El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Amamantar forma niños con mayor coeficiente intelectual

Salva vidas, es accesible y ecológico. Esas son unas de las características de la larga lista de virtudes que tiene el dar teta a un bebé. Amamantar llena de vida al infante y vuelve más saludable y fuerte a la madre.

Por esa razón la Secretaría de Salud, ente adscrito a la Gobernación del estado Zulia, se unió a la Semana de la Lactancia Materna para recordarle a las madres y a toda la familia los beneficios del amamantar.

Farid Arenas, director regional del programa Lactancia Materna, resaltó que en el mundo unos 150 países se unen en este beneficio bajo el lema de “Lactancia materna clave para el desarrollo sostenible”.

Para el experto, no hay explicación para que la mujer venezolana no dé pecho; amamantar no es el plan ‘B’ de las madres.

“Un pote de leche tarda en degradarse en el ambiente más de mil años, en cambio, la lactancia es clave para el desarrollo. El niño crece sano”, insistió

Los beneficios de la lactancia son incontables. Un niño amamantado es un niño sano; crece bien, se mantiene bien, tiene un coeficiente intelectual muchos más alto, habla mejor, gatea más rápido, no sufre de amebiasis, no presenta problemas de paladar, tiene mayor desarrollo.

Amamantar bien

“Las excusas de las madres que no amamantan a sus hijos son infinitas”, aseguró Arenas. “Porque están tomando antibiótico, porque la teta le sangró, porque el niño no queda lleno, porque se operó. Un montón de mitos que no tienen consideración científica”, según el galeno.

El experto se basó en el mecanismo efectivo para lograr una buena lactancia: la posición y el agarre del niño.

«En la posición, la pancita del bebé debe estar pegada a la barriga de la madre; la oreja, el hombro y la cadera del bebé alineados perfectamente para que esté cómodo. En el agarre, el pezón de la madre no debe quedar entre los dos labios, entre las dos encías; el pezón pasa atrás, tiene abajo la lengua y arriba el paladar blando, de tal manera que no puede haber dolor en un pezón. Pero si deja el pezón afuera, si no sella al bebé con la tetica, que la nariz del niño quede pegada a la teta, no garantizas que el pezón esté adentro y tendrá dolor, sangrará la tetica y no podrá controlar la lactancia materna, renunciando inmediatamente al amamantamiento”, explicó Arenas.

Amamantar no es el plan

Ni siquiera la situación país ha logrado que en las mujeres venezolanas se cree la conciencia de dar pecho a sus pequeños. Arenas esperó que la ausencia de la leche maternizada las incentivara, pero al contrario, “creció el uso de la leche de cabra; amamantar no es una opción”, enfatizó.

Desde los números, el médico indicó que tres millones y medio de niños se mueren en el mundo por hambre, diez mil por día, “es decir, cada cinco segundos se muere un niño por hambre, teniendo el alimento tan cerca como la lactancia; esta salva más vidas, incluso más que una vacuna”, resaltó.

Una labor constante

Marbelis Morales, gerente de Salud de la Fundación del Niño Zuliano, destacó que estas jornadas se hacen en toda la red ambulatoria del estado Zulia, en conjunto con el Ministerio de Salud, la Secretaría Regional y el Instituto Nacional de Nutrición, donde se benefician a las madres de las comunidades vecinas.

Amamantar, promocionar la acción como un proceso natural y necesario en la formación del niño, esa es la tarea que buscan cumplir estas instituciones en la región zuliana.

 

 

 

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...