El diario plural del Zulia

Codhez: Apagones generales, constantes bajones y cortes no programados marcaron pauta en abril

Informe de la ONG se centra en la documentación relacionada con las restricciones vigentes por la denominada “cuarentena colectiva y social”, en el marco del estado de alarma decretado por el Estado venezolano para evitar la propagación de la enfermedad Covid-19

La Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) presentó el boletín de abril 2020 sobre la situación general de los derechos humanos en la entidad zuliana.

El informe se centra en la documentación relacionada con las restricciones vigentes por la denominada “cuarentena colectiva y social”, en el marco del estado de alarma decretado por el Estado venezolano para evitar la propagación de la enfermedad Covid-19. Además, hace referencia a la precariedad y deficiencia de la prestación de los servicios públicos de energía eléctrica, agua potable y suministro de gasolina, que han empeorado en medio de las restricciones estatales afectando el bienestar de la población y complicando el cumplimiento de la cuarentena en los hogares zulianos.

Confinamiento sin energía

En medio del confinamiento por la cuarentena, los apagones generales, las constantes fluctuaciones de energía y cortes no programados fueron los protagonistas de abril.

El pasado mes comenzó con apagones prolongados en el Zulia. Varios municipios de la costa occidental del estado amanecieron sin servicio eléctrico el 2 de abril. Al día siguiente, en menos de 24 horas, se produjo un nuevo apagón en la región, afectando por lo menos 12 municipios.

Pocos días después, el 7 de abril, se dio un tercer apagón en la ciudad que se extendió por más de 16 horas. En la madrugada del 23 de abril, Maracaibo se quedó de nuevo sin servicio eléctrico, al igual que los municipios Jesús Enrique Lossada, La Cañada de Urdaneta, San Francisco, Machiques de Perijá, Rosario de Perijá, Mara y Guajira, al menos durante seis horas. Para cerrar el mes de abril, un quinto apagón general se verificó en la madrugada del 30 de abril, afectando a ocho municipios del estado por casi tres horas.

A la par de esta realidad, las autoridades gubernamentales de la región han informado de reemplazos de transformadores en las subestaciones, así como labores de limpieza, mantenimiento y preservación de las líneas de distribución para la transmisión de la energía.

Pese a ello, se mantiene un esquema de administración de energía eléctrica anunciado por la Gobernación del Estado. Estos cortes eléctricos se prolongan por más tiempo de las tres horas anunciadas oficialmente, llegando a ser incluso de más de seis horas diarias. En los municipios del Sur del Lago se reportaron múltiples quejas por racionamientos superiores a 10 horas diarias.

Con el anuncio de la suspensión de actividades educativas presenciales para el resto del año escolar 2019-2020 y la implementación de estrategias pedagógicas de aprendizaje a distancia, Codhez advierte que aplicar en el Zulia un sistema educativo a distancia o sistema en línea representa un objetivo que carece de medios adecuados, pues las limitaciones las experimentan tanto estudiantes como maestros y profesores por las deficiencias crónicas del servicio de la energía eléctrica en la región.

Dificultades para acceder a los alimentos

El confinamiento obligatorio ha impedido que muchas familias quienes viven del día a día puedan adquirir los alimentos básicos para su nutrición. Durante abril fueron comunes testimonios en el Zulia como este: “Comemos arroz licuado solo o alimentos de harina o leche, cuando consigo, a veces nos toca acostarnos sin comer porque no conseguí”.

Codhez advierte que las familias solo pueden comprar para pocos días, pues el alza de los precios y el bajo poder adquisitivo no permiten hacer compras mayores para tener reservas.

Si bien se anunció una nueva regulación de los precios por parte del gobierno nacional, los precios actuales de mercado evidencian que estas medidas no son idóneas. Según el monitoreo de oferta y precios de alimentos en Maracaibo realizado por la organización, durante la segunda quincena de abril es notoria la diferencia entre los precios acordados y los precios de mercado.

Por otro lado, el acceso a los alimentos en la Guajira venezolana representa uno de los mayores problemas de la región. El domingo 12 de abril se suscitaron protestas en varias comunidades wayuu, en específico en el poblado de Guarero, no solo por falta de alimentos sino también por escasez de agua potable y fallas en servicios básicos.

Ante estas protestas, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) procedieron a su represión. Después de estos días de protestas se anunció la entrega de bolsas CLAP, que según los habitantes de las comunidades solo alcanza para cuatro días: “Lo que entregaron no alcanza. Tengo impotencia, porque no nos podemos movilizar y los que sufren son los niños”, manifestaron.

Sin transporte

Los problemas con el suministro de gasolina continúan impacientando a los zulianos. Con justificación en la emergencia sanitaria, desde mediados de marzo se ha prohibido la venta de gasolina a la población.

Esta prohibición anunciada por la Gobernación del Estado ha sido una de las que más ha afectado al pueblo zuliano, dificultando su traslado para diligencias básicas como la adquisición de alimentos y medicinas o hacia centros de salud. Por otra parte, aunque se anunció que se facilitaría la movilización de los trabajadores de los sectores priorizados y personas que viven con condiciones de salud crónicas, la realidad sigue siendo diferente.

El 25 de abril, decenas de personas con padecimientos renales protestaron en la Circunvalación 1 de Maracaibo, porque desde las 3:00 a. m. estuvieron esperando para surtir de gasolina sus vehículos, pero durante el transcurso del día no fueron atendidos.

Lea también
Comentarios
Cargando...