venezuela no recibieron, de parte del Ministerio para la Educación, ningún tipo de implementos para el plan de bioseguridad: tapabocas, gel antibacterial, alcohol y otros materiales necesarios para mantener clases seguras contra el Covid-19.

Ese mismo sentido, en 93,3 % de planteles del país tampoco se produjo el mantenimiento, las reparaciones y la recuperación que se les había prometido a las instituciones del país a través del plan “Una gota de amor para mi escuela”. Por el contrario, los planteles fueron acondicionados superficialmente por la propia comunidad, recoge Efecto Cocuyo.

A esta desatención se suma que el acceso al agua en instituciones educativas es un problema recurrente en 60,9 % de las instituciones consultadas, lo que afecta el cumplimiento de sus normas de bioseguridad y las medidas sanitarias para la manipulación de alimentación.

En estos planteles los docentes tenían que solicitarles a los padres y representantes que los niños, niñas y adolescentes llevaran potes de agua para tomar y para lavarse las manos (…) Solo 39,1 % contaron con agua, pero en envases grandes ubicados en los baños y en cocinas”, informa el MESR.

Consultan 246 escuelas en el país

Además, el estudio del Movimiento, que encuestó a docentes, padres y representantes de 246 planteles dependientes del Estado en entidades del país, también reveló que la asistencia de estudiantes se ubicó en 47 % durante las cuatro primeras semanas de clases presenciales, muy por debajo de la asistencia lograda el último año que se cursó presencialmente, el periodo 2019-2020, que alcanzó cerca de 71 % de asistencia.

Del mismo modo, la participación y asistencia de profesores fue de 32,6 % durante las primeras tres semanas de clases presenciales, siendo “la más baja tasa de participación de maestros y profesores que haya tenido la historia educativa al comienzo de un año escolar”, afirma el informe.

“Vale acotar que la asistencia docente del año escolar 2019-2020 estuvo en 82 % de participación de docentes profesionales con titularidad en el cargo, interinos y suplentes”, señalan.

Ausentismo de alumnos y maestros

De acuerdo con el estudio, la baja participación estudiantil está motivada por el deterioro del ingreso familiar y su insuficiencia para cubrir transporte y uniformes, así como por la desconfianza que tienen los padres de enviar a sus hijos a las escuelas por en plena pandemia.

De la misma forma, también se pudieron identificar tres causas por las cuales cerca de 70 % los docentes no asistieron a la escuela en este periodo:

  • Docentes que abandonaron los cargos para buscar otros trabajos que le permitan medianamente subsistir.
  • Migración forzosa de profesionales de la docencia para buscar una mejora en sus condiciones de vida.
  • Docentes que no se han incorporado porque el Ministerio les tiene retenido su salario, gran parte de ellos en Lara, Sucre, Zulia, Táchira

“Este porcentaje de asistencia docente refleja la merma de profesionales de la carrera docente en los planteles a consecuencia de la política salarial del Estado, que ha significado un retroceso constante”, se advierte.

Los programas del Estado

En cuanto al Programa de Alimentación (PAE) se registró que en 74,6 % de las instituciones consultadas no se prestó el servicio de alimentación escolar. Sin embargo, “en el 25,4 % donde se ejecutó el servicio, solo sirvieron arepa rellena con mortadela, arroz simple y arroz con algún grano en cantidades reducidas y con una baja de propiedad nutricional”.

Este estudio también identificó que en 99,3 % de los planteles no recibieron ningún paquete de uniformes, útiles escolares o tapabocas.

Tanto docentes como estudiantes utilizan tapabocas de tela y no la recomendada por la Organización Mundial de la Salud, esto es debido a que el salario familiar no alcanza para adquirir en farmacias este implemento tan necesario”, señala el documento difundido por el MESR.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...