Nuevo salario: una ilusión monetaria

Salario-minimo-version final

El aumento salarial número 32 de los últimos 17 años de revolución, vuelve a quedar rezagado ante la realidad de los venezolanos, pues a pesar de que las cifras oficiales de inflación no lleguen a tiempo, el desabastecimiento y especulación de los productos básicos muestran los síntomas de una economía delicadamente enferma.

El Presidente Maduro anunció la noche de este miércoles un aumento salarial de 20%, que lleva el sueldo mínimo de Bs. 9.649 a 11.578. De igual forma se hizo un ajuste en el bono de alimentación que lo llevará de Bs. 6.750 a 13.275, a partir del 1ero de marzo, medidas que al ser consultadas por economistas expertos en macroeconomía,  resultan insuficientes y carecen de la compañía de otras estrategias que equiparen la inflación.

Para el miembro de la Academia de Ciencias Económicas del estado Zulia y además profesor jubilado de LUZ, Néstor Castro Barrio, la inflación con que iniciamos el año sobrepasa el aumento salarial aplicado por 130%, “Si las cifras oficiales hablan de 180% acumulado en el 2015, y digamos que el Gobierno mejoró la inflación en un 150%, que es una mejoría muy leve, igual sobrepasaría el aumento salarial por 130%, es decir, nos quedamos bien rezagados”, señaló que sería conveniente que el Gobierno practique reajustes en los venideros meses para al menos intentar oxigenar un poco al ciudadano.

Castro nombró tres componentes que repuntarán la inflación: Aumento de la gasolina, masa monetaria y ajuste cambiario,

A mitad de inflación

Los ajustes deben ser por lo menos un 50% de la inflación, “si el Gobierno estimara que la inflación por las medidas a aplicar subirá un 140% como yo estimo, entonces el aumento salarial debió ser del 70%, por lo menos la mitad”, explicaba Castro.

Por otra parte indicó: “El déficit fiscal que anda por encima del 20% del producto y es necesario reducirlo, para acabar con la emisión inorgánica de dinero, yo diría que habría que cambiarlo a 10%”.

Para el economista Adolfo Pérez, profesor jubilado de LUZ, especialista en macroeconomía comentaba: “Este Gobierno ve la economía como una colcha vieja, aquí tiene un hueco vamos a ponerle un parcho”. Señalaba que el aumento no compensa ni siquiera la inflación del año pasado, y aunque reconoció que la iniciativa busca estimular el consumo, criticó que no se estén creando condiciones para la producción. “Esto no es más que una Ilusión monetaria, y cuando van al mercado eso no es nada. Nos empobrecimos más”.

Por su parte el especialista en Macroeconomía, Miguel Molero indicó que “no basta con que se siga aumentando el salario nominal, hace falta tomar otras acciones en conjunto que no fueron tomadas. De nada sirve aumentar, sino hay corrección de la política monetaria y cambiaria, sino que han aplicado otras medidas que son erradas”.

Criticó que los recursos que se recaudarán por el aumento de la gasolina y la devaluación sean destinados nuevamente al gasto público, “no hay aplicación en la inversión y ¿por qué no hay? Porque Venezuela tiene un aparato productivo destruido y desmantelado, no hay confianza para la inversión privada y el Gobierno ha demostrado que es muy mal administración”, dijo al referirse como ejemplo a la debacle de las empresas expropiadas.