Militares manejarán petrolera paralela con más poder que PDVSA

petroleoversionfinal

En la Gaceta Oficial N° 40.845, publicada el pasado miércoles, se retrata la creación por parte del presidente Nicolás Maduro de una súper industria petrolera, cuyas competencias incluyen la rehabilitación y mantenimiento de pozos petroleros, administración de taladros de perforación; importar, exportar, comercializar y distribuir productos químicos para el sector minero.

La larga lista de operaciones que puede realizar también abarca transporte marítimo, construcción de infraestructura civil, entre otros negocios. Se trata de la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg), que realizará labores en esas tres áreas bajo las órdenes del Ministerio de la Defensa.

La información pasó por debajo de la mesa. Sin desestimar a Petróleos de Venezuela (PDVSA), bajo el seno del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y con la firma de los ministros en ejercicio, así como la del Presidente de la República, se consolidó esta figura mercantil que además cuenta con una asamblea de accionistas conformada por cinco personas nombradas por el Ministro de Defensa y que le reportan a Vladimir Padrino López. El Estado será el accionista mayoritario y se atenderán las directrices del Ejecutivo, de acuerdo a la información publicada en el portal El Mundo, de acuerdo con lo sustraído del documento legal.

Caminpeg será una compañía autónoma, pues su presupuesto lo administrará conforme a sus intereses mercantiles. No estará sujeta al ministerio de Petróleo y Minería, ni le consultará a Pdvsa, así como tampoco mediará para licitaciones u operaciones parecidas ante la Asamblea Nacional.

Reacciones
El experto petrolero Fernando Travieso, catalogó la creación de esta compañía como “altamente positiva y necesaria”, pues, a su juicio, introducir el sector militar afianza los intereses nacionales con respecto a lo que es la producción de hidrocarburos. “Esta empresa viene a darle seguridad a la producción en un mundo donde el petróleo es tan estratégico y se generan tantos conflictos alrededor de él, que es indispensable la participación del sector militar”.

Travieso agregó que “es urgente que la empresa entre ya en funcionamiento y vaya asumiendo áreas de la producción petrolera”, mientras invitó a esperar los detalles que se espera informe el Ministerio de la Defensa.

En oposición, Iván Freites, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón (Sutpgef), manifestó que Caminpeg es “otra locura más del Gobierno”, pues en su opinión, “lo que establece la Ley es que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es la institución que cuida las instalaciones petroleras, pero no sabemos si es que ellos van a manejar las plantas. ¿Qué sabe Padrino López cómo se produce un barril de petróleo?, ¿cómo deben ser calculados los mantenimientos, los gastos?”.

Ante la interrogante de que esta nueva compañía opere en los espacios de PDVSA, el sindicalista manifestó que “llegaron en mal momento, porque la producción está llegando a cero”.

Freites indicó que “crear una compañía de estas nos indica que PDVSA no está cumpliendo con su rol y es lo que hemos venido denunciando desde hace mucho tiempo, actualmente no hay producción de gasolina, ni lubricantes, hay baja producción de gas, las plantas de catalítica están paradas”

Recordó que este sábado se cumplió un mes del “blackout” que sufrió el Centro de Refinación de Paraguaná (CRP), lo que dejó desde entonces parada la planta de catalítica (gasolina) de refinería Amuay, al igual que la planta de alquilación, la cual le otorga los octanajes al combustible.

El líder sindical de la industria petrolera señaló que las mismas plantas, pero en la Refinería Cardón también están paradas, al igual que en Refinería El Palito, en donde se estima para este lunes 18 de febrero, la sexto parada no programada de planta del año.

Benigno Cordones, integrante de Gente de Petróleo, interpretó ante el conocimiento de esta compañía que “el Gobierno trata de introducir a la FANB como estrategia para tener el control de las situaciones irregulares o corruptas que se puedan dar dentro de la industria”, y se preguntó por qué no aplicar estas medidas a Petróleos de Venezuela antes que crear una industria que generará gastos en cuanto a inversión.