El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Así Somos// Patricia Velásquez, una princesa que tiende la mano a sus raíces

Sus rasgos físicos originarios le hicieron sobresalir en el mundo artístico. Por eso, Patricia Velásquez quiere que todo aquel, que venga de donde ella viene, tenga la posibilidad de brillar como ella lo hace.

“Siempre he estado muy apegada a mis raíces wayuu por las experiencias que me dio mi madre de pequeña cuando visitábamos la Guajira y otras poblaciones en Amazonas y en México”, explicó la actriz venezolana en entrevista a Versión Final.

Nacida en el Zulia, de padres educadores y linaje étnico, logró conquistar las pantallas, pasarelas mundiales y revistas, pero volvió su mirada al Zulia para crear la Fundación Wayuu Taya, desde donde ofrece ayudas a las comunidades indígenas venezolanas, y que desde hace 10 años amplía su radio de acción a Latinoamérica.

Wayuu Taya significa Soy Wayuu en la lengua nativa, y fue el nombre con el que bautizó a la ONG creada en 2002, que se enfoca en atender a la población a través de proyectos educativos, culturales, así como en el área de salud y orientación.

“Tenemos mucho por hacer. Lo mío solo es un granito. Es el equipo entero de la Fundación que ha permitido que los programas y la labor continúe. Ellos son quienes han llevado esto adelante y quienes siguen sembrando semillas para la expansión y el alcance del trabajo. Ellos son el verdadero empuje y la fuerza de la Fundación”.

Patricia-e1433875578312Representar a la etnia Wayuu es “un gran orgullo” para Patricia y los hechos lo demuestran: En 1989 representó a la Península Guajira en el certamen de belleza más importante del país, Miss Venezuela; además, actualmente su pseudónimo la coloca como la única monarca internacional de sus raíces, Princesa Wayuu.

Sin embargo, ese cargo constituye para la actriz una responsabilidad mayor, por lo que lleva esta causa a cada rincón que le abra la puerta. “Mi trabajo me ayuda a estar en sitios y situaciones en las que puedo promover nuestra cultura indígena alrededor del mundo. Esto me permite hablar de la Fundación y de las comunidades en general y nuestros proyectos”.

En el caso del Zulia, la modelo y también autora del libro “Sin tacones, sin reservas” (2015), consideró que “toda población en una región fronteriza puede verse afectada”, y es el caso de las comunidades wayuu que comparten la zona colombo-venezolana.

La Fundación Wayuu Taya ejerce impacto en los municipios Guajira, Mara y Jesús Enrique Lossada de la entidad occidental, pero también abarca ámbitos globales como la creación de un diccionario de Computación en Wayuunaiki, creado en convenio con la empresa Microsoft, en 2011, para facilitar la adopción de las tecnologías en las escuelas y hogares wayuu, además de contribuir con la ampliación y preservación de su lengua como patrimonio cultural de la humanidad.

Las ayudas se enfocan básicamente en la educación y en la prevención en salud de niños y mujeres, además de entregas de herramientas para que la población se apropie de conocimientos que los ayuden tener una mayor calidad de vida, respetando sus tradiciones, culturas y creencias, las cuales la propia Patricia siente suyas también.

El tercer objetivo de la Fundación Wayuu Taya es habilitar espacios adecuados para que las mujeres indígenas puedan trabajar y generar un ingreso, al tiempo que preserven sus tradiciones y costumbres.

Este beneficio contrasta con la realidad que actualmente se presenta en la región fronteriza, donde el comercio y contrabando de alimentos, se ha vuelto un trabajo informal, afectando directamente a las comunidades indígenas, quienes son señalados de “bachaqueros”.

En ese sentido, Velásquez opinó que es una situación que está en manos de las autoridades competentes. “No está bien que se lleven los alimentos al hermano país, que se revenda la comida, afectando a los venezolanos en la adquisición de los productos básicos”, advirtió al tiempo que destacó los esfuerzos que realiza la Fundación Wayuu Taya para concientizar a la población.

“Centramos nuestra labor en la educación de los niños como eje transformador de la calidad de vida de las futuras generaciones de la población indígena en Venezuela, hay que concienciar sobre el impacto negativo que genera este tipo de actividad”.

Es por esta pertinencia social que la actriz fue merecedora en 2009 de un reconocimiento por parte del comité de Women Together y el Consejo Económico y Social de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

Hoy, Patricia Velásquez se destaca como una princesa Wayuu que le da la mano a sus raíces zulianas e indígenas para ayudar las comunidades menos favorecidas.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...