Maracaibo, Venezuela -

Tecnología

Facebook y Cambridge Analytica: claves para entender el escándalo político entre ambas empresas

Una aplicación desarrollada en la red social por la consultora británica Cambridge Analytica produjo la filtración de datos de más de 50 millones de usuarios para influir, con mensajes personalizados, durante la campaña electoral de Donald Trump en Estados Unidos

martes 15/05/2018
3:39 PM
  • Rosmina Suárez Piña

  • @sciencelover_rs

  • Referencial

De la nada. Así surgió el bullicio y la alarma por la filtración más bochornosa de la red social Facebook: datos de 50 millones de usuarios fueron manipulados por una aplicación desarrollada por la empresa británica Cambridge Analytica.

Seguramente, lo que más impactó fue ver a Mark Zuckerberg declarando lo sucedido ante un juzgado. Pero, para saber cómo se produjo todo, tenemos que hacer y responder varias interrogantes.

 

¿De dónde salió Cambridge Analytica?

Cambridge Analytica (CA) fue una filial de una compañía de marketing británica: Strategic Communication Laboratories (SCL), que tiene oficinas en Londres, Nueva York y Washington. La dirigía Alexander Nix, un hombre de 40 años egresado de Eton, la escuela “fábrica” de las élites en Reino Unido, y de la Universidad de Manchester.

CA se encargaba de diseñar y entregar estrategias y datos de comunicación cruciales, basándose en la “big data” (análisis de datos a gran escala) nuevas tecnologías, a empresas y organizaciones políticas.

Entonces, no es la primera vez que CA trabaja y entrega datos: la misma empresa británica afirmaba que disponía de información de “más de 230 millones de electores estadounidenses.

Además, ya había trabajado en varias campañas políticas alrededor del mundo, la más destacable es la que llevó al millonario estadounidense Donald Trump a instalarse en la Casa Blanca en 2016: por medio del estudio de datos, se generaron miles de mensajes diferentes apuntando a los electores en función de sus perfiles en las redes sociales.

¿Hay nombres detrás del espionaje?

Pues, sí. Y son tres.

  • Robert Mercer: un businessman estadounidense, con una fortuna obtenida con fondos de inversiones. Es uno de los principales dadivosos del Partido Republicano y financió, hasta con 15 millones de dólares, Cambridge Analytica.

 

  • Steve Bannon: de los consejeros más cercanos de Donald Trump antes de que lo aislaran de la Casa Blanca en 2017. Estuvo al mando de CA, según TheObserver.

 

  • Alesandr Kogan: un psicólogo de la Universidad de Cambridge, además, desarrollador, a través de la Global Science Research (GSR), de “thisisyourdigitallife”, una aplicación que recogía datos en Facebook y los transmitía a CA Y GSR, según el mismo Facebook.

El periodismo y sus influencias

La investigación periodística fue esencial para el surgimiento de la denuncia. Un trabajo exhaustivo realizado por The New York Times y The Observer, la edición dominical del periódico británico The Guardian, reveló que CA usó los datos de 50 millones de usuarios de Facebook para desarrollar software predictor e influyente en los votantes estadounidenses.

Sin embargo, fue Christopher Wylie, un exempleado de CA, quien alertó. Este canadiense de 28 años apareció en la televisión de su país afirmando que los métodos de Cambridge Analytica eran “problemáticos”, pues se basaban “en datos privados que adquirían sin consentimiento”.

 

¿Cómo obtenían los datos?

A través de una aplicación en la plataforma, que fue descargada por 270 mil personas. Al descargarla, daba acceso a los datos de la persona y los de sus amigos. Permitía realizar una encuesta en línea y cada encuestado recibía de dos a cinco dólares mediante Mechanical Turk, de Amazon.

Así, tal aplicación pudo acceder a los likes y el perfil de quienes respondían la encuesta, además de recolectar todos sus datos, lo que da el total de 50 millones de usuarios y con algoritmos se diseñaron campañas especialmente segmentadas para unos 2 millones de votantes.

El bochorno de Facebook: ¿Qué dicen las partes?

Más de 2 mil millones de cuentas tiene Facebook en sus servidores. Por ello, este es el caso más bochornoso para la empresa y su fundador Mark Zuckerberg. No obstante, Facebook suspendió el acceso de CA a sus servidores, la matriz SCL, a Aleksandr Kogan y a Christopher Wylie.

Facebook, por medio de Zuckerberg, argumenta que las transmisiones de datos personales que se hicieron “constituyen una violación” de sus términos y condiciones, por lo que prometió que accionarían en la justicia “de ser necesario”. Cambridge Analytica, por su parte, defendió que respetó el reglamento de Facebook y aseguró que no conservó ni utilizó datos personales de los usuarios.

¿Se filtraron tus datos, qué hizo Facebook?

Esta pregunta es muy importante. Mientras Zuckerberg declara frente a legisladores del Congreso de Estados Unidos por el mayor usuario en la historia de Facebook, muchos de sus usuarios se preguntan hasta qué punto deben preocuparse.

La filtración de Cambridge Analytica afectó en total a 57 millones de usuarios, cuyos datos fueron tomados sin autorización. Incluso, los del propio Mark Zuckerberg, según su confesión ante los senadores estadounidenses.

CA creó perfiles de personalidad con base a la información facilitada en la plataforma y usó esas cuentas para influir en el resultado de la campaña presidencial de Donald Trump.

Facebook envió mensajes a los usuarios afectados y bloqueó la aplicación “thisisyourdigitallife” (esta es tu vida digital), parecida a un juego en línea de donde se obtuvieron los datos.

Tal aplicación recopiló todo tipo de información personal, como fecha de cumpleaños, cuenta de correo electrónico, nombre de los amigos, intereses, con lo que construyó una enorme base de datos con base en perfiles psicológicos.

Facebook puso a disposición de los usuarios un enlace en el que se puede consultar si tu cuenta fue o no afectada. Cuando accedes, aparece un mensaje que indica si tú o tus amigos iniciaron sesión o usaron “thisisyourdigitallife”.

 

Este es el mensaje de Facebook a sus usuarios

 

¿El fin de Cambridge Analytica?

“Cierra Cambridge Analytica, la empresa clave en el escándalo de Facebook”, decían la mayoría de los titulares. Y sí, la pérdida de clientes y los altos costes jurídicos relacionados con la filtración desde Facebook provocaron la decisión de cerrar la compañía y el conjunto del grupo SCL.

Este escándalo puso a correr a las empresas tecnológicas que recibían los servicios de CA, y se vieron obligadas a revisar sus condiciones de privacidad y su gestión de información personal que comparten los usuarios en sus servidores.

A su modo, Cambridge Analytica defiende su inocencia y se considera “vilipendiada por actividades que no solo son legales, sino ampliamente aceptadas como un componente estándar de la publicidad online, tanto en la arena política como en la comercial”.

“A pesar de la firme confianza de Cambridge Analytica en que sus empleados han actuado de manera ética y legal, el asedio de la cobertura mediática ha alejado a todos los clientes y proveedores de la compañía”, explicó la consultora en un comunicado. “Como resultado, se ha determinado que ya no es viable continuar operando el negocio”.

 

De Cambridge Analytica a “Emerdata”

Pese al anuncio de su cierre, una gran parte de los responsables de Cambridge Analytica están involucrados en Emerdata, otro proyecto con fines sospechosamente parecidos a los de CA.

Varios medios empezaron a investigar. Por ejemplo, Financial Times citó a varios exempleados de CA que afirmaron que la empresa podría reinventarse con un nuevo nombre. “Cambridge Analytica como marca es absolutamente tóxica”, dijo un extrabajador bajo anonimato. Indicios de que el equipo nuclear de la consultora podría cambiar de marca.

Según datos de CompaniesHouse, la registradora pública de empresas y organizaciones del Reino Unido, sí existe una empresa llamada EmerdataLimited “con sede en las mismas oficinas que SCL y dirigida por la misma administración e inversores que Cambridge Analytica”.

Incluso, Emerdata se describe como una organización de “procesamiento de datos, alojamiento y actividades relacionadas”, una actividad similar a la que realizaba la empresa que ahora cierra.

Emerdata se constituyó en agosto de 2017, con registros de actividades mayores desde que el escándalo de Facebook y el uso ilegal de sus datos llegara a los titulares en marzo de 2018.

El movimiento #DeleteFacebook y las pérdidas

Después de este escándalo, gracias a Brian Acton, fundador de WhatsApp, surgió el movimiento #DeleteFacebook, donde incentivan a los usuarios a borrar sus cuentas de Facebook, ofreciendo tips sobre cómo eliminarlas.

Además de este movimiento ciudadano, que dejó fuera cientos de cuentas, las acciones de Facebook se “desmoronaron” en la bolsa y dos días después seguían en baja, lo que significa unos 50 mil millones de dólares de su capitalización.

Mark Zuckerberg prometió una revisión exhaustiva de los términos y condiciones, para que los usuarios tengan acceso a lo que realmente quieren. Los inversores temen que se implementen nuevas reglas, más duras, luego de la filtración.

Ahora, la verdadera pregunta es ¿los usuarios seguirán confiando en Facebook?

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE