Maracaibo, Venezuela -

Sucesos

Un chofer borracho arrolla a cinco amigos

lunes 31/10/2016
6:11 AM

La imprudencia de un conductor en estado de ebriedad acabó con la vida de Yenso Javier Leal Medina y Eudeny Alberto Ramírez González, ambos de 20 años, y dejó tres jóvenes más heridos, ayer en la madrugada, en el sector Las Jabillas, parroquia La Sierrita del municipio Mara. Una camioneta Ford Bronco azul los atropelló en la orilla de la carretera, mientras hablaban.

Con la mirada perdida y triste, Jenifer Leal contó que su “hermanito” Yenso, el pasado sábado llegó a visitarla y a las 8:00 de la noche salió como de costumbre a hablar con sus amigos del sector. “Eran cinco los muchachos”. Se sentaron cerca de la carretera y allí pasaron horas echando “chistes”.

A las 1:00 a. m., desprevenidos se vieron encima una camioneta, que viajaba a toda velocidad y traía las luces apagadas. Esta se salió de la carretera y arrolló a los jóvenes. Sus cuerpos al ser impactados salieron expelidos y cayeron a metros de distancia, uno del otro.

El chofer de la Ford Bronco, apodado “El Paíto”, no se detuvo y siguió su rumbo. Los vecinos que escucharon el golpe y luego vieron los cuerpos tendidos sobre la arena, corrieron a socorrerlos y bajaron unas cuadras para avisarle a Jenifer lo que le había pasado al segundo de sus cinco hermanos.

Traslado

En un camión con plataforma, comenzaron a subir a los heridos, recordó Édison González, primo de Eudeny, quien tenía una semana de haber llegado de Guárico, donde trabajaba en la minas extrayendo carbón. “Solo había cuatro jóvenes. Los residentes revisaron entre la maleza hallaron el quinto herido y al cargarlo para llevármelo me di cuenta que era mi primo. Lo subí al camión con los demás y los llevamos hasta el CDI de La Sierrita”.

En el Centro de Diagnóstico Integral, los médicos de guardia certificaron las muertes de Leal y Ramírez. A los otros tres lesionados les brindaron los primeros auxilios y enseguida los remitieron en ambulancias hasta el Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), donde quedaron hospitalizados, tras presentar múltiples fracturas. Cinco horas más tarde, la madre de Eudeny llamó a su exesposo, Richard Ramírez, para avisarle que su hijo había fallecido. “Me dijo: ‘lo mataron, un loco lo mató’”, recordó el progenitor quien lloraba frente a la morgue de Maracaibo, a donde ingresaron los cadáveres, ayer a las 8:00 de la mañana. “Mi hijo estaba en ese sector porque cuando llegó se hospedó en casa de su madre”. Lleno de frustración por la pérdida, Ramírez reveló que “El Paíto” fue quien provocó la tragedia y vive en el sector Tres Bocas de Mara. “Él dijo que se haría responsable y de hecho pagó los gastos funerarios. Pero todavía eso no repara nada, porque mató a dos seres alegres e inocentes por una imprudencia”.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE