Maracaibo, Venezuela -

Tecnología

Así es la tormenta de polvo que cubre Marte [+Animación]

La tempestad polvorienta que cubre la superficie del planeta Marte le ofrece a la NASA una oportunidad para descifrar más misterios planetarios

lunes 18/06/2018
9:34 AM
  • Rosmina Suárez

  • @sciencelover_rs

  • NASA

Una de las tormentas de polvo más fuertes jamás observadas en Marte se ha extendido durante la última semana y media. Es tan enérgica como para provocar que el rover Opportunity, de la NASA, suspenda sus operaciones científicas, pero gracias a este fenómeno otras cuatro naves espaciales aprenderán de los remolinos polvorientos.

La NASA tiene tres orbitadoras circulando alrededor del planeta rojo, cada una equipada con cámaras especiales y otros instrumentos atmosféricos. Además, el rover Curiosity de la NASA ha comenzado a ver un aumento en el polvo en su ubicación en el cráter Gale.

“Esta es la tormenta ideal para la ciencia de Marte”, dijo Jim Watzin, director del Programa de Exploración de Marte de la NASA en la sede de la agencia en Washington. “Tenemos una cantidad histórica de naves espaciales operando en el Planeta Rojo. Cada una de ellas ofrece una mirada única sobre cómo se forman y se comportan las tormentas de polvo, un conocimiento que será esencial para futuras misiones robóticas y humanas”.

Con posibilidad de polvo

Las tormentas de polvo son una característica frecuente en Marte, que ocurre en todas las estaciones. Ocasionalmente, pueden convertirse en tormentas regionales en cuestión de días y, a veces, expandirse hasta envolver al planeta. Se estima que estas enormes tormentas a escala planetaria ocurren una vez cada tres o cuatro años de Marte (de seis a ocho años terrestres); la última fue en 2007. Pueden durar semanas o incluso meses como máximo.

La tempestad actual sobre el Opportunity, que aún está creciendo, ahora cubre 35 millones de kilómetros cuadrados de superficie marciana, aproximadamente, una cuarta parte del planeta.

Vista del rover Curiosity.

Todos los eventos de polvo, independientemente del tamaño, ayudan a dar forma a la superficie marciana. Estudiar su física es fundamental para entender el clima marciano antiguo y moderno, explicó Rich Zurek, científico jefe de la Oficina del Programa de Marte en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

“Cada observación de estas grandes tormentas nos acerca a la capacidad de modelar estos eventos y, tal vez, algún día, ser capaces de pronosticarlos”, aseveró Zurek. “Eso sería como predecir los eventos de El Niño en la Tierra o la gravedad de las próximas temporadas de huracanes”.

La delgada atmósfera hace que estas tormentas sean muy diferentes de las que se encuentran en la Tierra: a pesar del “drama marciano”, los vientos superficiales más poderosos que se encuentran en Marte no derribarían una nave espacial, aunque pueden expulsar partículas de polvo a la atmósfera.

Trabajo en equipo

Los miembros de la “familia” de naves espaciales de la NASA en Marte a menudo se ayudan mutuamente. Los orbitadores de la agencia transmiten regularmente datos de los exploradores de la NASA a la Tierra. Los orbitadores y los exploradores también ofrecen diferentes perspectivas sobre el terreno marciano, permitiendo que las investigaciones científicas se complementen.

El Mars Reconnaissance Orbiter tiene un rol especial, actuando como un sistema de alerta temprana para eventos climáticos como la reciente tormenta. Era la cámara gran angular del orbitador, llamada Mars Color Imager, la que ofrecía al equipo de Opportunity una pista sobre la tormenta. Este generador de imágenes, construido y operado por Malin Space Science Systems en San Diego, puede crear diariamente mapas globales del planeta que rastrean cómo evolucionan las tormentas, a diferencia de los satélites meteorológicos que registran los huracanes aquí en la Tierra.

Los otros dos orbitadores de la NASA, 2001 Mars Odyssey y MAVEN (Atmósfera de Marte y Evolución Volátil), también brindan vistas únicas de la ciencia. Odyssey tiene una cámara infrarroja llamada THEMIS (Sistema de Imagen de Emisión Térmica) que puede medir la cantidad de polvo debajo de ella; MAVEN está diseñado para estudiar el comportamiento de la atmósfera superior y la pérdida de gas en el espacio.

La ciencia también sucede en el terreno, por supuesto. A pesar de estar al otro lado del planeta debido a la tormenta de polvo en desarrollo, el rover Curiosity de la NASA está comenzando a detectar un aumento de “tau”, la medida del velo de bruma polvorienta que borra la luz del sol durante una tormenta. A partir del martes 12 de junio, la tau dentro del cráter Gale variaba entre 1.0 y 2.0, cifras que son promedio para la temporada de polvo, aunque estos niveles generalmente aparecen más adelante en la temporada.

Afortunadamente, Curiosity tiene una batería de energía nuclear. Eso significa que no enfrenta el mismo riesgo que la Oportunidad con energía solar.

¿El próximo grande?

Desde 2007, los científicos marcianos han estado esperando pacientemente por un evento de polvo que rodee el planeta, menos precisamente una tormenta de polvo “global”, aunque las tormentas nunca cubren realmente todo el globo de Marte. En 1971, una de estas ventiscas se acercó, dejando solo los picos de los volcanes Tharsis de Marte asomándose sobre el polvo.

La tormenta de polvo más reciente es la más antigua jamás observada en el hemisferio norte de Marte, expuso Bruce Cantor, investigador principal adjunto de Mars Color Imager. Pero podrían pasar varios días más antes de que alguien pueda decir si la tormenta está rodeando el planeta.

Si se “globaliza”, la tormenta ofrecerá una nueva imagen del clima marciano. Cuatro naves espaciales están listas para recoger la ciencia que se sacude.

Conjunto de imágenes del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA. Una feroz tormenta de polvo que está surgiendo en Marte, con rovers en la superficie indicados como íconos.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE