El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

A un año del megapagón la amenaza sigue latente: Maracaiberos dicen estar “preparados”

"La falta de inversión para el mantenimiento de las infraestructuras eléctricas en todo el país puede ocasionar otro apagón que quizás dure más de cinco días, la amenaza sigue latente, según Carlos Godoy (nombre ficticio), empleado activo de Corpoelec

Fue el pasado jueves 7 de marzo de 2019, cuando el país quedó paralizado tras un megapagón registrado a las 4:50 p.m. en todo el territorio nacional, situación que colapsó las telecomunicaciones, funcionabilidad del transporte masivo, atención en hospitales, puntos de venta y causó desespero entre los ciudadanos que no se imaginaban que la falta del servicio eléctrico se prolongaría por siete días contínuos.

A pesar de que Versión Final ya había advertido en reiteradas oportunidades sobre un posible ‘blackout’ en el país, los venezolanos no estaban preparados para enfrentarse a una realidad desconectados del servicio eléctrico por más de 168 horas y que esta situación conllevaría a generar disturbios, saqueos y un tenso escenario entre rabia y confusión, mientras, según voceros del gobierno nacional, el personal de Corpoelec trabajaba para restablecer el servicio.

Esa tarde, Luis Motta Domínguez, destituido del ministerio de Energía Eléctrica tras la oscurana, había asegurado que se trataba de una “guerra eléctrica” y un acto de sabotaje en El Gurí, estado de Bolívar, central hidroeléctrica que abastece casi el 70% de la electricidad en el país.

Más tarde, Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información del ejecutivo nacional, afirmó que el senador estadounidense Marco Rubio tenía responsabilidad en el acontecimiento eléctrico y que el servicio había sido restablecido un 100% en el oriente del país. Agregó que en unas horas sería restituido en todo el territorio nacional, algo que no ocurrió.

Posterior al colapso en comunicaciones, calles, hospitales e incertidumbre de los venezolanos, el Gobierno suspendió las clases y la jornada laboral solo por el viernes 8 de marzo, medida que se extendió hasta el lunes 11, mientras se intentaba resolver la falla eléctrica.

Apagón nacional se podría repetir

Hoy, a un año del megapagón nacional, las constantes fluctuaciones eléctricas o apagones hasta cuatro o cinco veces al día, los planes de administración de carga, entre tres y cinco horas diarias, especialmente en Maracaibo y demás municipios del estado Zulia, la falta de gasolina en las estaciones de servicios al igual que la escasez de agua por falllas en las plantas eléctricas, apuntan a que la amenaza de una nueva falla eléctrica en todo el territorio nacional sigue latente.

Lamentablemente la falta de inversión para el mantenimiento de las infraestructuras eléctricas en todo el país puede ocasionar otro apagón que quizás dure más de cinco días, la amenaza sigue latente, muestras de ello son las interrupciones en la línea de transmisión Zulia-Yacacuy que está a punto de colapsar y dejarnos a oscuras nuevamente”, refirió  Carlos Godoy (nombre ficticio), empleado activo de Corpoelec a Versión Final.

La hipótesis de Godoy es compartida por el ingeniero Manuel de Jesús Contreras (nombre ficticio), quien renunció a la empresa eléctrica en abril del año pasado. “Queríamos dar lo mejor de nosotros para recuperar el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), pero era algo imposible de hacer porque ni siquiera teníamos 100 metros de cable o una simple pinza para laborar. Después del apagón muchos renunciamos y otros se mantienen pero en una situación deplorable”, lamentó.

A juicio de ambos, los trabajos emprendidos en Termozulia por Omar Prieto, gobernador de la entidad, “no son suficientes a menos de que la reactiven al 100 %, pero se ha hecho difícil porque el sistema colapsa cada vez que incorporan más Mw al SEN. Algunas de esas pailas deben ser renovadas, otras necesitan mantenimiento. Es como poner un bombillo nuevo con cables oxidados o dañados, va a funcionar bien pero en algún momento hará cortocircuito”, aseveró Contreras.

Por su parte, el sociólogo Jesús Alberto Rondón, investigador del tema eléctrico, refirió que “a nivel nacional la demanda eléctrica se ubicaba en 18.000 Mw en 2012 y se estimó que en el peor de los escenarios esta sería de 22.000 Mw para 2019. A la fecha la demanda real nacional es de aproximadamente 10.000 Mw, es decir menos de la mitad de lo proyectado”.

El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) depende de una fuente de energía, la hídrica, ubicada al sur del país, y en todo el entramado los zulianos estamos en la cola del sistema. Antes del colapso del SEN se comenzaron a instalar sistemas que deberían complementar la generación de El Guri y así surgieron los proyectos parques eólicos en La Guajira y Paraguana”, refirió.

Según el analista de la realidad social y política en Venezuela, “en el Parque Eólico de La Guajira, se invirtieron inicialmente 200 millones de dólares, con el objeto comenzar a sentar las bases que permitirían contar con una generación de 2.000 Mw, de los 4.000Mw que supone la totalidad del proyecto. Solo se instalaron equipos para generar 25 Mw. Hoy el Parque Eólico de La Guajira se encuentra desmantelado, a tal punto que una de las turbinas de los aerogeneradores (que son gigantes) se cayó recientemente”.

Racionamientos y promesas

Nicolás Maduro, presidente de la República, anunció el pasado 31 de marzo de 2019 un esquema de racionamiento que duraría 30 días, tiempo en el que esperaba resolver las fallas que se presentaron en el sistema desde el megapagón.

Posterior al anuncio, Omar Prieto, gobernador del Zulia, informó que el Plan de Administración de Carga sería de 18 a 20 horas en todos los circuitos del estado. Por tanto, los zulianos solo disponían de cuatro a seis horas diarias de energía eléctrica.

Haremos unos bloques de 4 a 6 horas de energía, pero es variante, quizás se incremente a 12 horas por las labores que estamos desempeñando día a día”, afirmó Prieto, quien posteriormente anunció la reducción del PAN a seis horas, que se mantuvo durante varios meses de 2019.

Prieto, anunció la activación de la turbina TZ7 en noviembre e informó que estaría 100 % activa, “no solo sumará megavatios, sino que logrará estabilizar el voltaje, que evita las fluctuaciones eléctricas que son las que dañan los artefactos”.

A mediados de enero, enfatizó que la capacidad instalada de la termoeléctrica de la entidad actualmente se ubica en 30% y esperan que para mitad del 2020 se pueda restituir entre 60% y 70% de la capacidad de la energía.

“Preparados para otro mega apagón”

El equipo de Versión Final realizó un recorrido por las principales calles de la ciudad con la finalidad de conocer la opinión de los maracaiberos ante la posibilidad de un nuevo ‘blackout’ en el país, aunque algunos lo tomaron entre chistes y risas, hay quienes se molestaron de solo imaginar una situación similar.

Se nos va la luz todas las noches, ya disfrutamos de los zancudos, guardamos bastante hielos, por si acaso, y tratamos de mantener linternas, ventiladores y teléfonos cargados (risas). Por ahí dicen; ‘guerra avisada no mata a soldado’, por eso siempre tenemos que ser precavidos”, dijo Andrea Cifuentes, quien irónicamente salía de una tienda de la ciudad sin poder adquirir un producto porque el punto de venta “no pasaba”.

Eveling Espina, recuerda que pasó el apagón con su bebe recién nacido entre baños, cantos, agua y teteros calientes pero que no la agarraran “fuera de base” por segunda vez.

Ya pasamos un 24 de diciembre y cinco días sin luz, que nos la vuelvan a quitar por un supuesto saboteo no nos debería sorprender. No sabía que ya había pasado un año del apagón, pero sé que compré una buena cava y mantengo la carne congelada y bastantes hielos en botellas porque uno nunca sabe”, relató.

A diferencia de Cifuentes y Espina, hay quienes se niegan a la posibilidad de vivir otro escenario similar. “Apagón, falta de agua, sin gasolina, sin efectivo, sin comida. Esta situación se pone cada día más insoportable y de repetirse otro apagón todos deberíamos protestar de forma incansable hasta recobrar nuestra calidad de vida”, dijo Lisandra Caldera, una mujer de 48 años que reside en el sector el Pinar.

Pero ¿se acabará el sufrimiento por fallas eléctricas? Esa es la gran incógnita sin respuesta aparente que agobia a los venezolanos. El 7 de marzo de 2019 pasará a la historia como uno de los días “más oscuros” para los ciudadanos que esperan acciones pertinentes para que la única represa eléctrica de la nación se mantenga activa a pesar de la falta de mantenimiento.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...