Maracaibo, Venezuela -

Sucesos

Quinceañera se prende fuego por depresión

sábado 20/08/2016
2:00 PM
  • María José Parra/ Foto Juan Guerrero

  • @versionfinal

  • Archivo

La adolescente de 15 años, Iris Daniel Peña, decidió consumar su tristeza en fuego. Depresiva y sintiendo la falta de amor que su madre no le daba, aunado a problemas domésticos que tenía con su hermana mayor, se encerró en el baño de su casa, abrió una garrafa con gasolina y se la roció en el cuerpo para prenderse en llamas.

Dentro de la humilde vivienda, en el sector Los Andes, del municipio Santa Rita, los gritos se escuchaban. “Papi sácame, ayúdame”, era lo que repetía con dolor la quinceañera, pidiendo auxilio a su padre Heriberto Peña, de 46 años, quien descansaba en el bohío del patio de la casa. El progenitor escuchó una explosión producto de los gases acumulados en el baño. Trató de auxiliar a su hija pero la puerta estaba cerrada.

Entre Peña y varios vecinos ayudaron a sacar a la joven del lugar. Con una toalla húmeda cubrieron su cuerpo quemado y sangriento mientras era trasladada en el carro de un vecino hasta el Hospital Materno de Santa Rita. Su diagnóstico fue grave, más del 90% de su cuerpo tenía quemaduras de tercer grado. Debido a su estado crítico, a Iris la remitieron hasta el Hospital Coromoto de Maracaibo, donde pese a sus esfuerzos por vivir, murió tras horas de agonía la tarde del viernes.

Se conoció que este sería el segundo intento de la quinceañera por quitarse la vida. Hace un mes con un trozo de vidrio se realizó unos cortes en las muñecas, pero su madre, con quien vivía para entonces, logró ayudarla. Esta vez se aseguró de que nadie lograra salvarla, encerrándose en el baño, de la casa materna, ubicada en la urbanización La Cañadita, del municipio Santa Rita.

Jacqueline Durán, madre de la fallecida, le cedió la tutela de la menor a su padre ya que con ella tenía problemas de actitud en la casa donde residía, junto con la hermana mayor de Iris.

Su padre expresó que su hermana mayor intentó quitarse la vida al ingerir un frasco con pastillas, los médicos le realizaron un lavado estomacal con el que lograron salvarla. Con ella tenía problemas domésticos, peleas rutinarias pero nada que la obligara a querer morir.

El favoritismo en una madre y el no querer lidiar con los problemas emocionales de su hija menor, llevó el estado de Iris al límite de querer morir.

El 29 de Agosto, la jovencita cumpliría 16 años. A su padre le pidió una humilde reunión entre amigas en la morada en Santa Rita.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE