Maracaibo, Venezuela -

Sucesos

Riña deja cuatro muertos y cuatro heridos en un open

martes 03/05/2016
10:23 AM
  • Luisana González |Foto: Johnny Cabrera

  • @versionfinal

  • Archivo

La fiesta se organizó en la casa 74C-299 del barrio El Modelo de la parroquia Venancio Pulgar. Comenzó a las 8:00 de la noche del domingo y culminó ayer en la madrugada con una masacre. Una discusión desencadenó una pelea que dejó sin vida a Isaac Júnior Hoyer Pedraza (32), o cial del Cuerpo de Policía Bolivariana del estado Zulia (Cpbez); Antoni León (24); Jorge Galván (36) y José González (37). Cuatro hombres más resultaron heridos de bala.

A los heridos, Miguel Ángel Díaz Martínez, Eduardo David Solera González, Kelvin Jesús Ferrer Fernández y Álvaro Antonio Aladente Ramos, los trasladaron hasta el Hospital Adolfo Pons, donde permanecen bajo observación médica. Uno de ellos recibió unos tiros en la cabeza y está delicado. Jesús Enrique Hoyer, ayer frente a su residencia, en el barrio El Modelo, contó que su hijo Isaac pertenecía a la Brigada Motorizada del Cpbez y estaba destacado en la Coordinación Policial Maracaibo Este. 

Explicó que lo vio por última vez el domingo, a las 8:00 p. m. cuando salió de su casa, en la calle 74-B, se dirigía a una reunión a dos casas. De allí, según su progenitor, se pasó al open, donde le quitaron la vida.

“Él dijo que volvería temprano porque hoy (ayer) debía agarrar guardia, en el comando. A las 2.00 de la mañana, una vecina me llamó para despertarme. Agitada, me dijo: Enrique, levántate a recoger a ‘Keko’, que está allá tirado”, indicó Jesús, quien recordó que cuando llegó a la residencia, en la calle 79-B, ya estaba muerto.

Se desangró tras recibir dos balazos en la cara y dos en el pecho. Hoyer lamentó la pérdida de “Keko”, el tercero de sus cinco hijos, al que describió como un hombre sano y responsable.

Sin embargo, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), maneja que el oficial “al parecer andaba en malos pasos”.

A las cuatro víctimas les dispararon en la cabeza. Los presentes al escuchar las primeras detonaciones salieron despavoridos. Los heridos corrieron hasta una casa abandonada que está diagonal, con cerca de latas. El suelo y la calle se tiñeron de sangre. En el sitio los restos de botellas de cervezas partidas, abundaban. Los vecinos sienten miedo. Aseguran que los muertos y los heridos eran “hombres de renombre en el barrio (azotes)”.

De Antoni León se conoció que vivía, en el barrio 12 de Marzo y trabajaba como vigilante.

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE