Muere policía vinculado con robo tras interrogatorio en el CICPC

policia cicpc. version final

“A Gustavo lo mataron funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas porque les dio la gana”, decían los familiares del funcionario del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia, Gustavo Enrique Soto Maury (28), quien murió la madrugada de este domingo en la emergencia de un centro clínico de Maracaibo.

Cristina Maury de Soto, progenitora del funcionario del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia, contó que su hijo estaba en una fiesta en el complejo La Guadalupana en compañía de su esposa. “A las 10:00 de la noche llegaron a la casa unos cinco petejotas y tumbaron la puerta; empezaron a preguntar por él, pero como no estaba registraron toda la casa. Me llevaron detenida con mi hija y tres nietas”, narró Maury de Soto.

Según esta versión, al conocer la noticia sobre la detención de su madre, el funcionario salió de su residencia en el barrio El Gaitero y se resguardó en la comandancia de la parroquia Luis Hurtado Higuera, en la Zona Industrial. El hecho generó un choque de palabras y amenazas entre funcionarios del CPBEZ y CICPC. Soto Maury no quería entregarse, pero al final accedió y fue remitido a la sede regional del CICPC. Una hora después murió en una clínica.

Yo escuché cuando golpeaban a mi hijo en el CICPC y cuando tosía, producto de los golpes”, añadió la mamá. El informe médico que recibió el CPBEZ y familiares sobre la causa de muerte, refiere: “Cianosis en cara con hematomas en miembro superior derecho, apnea con asistolisis, con pupilas dilatadas sin respuestas a la luz, abdomen blando con hematomas peri-umbilical, marcas postraumáticas en forma de huella de calzado lateral izquierdo del abdomen, área genital con secreciones cuyas características se asemejan a líquido seminal los cuales se impregnan a la ropa interior, escoriaciones en miembros inferiores a nivel de la rodilla”. La versión que trascendió desde el CICPC refiere que Soto sufrió un infarto.

El secretario de Seguridad y Orden Público, Biagio Parisi, dijo que la información que manejaba sobre el caso es que se presentó una persecución en El Gaitero, que culminó frente a la residencia del hombre.

“El CICPC realizaba una persecución de una camioneta robada en el edificio Karla Karolin (en 5 de Julio). El funcionario se resguardó en la estación policial de la parroquia Luis Hurtado Higuera y la policía científica lo requirió por estar involucrado en dicho robo”.

Sobre los signos de tortura que presentó en el cuerpo dijo no conocer detalles. Familiares aseguran que la camioneta Ford Explorer, gris, fue “sembrada” frente a la residencia de Soto, según el testimonio de varios vecinos. Piden a la Fiscalía actuar.