El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Agua de botellón en Maracaibo y San Francisco carece de controles

En 2014 y 2015, la Intendencia de Maracaibo realizó una inspección a seis plantas procesadoras de agua envasada en botellas, de cinco y 18 litros. En aquél momento ninguna cumplía los reglamentos sanitarios establecidos en ley, según el testimonio del intendente municipal Enrique Parra.

Actualmente, debido a la crisis hídrica que afecta a la región zuliana, donde los embalses Tulé, Manuelote y Tres Ríos presentan niveles críticos por la sequía a consecuencia del fenómeno “el Niño”, proliferan las ventas clandestinas y sin permisología de la llamada “agua por botellón”.

El producto encareció debido a que el vital líquido se encuentra escaso. Entre 160 y 200 bolívares está la de 18 litros, pero si las personas no cuentan con el recipiente deben cancelar seis mil bolívares para adquirirlo.

“A nosotros nos traen el agua desde una empresa en Bella Vista, ellos nos hacen dos despachos diarios”, cuenta Jorge Suárez, vendedor del sector La Trinidad.

desdeEn cada una de las botellas plásticas se puede observar el deterioro. El sol y el maltrato en el traslado muchas veces las revienta, pero la verdadera preocupación de muchos marabinos es la carencia de aseo y control al momento de despacharlas.

Sin control
Versión Final consultó a Parra sobre el seguimiento a los permisos sanitarios y otras solicitudes que deben tener los lugares que expenden el agua.

“Bueno en lo que va de año, no hemos trabajado esa área, porque estamos con la contingencia del agua por tubería, en el 2014 y en el 2015 justamente la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Protección Civil-Maracaibo estuvimos visitando algunas embotelladoras de este tipo de agua. (…) Inspeccionamos con rigurosidad y ninguna cumplía con las especificaciones de los resultados físico-químico”, indicó el funcionario.

padecimientosSostuvo que el laboratorio de la GNB está especialmente designado para ese tipo de controles, en aquel momento “fue muy deficiente lo que encontramos”, refirió.

Parra manifestó que van iniciar a profundidad una revisión. Según él existe permisos sanitarios que no son del todo legales, ni legítimos. “Entonces ahí hay mucha tela que cortar, hay un rezago por parte de las autoridades sanitarias y debemos controlar ese tipo de inconsistencias, sobre todo porque es el agua que consumen las familias y los hogares maracaiberos”.

Señaló que en efecto la crisis hídrica ha provocado que existan más comercios que se dediquen al expendio de agua potable o mineral.

¿Mineral o potable?
Varios expertos ambientalistas y especialistas en materia sanitaria indican que cuando los botellones son muy viejos se le adhiere una película bacteriana que es difícil de controlar o contrarrestar.

El especialista y miembro del Centro de Investigación del Agua de la Universidad del Zulia, Alberto Trujillo, explicó que hasta el recinto se acercan muchas personas con muestras para estudiar el agua, pero existen dos figuras importantes, el agua mineral y la potable.

Trujillo indicó que en el caso del agua potable, es decir, aquella que sacan de ríos, quebradas, pozos, riachuelos o manantiales, se puede desinfectar con tratamientos convencionales para llevarlo a la potabilización, mientras tanto, al agua mineral que es sacada del subsuelo solo puede aplicársele dos tratamientos: uno físico que es la filtración y el otro es el ultravioleta que sirve para desinfectarla.

“No puede pasar por otro desinfectante el agua mineral. Si usa otro se va a oxidar el mineral y puede presentar partículas bacterianas”, esbozó el experto.

parraExplicó que los envasados tienen que cumplir con las normas sanitarias venezolanas y de consumo humano que son parecidas a la de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Siguen una serie de parámetros: Olor sabor, ph, fluidez, entre otras normas”.

Ilícito
Para le experto, en la ciudad se está cometiendo un “ilícito” con las ventas del agua para tomar. “Hay una anarquía respecto a la venta de esos botellones porque no tienen la autorización de la sanidad ni del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas”, acotó.

Puntualizó que el Ministerio debe intervenir porque debe existir una concesión para verificar correctamente la fuente de donde sacan el vital líquido. La autorización es otorgada por el organismo nacional para que la empresa pueda extraer la sustancia en las cantidades que se requieren.

Deben hacer un proyecto sobre el impacto ambiental y sociocultural que eso implicará. Eso lleva a una serie de condiciones, unidades de acero inoxidable, en caso del tratamiento del agua mineral”, dijo Trujillo.

Perforación de pozos
Los marabinos compran de manera indiscriminada el producto, no preguntan de dónde viene, ni cuánto tiempo ha permanecido almacenado. La carencia de la esencial sustancia los lleva a comprar de manera indiscriminada.

“Está ocurriendo que consumen el agua, sin saber si está tratada o desinfectada, por esto pueden contraer una enfermedad hídrica”, argumentó el profesor universitario.

agua botella MR version finalDestacó que muchas personas tienden a perforar pozos, sin tomar en cuenta que los acuíferos de la ciudad son salinos, situación que se generó luego que hicieron el calado en el Lago de Maracaibo para abrir el canal de navegación. “Antes el agua era cristalina y no había problema”.

Explicó que debido a esto los pozos de Maracaibo están salinizados, “¿Qué significa esto?, si el agua que consume trae sal y usted es hipertenso, pude provocar su muerte, porque la sal no se quita con tratamientos convencionales, ni lo va a quitar con filtro, solo con nanofiltración que separan la molécula del agua del cloruro y esos son tecnologías costosas e importadas”.

Trujillo reiteró que consumir agua sin saber de dónde viene “es muy peligroso”. Recordó que la parte más importante en el proceso de potabilización del agua es la desinfección para eliminar cualquier patógeno que pueda existir, pero ese procedimiento debe hacerse de varias maneras, con ozono o cloro.

Aclara Trujillo que el mejor es el cloro “porque te deja un residual, que está 0.5 ptm, ese es el residual que se debe dejar en una botella con agua, para que no crezca ningún microorganismo”, expuso.

Especificó finalmente que en el caso del agua ozonada, debe consumirse el mismo día porque si no pueden alojarse patógenos que pueden desencadenar enfermedades.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...