Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

Alfredo Provenzani: “El mejor momento para sincerar los precios es ahora”

sábado 13/08/2016
3:54 AM
  • Carmen Salazar/ Foto: Agencias

  • @versionfinal

  • Archivo

El empresario zuliano Alfredo Provenzani, presidente de Nacional de Alimentos (NASA), convencido de que el momento de hacer cambios y ajustes en materia económica es ahora, planteó una propuesta para salir de la crisis: sincerar los precios.

Su empeño en ver cambios en el país que lo vio nacer le anima. Su interés por el prójimo lo hace merecedor de un gran aplauso, no solo del personal a su cargo, sino de cientos de ciudadanos que acuden a su establecimiento diariamente y decenas de empresarios, que como él, comienzan a sumarse para iniciar la transformación económica venezolana.

Provenzani asegura que sincerar los precios de la mano de un aumento de sueldo que oscile entre los Bs. 80 mil generaría una inminente disminución en la inflación. Esto sin duda logrará llevarle al venezolano mejores resultados a su bolsillo y a su presupuesto.

datosversionfinalEn su propuesta aclara que la escasez ha sido pandemia en los hogares venezolanos. Por ello, insiste en la necesidad de generar la oferta y abundancia en productos para desarticular el flagelo del bachaqueo. “Si hay suficiente oferta en el mercado, el bachaquero no tendrá a quién venderle porque todos tendrán oportunidad de comprar“.

Sin embargo, destacó que el problema llega cuando existe un producto regulado por debajo de su precio real, y el bachaquero aprovecha la oportunidad del negocio e inicia la cadena de especulación sanguinaria que ha generado el caos en materia de distribución de alimentos.

—¿Cómo se lograría evitar este descontrol?

—Eso se logra dándole apertura a los productos internacionales, es decir, hay que flexibilizar las importaciones, modificar los ilícitos cambiarios y darle oportunidad a los empresarios para que mientras activen sus negocios, puedan ofrecer productos terminados para cubrir las necesidades en tanto llega la materia prima.

—¿Pero el sueldo del venezolano no alcanzaría para costearse una cesta básica de productos importados?

—Mi propuesta económica parte de sincerar los precios y aumentar el sueldo. Por lo menos tres salarios mínimos para bajar la inflación. Al igualar los precios internacionales con los productos nacionales, se logrará una disminución en el precio porque el gran negocio de los costos exagerados no lo tiene el establecimiento sino el bachaquero. Al colocar los precios en el estándar internacional las ventas van a aumentar, porque el ciudadano ya no va a tener que comprarle al bachaquero y el ingreso de dinero permitirá porcentualmente aumentar el salario. Sincerando los precios, el Estado también recibirá un aumento por IVA de hasta un 2.500 % más del que está recibiendo en la actualidad.

datosversionfinal—¿Y los empresarios verían factible este análisis?

—Es el más idóneo. Porque si actualmente la estructura de costos de una empresa con unas ventas equis su salario equivale a un 7 % de los gastos, pero se triplica el salario, mis ventas también se triplicarán y terminaré pagando menos; habrá más bolívares pero porcentualmente el gasto será menor, de un 3 %. No hay otra salida, sincerar los precios permitirá aumentar los sueldos, ofrecer más productos, acelerar la económica, reactivar las industrias, generar empleo y lograr la exportación sin pensar en adquirir el dólar petrolero.

—¿El Gobierno nacional tiene esta propuesta en la mesa?

—Este análisis fue presentado a varias carteras ministeriales como alimentación, pesca y agricultura, economía, defensa, incluso al gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas; gobernador del Táchira, José Vielma Mora; el jefe de desarrollo integral occidente, Luis Reyes Reyes, y Miraflores también la tiene en sus manos. Parto de la idea de que el empresario no reciba más dólares preferenciales del Gobierno porque nosotros sabemos como generarlos, solo necesitamos un marco legal y la libertad para producirlos.

—¿Qué pasa con las familias que no devengan un sueldo y tienen hambre?

—En Venezuela, hay 3 millones de personas que viven en la precariedad y no tienen dinero para adquirir alimentos. Con esta propuesta, se reactivarían todos los procesos productivos nacionales y es allí donde el Estado podría subsidiar a través de una tarjeta a este grueso de venezolanos, quienes podrán comprar en cualquier supermercado y no sólo en los del Gobierno.

—¿Cuál es la traba para materializar esta propuesta?

—Creo que falta voluntad, de comunicación, de información. Por eso debemos integrarnos.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE