Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

Sur del Lago espera más reversión de expropiaciones

lunes 14/03/2016
1:10 AM
  • Jairo Villasmil

  • @versionfinal

  • Archivo

Las haciendas Bolívar (Colón) y Hoya Grande, en Francisco Javier Pulgar, cuyas expropiaciones fueron iniciadas en 2010, constituyen un monumento a la desidia y desconocimiento de la actividad del campo por parte del gobierno. Bolívar producía 5.000 litros de leche al día y hoy no llega ni a mil 500, mientras que Hoya Grande, modelo de producción de plátano hoy no da para pagarle a los obreros.

“Presidente Chávez recorre hacienda estatizada en el Sur del Lago” rezaba uno de los tantos titulares con los que se distinguió la actividad pautada por el Gobierno nacional para dar cuenta pública de las fincas afectadas en el proceso de expropiación iniciado en la zona conocida como la despensa de Venezuela.

ciro labarcaEl entonces ministro para Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo, comentó, a la fecha, 12 de marzo del 2011, que más de 200 mil hectáreas en el Sur del Lago son aptas para la agricultura. Igualmente refirió que al llegar el Gobierno Bolivariano a la hacienda Bolívar, kilómetro 12 de la vía Santa Bárbara de Zulia a El Vigía, municipio Alberto Adriani, Mérida; había máquinas abandonadas y animales enfermos.

El predio, según lo referido por Loyo, eufórico en el momento y ante las cámaras de la televisión estatal, contaba con 1,5 animales por hectárea y la aspiración, tras su recuperación por el Estado, es elevar el indicador a tres animales por hectárea en pocos meses. Hoy, una infinita tristeza refleja su acontecer. Nada de lo anunciado se cumplió ni se ha cumplido.

Ese mismo día a la hacienda, de 4.000 hectáreas, comenzó a llegar maquinaria moderna y el fomento a la organización de los trabajadores. El fallecido presidente Chávez indicó que como consecuencia de la lucha contra los latifundistas, en los últimos años habían asesinado a unos 60 líderes campesinos en la zona.

Millonada
Chávez entregó, en esa ocasión, el equivalente a 104,5 millones de dólares para planes agrícolas en 21.000 hectáreas en el Sur del Lago de Maracaibo expropiadas el año 2010 y donde se denunció esclavitud. “Son 450 millones con 181 mil bolívares; una cifra bastante alta; diez veces el presupuesto del municipio” al que pertenecen las fincas confiscadas, dijo en su programa dominical “Aló Presidente”, transmitido desde la hacienda Bolívar.

Todo parecía ser el inicio de una nueva etapa para los trabajadores de la finca, ilusión perdida pocos meses después. Incluso hay quienes señalan que en los espacios destinados para la siembra de sorgo, días antes eran vistas cuadrillas de jornaleros sembrando plantas adultas para impresionar al mandatario, las que posteriormente se secaban ante la vista de todos.

Actualmente, los agricultores afirman que las fincas expropiadas y en poder total del Ejecutivo están prácticamente abandonadas y los cultivos llenos de plaga. En Hoya Grande -ubicada a orillas de la carretera que lleva de 4 Esquinas a Pueblo Nuevo, El Chivo, municipio Francisco Javier Pulgar, colindante con Colón- que era modelo de producción de plátano en el mundo, la situación es de desidia, está totalmente improductiva y no da ni para pagarle a los obreros”.

Hoy, con unos 9 millones de bolívares inyectados al presupuesto para levantar la Hacienda Bolívar la Bolivariana, por el Gobierno de Nicolás Maduro, no se tienen efectos claros.

daniel arizaEntre los afectados se encontró a los también fallecidos, Jesús Meleán y Domingo Parra, productores de plátano, carne y leche sobre quienes se revirtió la medida de expropiación, igualmente integrantes de la familia Pérez Carroz, propietarios de emporios agroindustriales de renombre y tradición en la región, el país y el mundo. El Grupo San Simón fue el caso más notorio; sus instalaciones y propiedades diversas ofrecían a la despensa nacional carne, leche, derivados lácteos, camarones, palma aceitera, entre otros. Recientemente el Estado venezolano, mediante una decisión judicial reconoció el error cometido y devolvió las propiedades confiscadas a sus antiguos dueños. Wilmer Pérez, líder principal del grupo de empresas, ha declarado que se incorporarán al proceso productivo nacional, sin retaliación alguna, esperando culminar los procesos de auditoría para determinar la estrategia empresarial a seguir.

Los productores
Daniel Ariza, abogado, productor agropecuario, presidente de la Asociación de Ganaderos de Colón, dijo a Versión Final que la decisión del gobierno sin duda es un acto de justicia. “Es devolver a manos de quien trabaja, la propiedad privada”.

Ciro Labarca, nacido en el campo y figura de renombre en el gremio agroproductor, apuntó que las incapacidad en el manejo de la agroindustria y la corrupción llevaron a las empresas del Grupo San Simón a presentar cifras rojas en los haberes, colocando en riesgo no solo la producción en las mismas sino a la estabilidad de la familia sur lacustre.

Actualmente, luego de la fallida administración de fincas y tierras liderada por una empresa socialista llamada La Marisela, y tras intensa lucha, una junta agraria dirigida por la alcaldesa de Colón, María Malpica, busca recuperar la productividad.

La escasa leche producida, no llegan a mil 500 litros/día, es enviada a la planta de Industrias Socialistas Lácteas –Insolac- en Santa Bárbara de Zulia y su aporte de carne en canal es expendido en jornadas organizadas por el gobierno de Malpica a precios justos en convenio con carniceros.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE