Maracaibo, Venezuela -

Sucesos

Muerte sangrienta en el Lago

Los infortunados zarparon el miércoles en la tarde, desde La Cañada de Urdaneta, junto a dos compañeros; uno apareció anoche en Puntica de Piedra

sábado 30/09/2017
5:44 AM
  • Marielba González

  • @VersionFinal

  • Fernado Chirino

Entre las aguas del Lago de Maracaibo se derrama la sangre de los pescadores que hacen vida en el estuario al menos una vez por semana. Ellos salen en su faena a perseguir el alimento, pero se convierten en las presas más codiciadas de los Piratas del Lago.

Sobre la orilla del majestuoso que toca la plaza Bolívar, en San Francisco, están los cadáveres tiroteados de dos hombres. Polisur Lacustre los halló flotando a unas 300 millas náuticas del muelle del Malecón, en Maracaibo, este viernes a las 9:00 a. m.

Los restos están hinchados, con la piel grisácea y desconchándose de manera paulatina. Tenían dos días desaparecidos.

Jhonny Soto, encargado de la pescadería Miramar, ubicada en el sector El Parral, de La Cañada de Urdaneta, es el primero en reconocerlos. Está consternado por la noticia, se aproxima a sus nombres, pero no los garantiza. Los trabajadores tenían pocos días en el negocio y sus cuerpos ya estaban en avanzado estado de descomposición.

Los familiares de un joven de etnia wayuu llegan un par de horas más tarde. Identifican al muchacho como Álvaro Manoa González Palmar, de 34 años. “Él salía a buscar el alimento para su bebé. ¡Ay, Dios, mi pobre hijo!”, decía entre sollozos ahogados una mujer con manta azul.

La tía y las hermanas de Félix José Lozano, de 30 años, llegaron en una lancha, desde La Cañada, a las 12:00 del mediodía. Tenían la esperanza de que los rumores fuesen mentira. El joven ya había perdido los rasgos faciales “porque los peces comieron parte de su rostro”, pero un tatuaje en su mano izquierda que citaba “Mis 4K y D”, en honor a las iniciales de sus cinco hijas, delata su identidad.

Con las víctimas zarparían otros dos compañeros, el miércoles a las 6:00 p. m., comenta Soto, quien aportó los nombres de esos dos pescadores: Germán Mendoza y Manuel García, quien apareció anoche, en Puntica de Piedra, al norte de Maracaibo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE