Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

¿Lujo o necesidad? Marabinos apelan a plantas eléctricas tras siete meses de tortuosos apagones

Más allá de comodidad, la obtención de estos aparatos responde a una necesidad nacida en las personas afectadas, física y emocionalmente, por los cortes de electricidad a cualquier hora del día

sábado 28/07/2018
1:41 PM
  • María Gabriela Piña

  • @versionfinal

  • Archivo

Lo que anteriormente tenía una mayor demanda de compra para los pequeños y grandes comercios de Maracaibo, por los constantes apagones de cuatro a seis horas, hoy se ha vuelto común para los residentes de la capital zuliana. Las plantas eléctricas son consideradas por los marabinos como un “artefacto milagroso”.

Más allá de comodidad, la obtención de estos aparatos responde a una necesidad nacida en las personas afectadas, física y emocionalmente, por los cortes de electricidad a cualquier hora del día.

Durante las últimas semanas, los artefactos de generación eléctrica se han vendido como pan caliente. Los precios oscilan entre 180 a 1.200 dólares (o su equivalente en bolívares), dependiendo de los voltios que generen, pero eso es lo de menos. Los ciudadanos aseguran que hacen el sacrificio de comprarlos, aunque sea para tener encendido un ventilador y algunos bombillos mientras pasan las horas de “suplicio” al no tener luz.

Vida en riesgo

La familia del paciente oncológico Alejandro Núñez, nombre ficticio, se vio obligada a comprar una planta. El hombre, de alrededor 55 años, fue operado de un tumor en la garganta ocasionado por cáncer de laringe. Actualmente se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de una clínica ubicada en la avenida Fuerzas Armadas, donde cada día de atención tiene un costo de 1 millardo de bolívares.

Debido a este elevado gasto diario, el hijo de Núñez tomó la decisión de hospitalizarlo en casa a partir de este viernes, pero necesita estar conectado a un respirador artificial la mayor parte del día. Antes de obtener la planta eléctrica, que generará en su hogar 850 kilovoltios en momentos de oscuridad, su mayor temor era que su padre muriera por culpa de un apagón.

El dueño de la ferretería Corpimca (Corporación de Pinturas e Impermeabilización, C.A.), Julio Hernández, relató a Versión Final que los clientes que acuden con mayor frecuencia al establecimiento comercial son personas comunes, cansadas de pasar terribles madrugadas con el calor típico y creciente que caracteriza la ciudad.

Hernández comentó que el hijo del señor Núñez llegó al comercio, la semana pasada, un poco exacerbado por obtener uno de estos artefactos que le permitan sostener la condición de salud de su padre sin mayores riesgos.

Es difícil para una persona que necesite un respirador artificial estar seis horas desconectado. Puede morirse. Las personas hoy dependen una planta eléctrica (…) Algunos llegan desesperados a comprarlas diciendo que las necesitan para ya, aseveró.

Creciente demanda

Desde hace tres meses, las ventas de plantas eléctricas en Maracaibo han crecido considerablemente.

Durante las últimas dos semanas, hemos vendido en alrededor de 25 plantas. La demanda de estos artefactos ha sido brutal y creció aún más cuando el ministro Motta Domínguez anunció que los cortes podrían ser de hasta ocho horas diarias. La gente se puso como loca. Llegaban y, sin preguntar precio, pedían una (…) Todo va a depender del estado emocional del cliente y cómo haya pasado la noche. Si se levanta de mal humor porque durmió sin luz y tiene el dinero, no lo pensará dos veces antes de venir y comprar su planta, expuso Hernández.

Importadas desde China, Corea y Estados Unidos, su generación de voltaje varía desde 850 W a 7mil kVA (7.000 kW) y su durabilidad es de nueve horas encendida.

“Todas funcionan con gasolina. Pero los usuarios deben tener en cuenta que las plantas solo se usan para situaciones de emergencia y deben estar pendientes de hacerles mantenimiento mensualmente”, dijo el dueño de la ferretería marabina.

Con la de menor voltaje (850 W) se pueden tener encendidos ocho bombillos, tres ventiladores, un televisor y, si se tiene, un decodificador de tv por cable. La planta que genera 2.5 kW puede mantener prendida una nevera de 110 V, bombillos, televisores y cargadores del teléfonos, mientras que la de 6.5 kW enciende dos aires acondicionados de 12 mil Btu, más los electrodomésticos que requieren menor demanda eléctrica.

También están las plantas de 6 y 7 kVA, con las que es posible prender artefactos de conexión 220 V, como los aires acondicionados y algunas neveras, y cualquier otro artefacto que se necesite mantener encendido.

Comercios en riesgo

Aunque el ciudadano común sea el mayor comprador en este momento, los comercios de la ciudad están en riesgo por la crisis eléctrica, aunado a la decadente situación económica que los asfixia.

Según el presidente de la Cámara de Comercio del Zulia, Fergus Walshe, las ventas han disminuido 70% en la región.

No hay nada planificado, hoy puedes tener un corte desde el mediodía a 4:00 p.m., de 4:00 p.m. a 8:00 p.m., o de la medianoche a 4 de la mañana”, explicó el empresario en la plenaria de la Asamblea Nacional (AN) desarrollada el pasado miércoles en Maracaibo.

Hoy en día, las plantas eléctricas representan una salida para los zulianos ante esta grave crisis que parece no tener final. De persistir la situación y visto como una inversión, es probable que este negocio se convierta en uno de los más lucrativos de la ciudad.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE