El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

“Estamos muy lejos de ser una sociedad paritaria”

“En Venezuela, aunque hemos avanzado, aún estamos muy lejos de lograr la sociedad paritaria y una democracia que mire hacia la mujer. Hasta este momento en América Latina las democracias son machistas y patriarcales”.

La doctora Élida Aponte de Sánchez, profesora de LUZ y coordinadora regional de la Red Venezolana sobre Violencia contra la Mujer, tiene la voz dulce, pero el carácter fuerte cuando se refiere a los derechos de las féminas. Su verbo se conecta con la acción.

Entre 2009 y 2010 se desempeñó como viceministra para la Transversalidad Política de Género del Ministerio para la Mujer y la Igualdad de Género. Lamentó que en Venezuela las mujeres ganen 30 % menos que un hombre en un mismo cargo, con las mismas responsabilidades, con igual o mejores capacidades. “Al mirar el directorio de PDVSA no hay ninguna mujer, al observar el directorio del BCV no hay ninguna mujer”. Se pregunta entonces: “¿Es que acaso las mujeres no sabemos de petróleo? ¿Es que acaso las mujeres no sabemos de economía? La economía nace como ciencia en el hogar y hay que ver lo que le cuesta a una madre obrera con un salario mínimo llevar el alimento al hogar, entonces, ¡las mujeres sí sabemos de economía!”.

Afirmó que hace falta revisar las políticas de distribución de alimentos. “Es una realidad que no solo afecta a las mujeres sino a toda la familia pero con mayor énfasis en la figura femenina”.

mensaje

Evolución histórica
Aponte de Sánchez explicó que los avances en materia de defensa de la mujer incluyen más de una docena de documentos de carácter legislativo que se lograron instaurar a lo largo de la historia democrática venezolana. Destaca la reforma del Código Civil (1982), la aprobación de la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer, la aprobación de la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (instrumento internacional, 1998); Convención de Belém do Pará, documento que tiene que ver con la eliminación de la violencia contra la mujer (internacional); y también se logró establecer el fuero maternal venezolano con el permiso pre y post natal.

Resaltó además que en el antiguo Congreso se logró instaurar la comisión bicameral de mujeres, conformada por las mujeres de todos los partidos políticos para crear la agenda de los derechos de la mujer. Indicó que la agenda de derechos humanos, que había sido avanzada en el ámbito internacional hasta ese momento (1998), se estableció con la Constitución de 1999, desde el artículo 2, con la Democracia Participativa, Protagónica y Paritaria (donde tanto la mujer como los hombres tienen un papel protagónico).

En 2008, recordó, se concretó el Ministerio para la Mujer y la Igualdad de Géneros y es este ministerio el que ha permitido cohesionar las iniciativas gubernamentales a favor de la mujer. Aplaudió la labor que realiza el Movimiento de Mujeres de Venezuela, donde hacen vida todas las mujeres de los partidos políticos y de cualquier raza, religión y profesión y ocupación, quienes confirman que aún falta concretar la agenda democrática hacia la mujer.

“Las mujeres venezolanas en la historia son las que hemos tenido la vocería y el protagonismo en la democracia, ya que constituimos más del 50% de la población venezolana”.

Cuentas pendientes
En cuanto al ámbito político, la catedrática comentó que se requiere debatir la paridad de género en cargos de elección popular. “Ya es hora de legalizar a través de una reforma de la Ley Orgánica de Procesos Electorales la igual participación de las mujeres en los procesos”.

Sobre el tema de los derechos humanos amplió: “No tiene que ver con el rótulo de un aviso, sino de la misma existencia de la mujer y no debe ser tratado aisladamente”. En este ámbito, la especialista hizo un llamado a las mujeres venezolanas. “Debemos tratarnos como seres o como hermanas.

Hemos sido criadas para defender los derechos de ellos y no los nuestros”. Añadió que está pendiente un nuevo código civil y penal, así como una reforma en materia agraria, área en la cual ha habido una “odiosa” discriminación.

Escenarios delicados
Hizo un llamado público a abordar con urgencia la situación de las mujeres barí y yukpas en la Sierra de Perijá. “Están sufriendo una serie de enfermedades como la tuberculosis que requieren de ayuda y atención directa y urgente”, reveló.

Otro de los problemas que aqueja a las mujeres venezolanas es que la deserción escolar aumenta, dejando a muchas niñas y adolescentes a merced de redes de prostitución. “Es importante desde la escuela trabajar todo el tema de valores y empoderamiento para evitar que las redes de trata trabajen de forma impune”.

A su juicio, en materia política, la violencia existe desde épocas históricas. “Si a los hombres se les persigue por expresar sus ideales, la persecución para nosotras es doble o triple porque todavía se cree que la mujer no tiene derecho a tener una vocería propia”.

Detalló que la persecución contra las mujeres es en ambas tendencias. “El machista es machista, dígase si es de izquierda o de derecha, y las que sufren las consecuencias somos nosotras.

La democracia se nutre de los que piensan diferente para lograr los consensos para cimentar los derechos de ciudadanía”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...