El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Catorce niñas marabinas con condiciones especiales buscan padrinos para Navidad

Desde hace 4 años, Sol Almao organiza cada diciembre, junto con Kintsugi Espacios, una fiesta de Navidad para las chicas, que fueron abandonadas por sus padres por nacer con alguna condición física

"Dar y recibir es un acto de amor que nos dio Dios para salir adelante ante tantas vicisitudes que tiene la vida", expresa Sol Almao, una profesora de biodanza con un corazón gigante donde tiene clavadas a 14 niñas residentes de un refugio en Maracaibo, que hoy están en la búsqueda de padrinos.

Desde hace 4 años, esta maracaibera organiza cada diciembre, junto con Kintsugi Espacios, una fiesta de Navidad para las chicas, que fueron abandonadas por sus padres por nacer con alguna condición física. "Regalemos alegría en Navidad" es el eslogan de la actividad, donde Almao invita a toda la comunidad a realizar donativos como artículos de higiene personal, ropa usada en buen estado (Tallas S y M), artículos de limpieza y alimentos no perecederos.

También las muchachas requieren de leche, bombillos, pañales para adultos y medicinas, haciendo especial hincapié en anticonvulsivos.

El centro de acopio será Kintsugi Espacios, al igual que en las tres ediciones pasadas. La visita a las niñas será el 16 de diciembre, por lo que se espera que las donaciones sean entregadas antes del martes 14, por temas de logística.

Para los interesados, se coloca a disposición cuentas en bancos nacionales, Pay Pal y Zelle. Si requiere más información comunicarse al número +58 414 601 99 33

Aunque Almao, quien también es consteladora familiar, le encanta regalarles la fiesta de Navidad a "sus niñas", como les dice por cariño, asegura que está pendiente de ellas y de lo que necesiten durante todo el año.

"Las llamo así porque para mí son eso, niñas, aunque la menor tenga 14 años", expresa con una sonrisa en sus labios. "Yo voy todo el tiempo a llevarles cualquier donación que me hagan. Ellas dicen que soy como su hada madrina porque en todo momento estoy pendiente de ayudarles, de darles medicinas, alimentos, pañales, cualquier cosa que necesiten siempre me avisan y yo estoy moviendo teclas para que estén bien", dice en conversación con Versión Final.

Aclara que no siempre es ella quien da los recursos al refugio, sino "mucha gente que se une a esta causa y así podemos hacer algo grandioso".

En cuanto a la reunión navideña, indica que muchos emprendedores de la ciudad le brindan apoyo con tortas, galletas, ponquesitos, tequeños, chichas y frutas "para hacerles la fiesta como se merecen". Otras personas se encargan de regalar los almuerzos para ellas y sus cuidadoras de la casa hogar, cuya ubicación y nombre prefiere tener bajo resguardo.

Aunque no son sus hijas de sangre, ella las ama como tal. "La vida las trajo al mundo para enseñarnos el valor de la vida y el amor incondicional sincero del ser humano. Son seres inocentes que por tener una condición física fueron abandonadas", comenta.

"Verlas a ellas es poder recibir el amor con lo poco que yo pueda darles, pero ese poquito es grandísimo para ellas", añade.

Por esta razón, Almao invita a todos los que quieran unirse a su causa "que vamos juntos, lleven su aporte, cada cosa que den es un granito de arena para hacer de esta Navidad la más hermosa para cada una de ellas".

Su deseo para esta Navidad, menciona, es encontrar médicos o psicólogos que vayan a chequearlas y den su evaluación. Así como cualquier otra empresa, como farmacias que ofrezcan medicinas o tiendas ferreteras que ayuden a reparar el techo del refugio al que se filtra toda el agua cuando llueve.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...