Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

Luis Vicente León: “No creo en un paro empresarial”

El economista saluda los logros de la oposición. Invita a romper el mito de que las crisis, por sí solas, sacan gobiernos. Estima rápida recuperación

lunes 24/07/2017
9:41 AM
  • Ernesto Ríos Blanco

  • @VersionFinal

  • Karla Torres

Masificar la protesta pacífica, interpretando con inteligencia el sentir nacional, que al unísono reclama calidad de vida en un país con su cientes recursos para ofrecer oportunidades y crecimiento a su población, debe ser la ruta trazada por la oposición de aquí al 30 de julio y del 30 en adelante, según consideraciones del director de Datanálisis, Luis Vicente León.

Invitado como ponente en la 73ª Asamblea Anual de Fedecámaras, en Maracaibo, León enciende una luz al final del túnel, pero advierte que concretar esa esperanza pasa por trabajar duro en construir los escenarios.

—¿Qué lectura le da a la consulta opositora del 16-J?

—Una oposición que montó, en un par de semanas, sin el aparataje logístico y financiero del Estado, sin el respaldo tecnológico y organizacional del CNE, un evento de participación social donde movilizó a más de siete millones de ciudadanos para expresarse, debe ser felicitada, pero sobre todo reconocida aún más por los sectores adversos que deben interpretar cuidadosamente esa expresión de voluntad.

—¿Habrá o no habrá Constituyente, qué se percibe?

—En política y más en la coyuntura venezolana todo es posible. Pensar que por la crisis económica y social no habría Constituyente es no entender la gravedad del problema, porque pensar que hay reales posibilidades de que impongan la Constituyente te lleva a trabajar muy duro sobre la base de evitar esa real posibilidad, no se trata de pesimismo, es un tema pragmático para entender que evitar la Constituyente amerita un trabajo duro, eso no va pasar solo y menos siguiendo el mito de que las crisis, por sí solas, sacan gobiernos, las crisis no sacan gobiernos, la gente saca gobiernos en un proceso de transición trabajado.

 —¿Qué aporte trae Luis Vicente León a la 73ª Asamblea Anual de Fedecámaras?

—Traigo escenarios de análisis para construir puentes junto con Fedecámaras, que es la organización fundamental del sector empresarial, para transitar un plan de recuperación económica. No hay desarrollo sin empresa privada.

—Sobre la Hora cero, ¿cuál es su planteamiento?

—En primer término, no puedo fijar posición en nombre del sector empresarial sobre eso. En lo particular no creo ni estoy de acuerdo con un paro empresarial y mucho menos cuando todavía este sector no ha sido consultado sobre ese mecanismo, pero, por otro lado, no hay claridad sobre lo que encierra esta Hora cero, el sector político que lo está planteando debe aclararle eso al país. Ahora bien, si los políticos deciden que el sector empresarial se paralice, yo diría que esa condición ya existe mucho antes de que los políticos lo decidieran por una crisis económica perversa que les ha destruido una buena parte de su patrimonio. Eso sí, respeto las opiniones, las visiones y las decisiones que tomen los sectores y se apoyará la lucha que sea necesaria.

—¿Hacia dónde estaría entonces direccionada la estrategia asertiva de lucha?

—Convierte esos 7 millones 500 mil votantes en un activista permanente de la lucha pacífica por los derechos democráticos y vas a ganar, no hay forma de parar a un pueblo que está defendiendo su derecho en calle, en el colegio, en la autopista, en el automercado, en su trabajo o en su casa, teniendo claro que la gente no quiere guerra, ni la está buscando, está buscando presión para un cambio pacífico y que está enteramente dispuesta.

—¿Qué tan peligroso es para el Gobierno tomar decisiones con solo un 20 % de respaldo?

—El Gobierno sabe que es un riesgo tratar de “naricear” a toda una población y mucho menos plantearse un conflicto existencial frente a un 80 % de los venezolanos que manifiestan en encuestas que quieren cambio, o del 68 % de los venezolanos que no quieren una Constituyente o al 83 % de los venezolanos que indican que la Constituyente no es necesaria para resolver los problemas del país o que ocho de cada diez venezolanos se manifiestan absolutamente conformes con su Constitución actual. La Constituyente es el resultado de exhaustivos estudios hechos por la revolución que revelan que el chavismo no podría ganar una sola elección en este país, ni siquiera una junta de condominio y eso convierte a la Constitución en el gran enemigo de la revolución, ni siquiera es la oposición y esa es la razón por la que en Venezuela no hay elecciones y la Constituyente viene a ser el último elemento, la última carta que tiene la revolución para preservarse a sí misma.

—¿Qué es lo peor que puede hacer el Gobierno tras imponer la Constituyente?

—Crear una especie de soviet supremo y todo poderoso que se abrogue la representación del pueblo, pero resulta que la mayoría del pueblo no va a votar ni escoger a ese soviet que teóricamente lo representa y puede hacer lo que le da la gana con él y eso pasa por tener el poder completo para destruir instituciones, adversarios, políticos, diputados, asamblea, gobernadores, fiscal. La Constituyente sería una destructora de todos los adversarios y eso convertiría a la oposición en un kamikaze y eso no es nada bueno.

—¿Qué ha logrado la oposición en más de 100 días de protesta, se impedirá la Constituyente?

—Lograr activar la calle en más de 100 días de ininterrumpidas manifestaciones, lograr la observancia insistente del ámbito internacional, sobre todo en estados de incidencia relevante, lograr el quiebre a lo interno del chavismo y en algunas instituciones clave del Estado, incluyendo la institución militar y el Poder Judicial, lograr la adhesión activa de la Iglesia son logros importantes en la oposición.

—¿Cómo se va resolver este conflicto en Venezuela?

—Se tiene que resolver con negociación política, pero para llegar a lograr un escenario contundente que obligue a esa negociación política, la lucha pacífica, social y articulada debe seguirse haciendo, debe fortalecerse hasta que al Gobierno no le quede otra alternativa que negociar.

—¿Hay posibilidades reales de recuperación económica en Venezuela y en cuanto tiempo?

—Cuando cambias el modelo de un país y lo colocas en un proceso de apertura, los cambios son mucho más
rápidos de lo que la gente cree. Ese tema de que pasarán varias generaciones para ver un cambio, eso es paja en un mundo globalizado. La gente se acostumbra a las reglas de juego en el entorno en el que juega, porque esa misma persona que comete un acto de corrupción aquí, en Estados Unidos no se traga una luz y tienes que dar apertura a la negociación de créditos internacionales para soportar esa apertura apoyando a la población más pobre es el triángulo fundamental.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE