Maracaibo, Venezuela -

Vivir

Carlos Paúl Colina: “La versatilidad es mi manera de encarar la vida”

Soy un eterno aprendiz. Nací y crecí rodeado del arte y la creación, yo simplemente aprendí a expresarme, a mostrar lo que soy de todas las formas posibles, hermosas y poéticas

sábado 05/01/2019
2:08 PM
  • Carlos Paúl Colina

  • @VersionFinal

  • Norge Boscan

Mi nombre es Carlos y el arte es mi manera natural de expresarme. Observo el arte como un vehículo creativo que carece de fronteras, de límites. Es un instinto que surge de las entrañas y se manifiesta de mil maneras diferentes a través de mis manos. Solo por eso hago lo que hago.

Nací en Maracaibo, Venezuela, el 25 de octubre de 1980. Fui nombrado Carlos en honor a mi bisabuelo Carlos Harris. Paúl, mi segundo nombre, surgió de la cinematografía de principios del siglo pasado. Mi papá era el encargado del Cine Independencia de Maracaibo y Paúl era un nombre que se repetía en un sinfín de películas. Tal vez él pensó que eso me haría famoso.

Mi infancia transcurrió rodeada de enciclopedias, libros, música y arte. Mi abuelo Luis Guillermo Chacín Harris era capitán de barco, dibujante mapógrafo, esculpía madera, cocinaba y coleccionaba objetos. Crecí con él como mentor.

El día que mi abuelo puso en mis manos un juego de legos descubrí mi creatividad. Yo tenía cinco años de edad y ese sencillo acto de creación lúdica me abrió la puerta a miles de posibilidades inéditas.

Además, en mi familia hay cantantes, arquitectos, joyeros, artesanos, modelos y a todos mis primos les apasionan los idiomas. Siento que toda esta magia creadora es gracias a la libertad de crecer en la fantasía de las lecturas de los cuentos, de hacernos libres y con un pensar puro.

Mi papá, Ángel Colina Fernández, dibuja, es compositor, poeta y médico de profesión académica. Mamá, Clara Chacín, es manualista. Siempre el arte y la creación me rodeo, yo simplemente aprendí a expresar.

 

 

 

La versatilidad como forma expresiva

Yo soy poeta, artista visual, dibujante, redactor, director de arte y realizador audiovisual. Estudié Letras en la Universidad del Zulia y he desarrollado labores gerenciales en el campo de la moda, dirección de arte, música y periodismo.

¿Qué significa poder hacer tantas cosas? Con toda humildad, siento que solo hago una: expresarme. Y cuando lo hago soy yo mismo, es lo que me complementa. He tenido la oportunidad de aprender tanto de grandes maestros, amigos y mentores en mi vida, que cada día me siento más un ser integral motivado por el amor, sin él no puedo hacer nada.

Mi camino se basa en la imperfección. De allí surge la inquietud perenne de indagar cómo seguir, cómo vivir, cómo idear un mejor espacio. Nací de los padres que quiero seguir naciendo, crecí en el país que me merece, vivo feliz, tengo un ejército de agentes de cambios que son mis amigos y creo en mí.

En este afán de manifestar mi esencia, entiendo que aún tengo muchísimas cosas por hacer, quiero llevar mis poemas a otros países, mostrar quién soy, acompañar a mis afectos en todo, caminar tomado de las manos de mis amigos al éxito.

¿Qué me falta por aprender? Difícilmente dejaría de aprender algo. Para mí el conocimiento es importante, pero impera la necesidad de aprender a sanar el alma del dolor y mi enfoque es que todos somos iguales. Cuando me proyecto me veo mostrando mi ser, mi humanidad, sin temores al señalamiento, educando el derecho que tenemos todos al ser. Expresándome infinitamente.

 

Mi pasión por Frida Kahlo

Era marzo de 2013. A un grupo de estudiantes de Letras Hispánicas nos asignaron la sala de lectura Esther María Osses. Fue un proyecto que compartí con grandes amigos, con quienes soñaba llegar a ser tan grande como los maestros que leíamos.

Un día, entre tanto polvo y libros, que con el pasar del tiempo estaban en deterioro, descubrí un texto que llevaba en su dedicatoria una frase que decía: “Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí”, y firmaba Frida Kahlo.

Así inició mi pasión por ella. Frida me escogió para perpetuar su obra, su ser, para ser su espejo. Desde entonces ella es parte fundamental de mi obra, de todas las maneras posibles.

Entre los trabajos que he realizado bajo la inspiración de Frida está la colección de Piezas de arte Sagrados corazones de Frida. Poemas hechos arte. También la colección Metstli en Náhuatl (luna) en colaboración con el reconocido artista plástico Gerardo Montiel.

Además, una colección de joyería artesanal contemporánea. Arte para portar Chiknautopan (cielo) en náhuatl, que realicé en colaboración con los talleres de Ágata Rosa en Venezuela y Rodríguez Belloso en Chile.

 

Erario artístico

Mi trabajo artístico está compuesto por las siguientes obras: Bajo la profundidad del cristal, premio único en el género de poesía, del concurso nacional literario La Abeja Obrera 2005, en homenaje a Efraín Cuevas publicado por URUA Editorial en 2006.

Detrás del coral (poesía), Sueltos como olas (caligramas) y Sagrados corazones, una serie de pinturas de corazones con materiales diversos que nacen de mis poemas.

Todo habla de una diversidad que se hace palpable en mis múltiples actividades. De esta manera, no es casual que mis obras reunidas, en las que confluyen nuevamente imágenes verbales y visuales, tengan su germen en el sueño y la pregunta recurrente de cómo sería ser otro, un ejercicio para multiplicarme, buscarme en otros lugares y reconocerme.

Las primeras cuatro partes de un extenso trabajo creativo de casi 15 años, alrededor de la figura y esencia de Frida Kahlo, denominado Cartas para el ser, las obras poéticas tituladas: Rota, Niño de mis ojos, Descarnada y Espero no regresar jamás.

Queda en el tintero Más allá de mí, que espera para su publicación.

 

 

 

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE