El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Chiquinquirá, “Campeona de la salud”, se reencuentra con su pueblo de forma inédita [+Fotos]

Desde su nicho, y al ritmo de la gaita interpretada por los Chiquinquireños, la Dama del Saladillo descendió en una ceremonia inédita donde el sentimiento y el amor a la Madre celestial unió a miles de fieles a través de las redes sociales, la televisión y la radio

Pasadas las 6:10 de la tarde de este viernes el interior de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquira se oscureció, se abrió el telón y múltiples luces iluminaron el presbiterio del santuario mariano para iniciar la tradicional Bajada de la Patrona del Zulia.

Desde su nicho, y al ritmo de la gaita interpretada por Los Chiquinquireños, la Dama del Saladillo descendió en una ceremonia inédita donde el sentimiento y el amor a la Madre celestial unió a miles de fieles a través de las redes sociales, la televisión y la radio.

Aunque el tobogán no fue el acostumbrado y solo unas 160 personas pudieron ver el acto religioso de forma la presencial, la Chinita llegó hasta la entrada del presbiterio de la Basílica para encontrarse con su pueblo de una forma muy particular, desde la distancia y a través de una pantalla.

Durante la eucaristía, que inició a las 5:00 de la tarde, monseñor José Luis Azuaje, Arzobispo de Maracaibo y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), lamentó que la ceremonia se realizara “en un momento de mucha angustia por el Covid, sin poder participar el pueblo fiel”. “Tapada nuestra cara sin poder expresar el gozo y la alegría que nos da la Eucaristía”, dijo.

Esto es lo que hace hoy la Virgen. Construye una cultura del encuentro donde podemos decirle lo que sale de nuestro corazón. Esta pandemia nos ha mostrado que nos une la fragilidad de la que estamos hechos”, agregó el prelado.

Azuaje sentenció el egoísmo que aún mantiene el pueblo venezolano en medio del paso de la enfermedad que llegó al país en marzo.

La pandemia nos ha dicho que estamos hechos de polvo. Es un giro para aquellos que aún creen que con su egoísmo pueden lograr cosas para sí, sin pensar en los demás”, refirió.

Pidió a las autoridades sanitarias y a las regionales la protección para los médicos y enfermeros que combaten el Covid en el Zulia.

A quienes están frente a la batalla les recordamos que la Virgen Chinita, nuestra Campeona de la Salud, les acompaña con amor”, aseguró al personal sanitario.

Señaló que en muchos lugares del mundo consideran la vida actual como una “sequedad árida”. “Nuestros corazones sienten que la impotencia ha vencido a la forma aguerrida del zuliano”, agregó.

Azuaje enalteció la pronta beatificación del “Doctor de los Pobres”, José Gregorio Hernández. “Hoy nos alegramos que un venezolano esté pronto a ser elevado a la Santidad. Como lo es Hernández”, manifestó.

Toda la misa estuvo amenizada por Los Gaiteros del Pozón, quienes interpretaron el repertorio “Misa Zuliana” del padre Jesús Enrique Bracho Hernández “Chulique” como parte de sus 50 años de ordenación sacerdotal.

Manto en honor al personal de salud

La Virgen lució un manto diseñado por Miriam Rodríguez que representa la oración en la pandemia. Una pieza celeste, con encajes y piedras, que tiene unas manos con una camándula y sobre ellas una cruz verde en representación de la salud.

El manto también honró al personal médico que enfrenta al coronavirus, así como los contagiados y fallecidos. Estas intenciones también fueron ratificas en las oraciones realizas durante las paradas que hizo la “Campeona de la salud” en su descenso. También oraron por el migrante venezolano.

Bajo el lema “Chiquinquirá cuida con afecto maternal a este mundo herido” se espera que las fiestas continúen con el recorrido de la Virgen a Maracaibo y a los municipios aledaños. La primera movilización será aérea y la segunda en el María Móvil.

Estas fechas serán reveladas por el santuario mariano en los próximos días. Al igual que la procesión lacustre a los pueblos de agua y el día en que los devotos podrán acudir a la Basílica para que, bajo las medidas de bioseguridad, visiten y veneren a la “Madre de todos”.

Hace 311 años, María en la advocación del Rosario de Chiquinquirá llegó a tierra zuliana para quedarse en el corazón de su pueblo. Un sentimiento que el zuliano renueva pese a la pandemia y ante adversidades.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...