Primera hispana en el espacio entra a la élite de los astronautas

Ellen Ochoa, la primera hispana que viajó al espacio y desde 2012 es directora del Centro Espacial Johnson en Houston, entró con honores en el Salón de la Fama de la NASA, creado para rendir tributo a los astronautas estadounidenses.

Junto a Ochoa, una ingeniera californiana de origen mexicano, ingresó a este “grupo de élite”, como lo calificó uno de los oradores, Michael Foale, el único astronauta estadounidense -también tiene la nacionalidad británica- que ha prestado servicio en la Estación Espacial Internacional (EEI) y en la rusa MIR.

La ceremonia se realizó a la sombra del transbordador Atlantis, en el que los dos homenajeados coincidieron en una misión, y de las otras naves y artefactos históricos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) que se exhiben en el Complejo de Visitantes del Centro Espacial Kennedy, en Titusville (Florida).

Con Ochoa y Foale ascienden a 95 los astronautas incluidos en el Salón de la Fama desde su inauguración en 1990, entre ellos los pioneros de la carrera espacial Neil Armstrong, John Glenn, Buzz Aldrin, Joseph Allen y William Andersen.

Ambos recibieron las medallas que los acreditan como integrantes del Salón de la Fama y desvelaron los elementos expositivos que les representarán en este espacio concebido para recordar y honrar a los “héroes” de la conquista del espacio.

Fue presentada por su antecesor en la dirección del Centro Espacial Johnson, Michael Coats, quien la definió como una “persona extraordinaria” y uno “de los mejores y más brillantes individuos que nuestra nación puede producir”.

En la ceremonia, en la que se rindió homenaje a John Glenn, el último hombre que pisó la luna, fallecido el año pasado, Coats destacó además que como astronauta fue “fuerte, bien informada y con capacidad de decisión” en los “momentos turbulentos” de la carrera espacial que le toco vivir.

Ochoa, que entre otros títulos tiene un doctorado en ingeniería eléctrica por la Universidad de Stanford, dedicó su discurso a agradecer a las personas que la han apoyado en su “propio viaje”.

Además, mencionó especialmente a su madre, Rosana Ochoa, y destacó la “camaradería” con los otros astronautas como una de las mejores cosas de los viajes al espacio.

La ingeniera es la novena mujer que entra al Salón de la Fama y la única hispana, después de Eilleen Collins, Bonnie Dunbar, Susan J. Helms, Shannon Lucid, Sally K. Ride, Rhea Shedonn, Kathy Sullivan y Kathy Thornton.