Maracaibo, Venezuela -

Sucesos

Denuncian a sacerdote de la iglesia La Consolación por “instigación al odio”

"El sacerdote hizo un símil para hablar de los venezolanos en el extranjero, en la frontera, que eran considerados leprosos por el hecho de hacer salido de Venezuela", dijo la denunciante

sábado 17/02/2018
7:02 AM
  • AVN

  • @versionfinal

  • Archivo

Por instigar al odio en la misa dominical del pasado 11 de febrero, la zuliana María Antonieta Albarrán, en nombre de su familia, denunció ante el Ministerio Público (MP) al sacerdote Santiago Domínguez, párroco de la Iglesia La Consolación de Maracaibo.

Albarrán, quien es la presidenta de la Fundación Somos uno contra el odio y el Facismo y secretaria para el Desarrollo Social de Zulia, contó ante las puertas del MP en Zulia que la denuncia forma parte de las acciones ejemplarizantes dentro del marco de la Constitución Bolivariana y la Ley Contra el Odio y la Convivencia Pacífica y la Tolerancia, aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente y promovida por las víctimas de las guarimbas.

Detalló que el pasado domingo 11 de febrero, familiares y amigos de la familia Albarrán asistieron a la iglesia para escuchar la palabra de Dios y conmemorar el segundo año de fallecimiento de su padre Antonio Albarrán.

“El Fray Santiago Domínguez llamó leprosos a los chavistas. Hablaba sobre la palabra de San Marco, cuando Jesús iba a atender un leproso era considerado como un leproso hasta que demostrara que no estaba enfermo. El sacerdote hizo un símil para hablar de los venezolanos en el extranjero, en la frontera, que eran considerados leprosos por el hecho de hacer salido de Venezuela y del sistema político”, explicó.

Manifestó que su familia y familiares salieron de la iglesia ante el discurso sacerdotal, lo que originó que otros feligreses les insultaran, burlaran y agredieran.

“Estamos apelando a la Constitución, a la ley, para promover la paz entre los ciudadanos. Hacemos un llamado a la iglesia católica, que sirva esto de ejemplo no solo para la iglesia, sino para los feligreses. No podemos seguir siendo víctimas, o cómplices, callando este tipo de situaciones que llaman a la violencia”, reforzó.

Por su parte, Jhon Pinto amigo de la familia Albarrán, declaró que fue una situación incómoda provocada por el sacerdote Domínguez, a quien se dirigió para exponerle su rechazo a la ofensa.

“Llamo a la reflexión. Me sentí no solo ofendido, sino decepcionado por esta actitud anticristiana”, acotó.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE