Maracaibo, Venezuela -

Sucesos

La desesperación deja saqueos y muertes

domingo 26/06/2016
6:01 AM
  • Oscar Andrade Espinoza/Foto: Referencial

  • @versionfinal

  • Archivo

Seis vidas se perdieron durante una serie de protestas por falta de comida, así como por saqueos que se registraron en nueve días, en cuatro estados del país.

Organizaciones de derechos humanos de Venezuela han elevado su voz de preocupación, porque con el decreto de Estado de Excepción y de Emergencia Económica, firmado el pasado 13 de mayo por el presidente Nicolás Maduro, consideran que se da “luz verde” a los abusos policiales y militares.

“Cuarenta organizaciones de derechos humanos en el país hemos rechazado el decreto de estado de excepción, que hemos calificado como la ruptura del hilo constitucional. El gobierno de Nicolás Maduro se ha apartado de la democracia y ahora nos encontramos en un limbo en el cual estas condiciones para la violación de los derechos humanos son mucho más probables”, expresa el coordinador general del Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea), Rafael Uzcátegui.

Él confirma que son seis las personas muertas en los violentos eventos que se han registrado este mes, entre el domingo 5 y el martes 14, cuando hubo tres decesos, dos en Sucre y uno en Mérida.

Uzcátegui considera que el decreto firmado por el presidente Maduroes el telón de fondo en el cual las fuerzas policiales, las fuerzas militares y algunos civiles están participando en la contención de protestas con abuso de poder y algunos excesos en el control de las manifestaciones”.

El presente mes se han registrado saqueos en Trujillo, Táchira, Miranda, Sucre, Anzoátegui, Aragua, Mérida, Lara, y algunos en Zulia, como el ocurrido el pasado 7 de junio, cuando un grupo de sujetos penetró en la planta de pollos beneficiados de Protinal, en el sector Arismendi, de Maracaibo.

Y llegó la muerte

El pasado 5 de este mes, Jenny Elizabeth Ortiz Gómez, de 42 años, buscaba a su hijo menor en el sector Valle Hondo, vía al Llano, en San Cristóbal, Táchira, durante un apagón.

En el centro comercial e industrial San Francisco se presentó un saqueo que fue reprimido violentamente por la Brigada de Orden Público (BOP), de la Policía del Estado Táchira (Politáchira).

La mujer se encontraba en las cercanías del centro comercial saqueado, cuando recibió perdigonazos en el rostro. Por este hecho privaron de libertad al ofi cial jefe de Politáchira, Yeisy Reneé Burgos Moreno (32), quien permanece recluido en un calabozo del comando situado en el sector La Concordia, de San Cristóbal.

Asimsimo, el jueves 9 se reportaron saqueos en Petare, estado Miranda. Un camionero quiso proteger la mercancía que cargaba pero no evitó su muerte. Era José Antonio Tovar, de 21 años.

Un día después, Cerezal, población situada en la troncal 9, vía a Cariaco, estado Sucre, vivió una intensa jornada de protesta que terminó en violencia. Bajo las balas murió Luis Josmer Fuentes Bermúdez, de 21 años. El sargento mayor de tercera de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Carlos Eduardo Moreno Licet, fue privado de libertad por este hecho, según el Ministerio Público.

“Aparentemente, ese GNB ni siquiera estaba en el sitio de la protesta”, refirió la diputada a la Asamblea Nacional (AN) por el estado Sucre, Milagros Paz.

“Hay un proceso y una espiral de desesperación que va a generar y seguirá generando hechos de violencia como los que hemos visto, con la represión que también hemos visto, donde no se consigue solventar ninguna de las causas de lo que está pasando”, afirma la socióloga y profesora de la Universidad del Zulia (LUZ), Natalia Sánchez.

Las otras víctimas en saqueos fue ron: Cruz Eduardo Rodríguez Brito (34), Cristobal Castañeda (42), ambos en Cumaná, estado Sucre, y Jean Paúl Guillén Araque, de 17, en la localidad de Lagunillas, estado Mérida; los tres, el pasado martes 14.

Ausencia de reglas

La socióloga Sánchez califica como desesperación lo que experimentan quienes no pueden llevar comida a sus casas, tras formar colas que duran horas, sin poder adquirir ningún producto de primera necesidad.

Para la especialista, se trata de un “nuevo modelo” de estallido social, que se ha localizado en diferentes lugares y no cuenta con dirección políatica específica.

A su criterio, si hay más represión habrá mas caos, “y con ello no se solucionarán los problemas que la represión intenta solucionar”.

Se refirió además al hecho de que el Gobierno no controla la anomia, ausencia de reglas, que se está produciendo a raíz de la reacción de las personas desesperadas por comida, quienes no la consiguen tras horas en una cola.

“El Gobierno nacional no tiene en sus manos ninguna situación que tenga que ver con la mejora de la calidad de vida de los venezolanos. No controla la salud de los venezolanos que se mueren porque no hay medicamentos. No controla la violencia ni el índice de homicidios o de hechos delictivos de la calle desde hace bastante tiempo”, dijo.

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE