Maracaibo, Venezuela -

Tinta Libre

Desde el útero del lago

Al artista no le gusta la palabra ‘identidad’; «lo que nos rodea es circunstancial, pero lo que es verdadero no cambia»

viernes 26/01/2018
2:38 PM
  • María Jose Túa

  • @VersionFinal

  • Archivo

De entrada, Pedro Medina asienta que no le gusta el concepto «Zulianidad» porque trata de delimitar lo que no se puede.

Medina se crió en la comunidad Lago y Sol, al norte de la ciudad; su hogar está a unos quinientos metros del lago en un contexto al que ha reconocido y respondido, en su búsqueda de la verdad, como artista plástico y ciudadano formador.

Cuando la medianoche subyuga las aguas tranquilas del lago, Medina, imbuido en la pesca artesanal que practica, espera la recolección de los chinchorros mientras hace el ejercicio de volver a su origen: sumergido en las aguas del estuario —con consciencia de ello— la estancia se compara con la del ser en formación en el vientre de su madre.

Esa conexión directa y casi mítica con las aguas, que ha definido su vida desde que se mudó a esa casa a los cinco años, se manifiesta en su obra, pues ha dedicado lienzos, investigaciones y creaciones enteras para reflejar tonos, escalas y realidades de su contexto entorno al lago.

Probablemente la sensación que experimenta Medina en el útero del lago lo haga fundamentar esa concepción de que la Zulianidad no tiene límites.

La lógica se impone para establecer la fórmula de que si el lago es el corazón de la región zuliana y es la peresencia física que mejor rige los elementos y comportamientos zulianos, esto también debería contemplar los límites desdibujados con Mérida, al sur del lago, y los componentes que permean solo por la condición geográfica.

Al artista no le gusta la palabra ‘identidad’; «lo que nos rodea es circunstancial, pero lo que es verdadero no cambia», esboza virado hacia la universalidad.

Todos los conceptos, la distribución espacial de los  elementos; los rostros y las  historias; los tonos y las escalas de ese enorno bien conocido son el grueso de su obra. Y toda la pinta desde su habitación. Su creación no viene de la comtemplación directa; es, más bien, memorativa.

«No es un interés estético, sino para demostrar que en una misma realidad caben distintos fenómenos. Está el barrio, pero también está el lago y la ciudad y de cada uno hay diferentes visiones significativas, y todos somos los mismos».

Apropiación e intervención de conceptos. El arte es absolutamente perceptivo.

Desde el pedazo de orilla del lago que ostenta Medina, su visión se expresa sobre lienzos y con óleos acerca de un origen que no se supedita ni se limita, sino que se expande e invita al discernimiento.

«Lo circunstancial no define lo verdadero», insiste. Y es esta sentencia la que, finalmente, define las otras expresiones de la Zulianidad: las que se conectan con el origen y traducen a lenguajes universales estas particularidades.

«Habrá los que se queden con lo bonito, pero también los que con lo significativo», cierra Medina.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE