Maracaibo, Venezuela -

Tinta Libre

Sangre de mariposas y el siglo que «mató taritas»

Conspiraciones, muertes, secretos, furia, sangre. El siglo XX fue eso y más. No bastaron cien años para consolidar una república; sus protagonistas marcaron la historia de un continente que camina al ritmo de su pasado

martes 12/06/2018
3:21 PM
  • Héctor Daniel Brito

  • @betonchobrito

  • Andrea Phillips (Diseño)

Sus rostros son conocidos por todos. Carlos Delgado Chalbaud, Rómulo Betancourt y Jorge Eliécer Gaitán marcaron la historia contemporánea de América Latina, conocida por sus democracias tambaleantes, sus traiciones constantes, sus crueldades impunes y sus secretos ensombrecidos. Secretos que dejaron preguntas sin responder… y hoy se buscan esclarecer.

El periodista Oscar Silva Araque sabe de narraciones, relatos, investigación, lenguaje e historia; sabe cómo se «casa» el periodismo con la literatura. Sangre de mariposas, la metáfora del juego infantil de «matar taritas» que alude al caos desenfrenado de aquellos años, expone nuevamente la historia de los asesinados Carlos Delgado Chalbaud y Jorge Eliécer Gaitán, más los infortunios de Rómulo Betancourt, su exilio y las tramas que se tejieron a su alrededor.

El autor de este libro confesó, en una entrevista reciente, sentirse atraído por el misterio que envuelve a Delgado Chalbaud, ministro de Defensa de Rómulo Gallegos (primer presidente venezolano electo por el voto universal) y también presidente de la misma Junta Militar que lo derrocó el 24 de noviembre de 1948, además de ser la primera víctima de un magnicidio en nuestro país; que luego acabaría en una dictadura, encabezada por Marcos Pérez Jiménez.

Aleteos sombríos

El episodio del falconiano Rafael Urbina*, herido de bala en su pie derecho luego de secuestrar al presidente Delgado Chalbaud, recapitula aquellos momentos de confusión, cuando el primer mandatario de Venezuela fue asesinado a sangre fría en el primer año de la década de los cincuenta. Pese a la crueldad que residía en Urbina, Silva Araque describe ese evento histórico como el resultado de pasiones personales que terminó salpicado de tragedias convertidas en un presagio de años y años de inestabilidad democrática.

Los datos más interesantes sobre Delgado Chalbaud son expuestos de manera sencilla y apegados a lo que se sabe y se revela. No es solo un presidente alto y bien parecido que llegó a la presidencia de un país petrolero; Delgado Chalbaud es el personaje central en una trama que se hace cada vez más interesante, porque siempre hay contextos, situaciones y emociones que se describen con detenimiento. El misterio del personaje que la historia no ha podido esclarecer tan fácilmente, nos obliga a pensar en los vacíos, las mentiras y los propósitos de quienes han querido tener una residencia en Miraflores.

El libro también conecta este episodio oscuro de Venezuela con otro ocurrido en Colombia: el asesinato del líder neogranadino Jorge Eliécer Gaitán. Sin embargo, el autor expone que en el caso de Delgado Chalbaud, su asesinato no fue ni remotamente sentido como el de Gaitán, quien creó un hito en la historia de Latinoamérica (con El Bogotazo** como uno de los episodios más emblemáticos de la región). Características que le llamaron la atención para unir ambos relatos.

Rómulo Betancourt también está presente en el texto de 193 páginas de Silva. El trato lleno de tensión entre Delgado y Betancourt está contado con toques anecdóticos y reveladores, así como la relación cercana entre Rómulo Gallegos y Delgado Chalbaud, quien le dio una «puñalada» a su íntimo amigo a través de un golpe de Estado (pese a que, en palabras del autor, el segundo quería al primero «como un hijo»). No obstante, la rivalidad epistolar entre Betancourt y Gaitán desnudan una disputa muy pocas veces expuesta en la historia tradicional de nuestro país.

El rol de la viuda de Delgado Chalbaud en pleno régimen perezjimenista, el drama de sus familiares, los flashback que conectan las realidades históricas, casi genéticas, de un continente en constante cambios y desaciertos le dan un ritmo aún más interesante a la lectura que, de acuerdo con la editora María Fernanda Fuentes, es «para paladear otra historia, con luz nueva sobre los genes de encantos y fracasos de nuestra inacabada fundación».

 

Detrás de la pluma

Óscar Silva Araque es oriundo de estos lares, de Santa Bárbara del Zulia. Es periodista, egresado de la Universidad del Zulia, y a sus 23 años ya ostentaba el Premio «Enrique Otero Vizcarrondo», del diario El Nacional.

En los años 80, incursionó en la escritura con el diario en el que ganó su primer galardón. Luego vino su primera novela, Santa Bárbara, en 1997, un texto mestizo que une la literatura con la investigación periodística de manera pulcra. Ha tenido importantes cargos dentro de diferentes diarios del país y actualmente es asesor del canal de noticias Globovisión.

Ahora, luego de veinte años de investigación, presenta su más reciente libro: Sangre de mariposas, en el que diferentes líderes latinoamericanos son abordados con sencillez y profundidad; un texto que será referencia para las próximas generaciones que deseen hojear el pasado del país y de Latinoamérica.

 


 

(*)
Político y militar venezolano que luchó contra el régimen de Juan Vicente Gómez. En 1950 intentó secuestrar al presidente Carlos Delgado Chalbaud, que acabó en la muerte del mandatario. Capturado, es asesinado poco después y Marcos Pérez Jiménez asume el poder.

(**)
Serie de disturbios ocurridos en Bogotá, Colombia, que se expandió en toda la nación a raíz del magnicidio del candidato presidencial Jorge Eliecer Gaitán, del Partido Liberal de corte socialista.

 


 

La presente reseña pertenece a la 41.a edición de la revista cultural Tinta Libre, publicada el 8 de junio de 2018.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE