El diario plural del Zulia

Destruidos y desolados, así se muestran los colegios públicos de Maracaibo a días del regreso a clases

Ante la pésima condición de las aulas, el personal docente y administrativo de las instituciones públicas recuerdan el pensamiento de El Libertador Simón Bolívar, quien dijo que “el primer deber del Gobierno es dar educación al pueblo”

Al borde del colapso, entre oscuridad, sin climatización y con aulas prácticamente improvisadas iniciarán las clases este lunes 3 de octubre la mayoría de las instituciones públicas de Maracaibo que piden a gritos una atención oportuna para garantizar un año escolar 2022-2023 sin contratiempos.

En la capital zuliana, algunos padres desembolsillan entre 25 y 40 dólares mensuales por matrícula estudiantil mientras que otros no pueden costear una cuota privada y optan por una educación pública que agoniza a nivel de infraestructura a la vista gorda de los tres niveles de gobierno.

En un recorrido realizado por Versión Final se pudo constatar el estado deplorable de algunos colegios como el caso de la Escuela Básica Dr. Ramón Reinoso Núñez, ubicada en la primera etapa de la Urbanización La Victoria, donde al menos nueve aulas fueron clausuradas de forma definitiva por los contantes robos que han conllevado a un deterioro absoluto de casi el 40 % de la infraestructura académica.

“Ya todo el personal docente y administrativo se activó pero necesitamos el apoyo y toda la colaboración que se pueda brindar para nosotros poder ofrecer una mejor educación a la comunidad”, refirió Iliana Morán, subdirectora de la institución, quien denunció que durante los dos años de pandemia fueron “visitados” en reiteradas oportunidades por la delincuencia que los obligó a sellar puertas para resguardar algunos pupitres.

La docente también refirió que la estructura carece de cableado eléctrico y que han logrado habilitar algunos salones por la autogestión de padres y representantes que durante una asamblea acordaron aportar una colaboración de $ 5,00 con la finalidad de mejorar “en la medida de lo posible” las condiciones de aulas y patio junto a un aporte de pintura realizado por la Gobernación del Zulia.

Otro caso alarmante y un ambiente de tristeza se respira en la Unidad Educativa Dr. José María Vargas, al Oeste de Maracaibo, donde se “habilitaron” aulas sin ventanas, sin iluminación, sin ventiladores, sin una lámina de zinc en el techo y con al menos 28 pupitres para aproximadamente 30 estudiantes que aspiran regresar el próximo 3-Oct.

Ante la precaria situación, el personal docente, administrativo, padres y representantes convocarán a un pancartarzo pacífico para hacer un llamado al Gobierno local a mejorar las condiciones de las instalaciones.

“Nosotros nos preparamos con entusiasmo pero no contamos con las condiciones. No contamos con apoyo de la Gobernación y tampoco hemos podido acordar una ayuda con los representantes. Actualmente contamos con el apoyo de una fundación que se prestó a colaborarnos con la reconstrucción de los baños porque tampoco tenemos”, destacó Heily Villalobos, docente de la institución.

Este caso en participar fue seleccionado por las Brigadas Comunitarias-Militares para la Educación (Bricomiles), anunciado por el Ejecutivo Nacional, con la intención de abordar los centros educativos y de salud por consejos comunales, el Movimiento Somos Venezuela, organizaciones estudiantiles y las Fuerzas Armadas a partir de julio pero, hasta el momento, la dirección de la U.E Dr. José María Vargas no ha recibido información al respecto.

La destrucción se extiende hasta la Unidad Educativa Nacional Carlos Rincón Lugo, ubicada en el sector Amparo, donde “lo poco que se ha logrado ha sido por el compromiso de obreros, docentes y representantes porque no hemos recibido apoyo de ninguno de los tres niveles de gobierno”, según Freddy Paredes, un docente que se encontraba reparando algunas sillas de la institución que brinda educación básica y media general en dos turnos.

“Nosotros garantizamos una educación gratuita pero solicitamos el aporte de productos de limpieza para poder mantener la institución”, alegó Paredes. Por otro lado, la profesora de castellano Ermelinda Urdaneta, suplicó al Gobierno abocarse por mejorar las condiciones de las escuelas de cara al regreso a clases 2022-2023.

“Pido de todo corazón, con mis manos en el pecho, que por favor nos den una ayuda. No tenemos climatización, no tenemos agua, no tenemos filtros, no tenemos cancha para recrearnos, ni organizar actividades culturales”, añadió Urdaneta.

La U.E.N.  Carlos Rincón Lugo, fue inaugurada en 1959 y “tiene muchos años olvidada, nunca hemos tenido proyecto de canchas, y fuimos seleccionados por Bricomiles pero nunca recibimos ninguna repuesta ni hemos sido favorecidos por alguna remodelación”, subrayó.

Ante la pésima condición de las aulas, el personal docente y administrativo de las instituciones públicas recuerdan el pensamiento de El Libertador Simón Bolívar, quien dijo que “el primer deber del Gobierno es dar educación al pueblo” y hacen un llamado a las instituciones públicas o privadas a preocuparse por la educación gratuita de las comunidades.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...