Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

Lilia Boscán: “Este Gobierno nos regresó al siglo XIX”

La poeta, ensayista y cuentista asegura que impera un menosprecio a la cultura. Cree que los líderes políticos están en deuda con la sociedad

viernes 15/06/2018
2:21 PM
  • Javier Sánchez

  • @VersionFinal

  • Cortesía

“Cuando estudiaba bachillerato sentía la necesidad de que había que estudiar muy bien las materias Física, Química y Matemáticas, y no así la Literatura. Todo fluía y no significaba para mí el ponérmela a estudiar. Fue cuando comencé a escribir mis primeros relatos y poemas”.

Lilia Boscán de Lombardi, licenciada en Letras, poeta, cuentista y ensayista, es dueña de una voz suave en el paisaje de la literatura zuliana y venezolana en general, y en sus arenas se mantiene activa a través de sus reflexiones.

La escritora que realizó cursos de postgrado en La Sorbona de París y obtuvo diploma de Estudios Hispánicos Contemporáneos en el Instituto de Cultura Hispánica se define como una lectora sensible y amante de una poesía que se profundice en los hechos.

Hoy, desde nuestro Repiqueteo, llama a los estudiantes a seguir adelante en sus proyectos en las universidades del país a pesar de la crisis que atraviesan.

—¿Cómo, desde el punto de vista de la creatividad literaria, se puede definir a Venezuela?
—Las circunstancias no las escogemos nosotros y mucho menos escogemos vivir en estos duros y terribles años. Ahora
la creación poética y literaria se nutre de las circunstancias, pero las trasciende sin dejar de reflejar lo acontecido. En mi caso sigo escribiendo poesía y ensayos en una relación personal con la literatura y la cultura.

—¿Cuál es su diagnóstico sobre la literatura venezolana?
—La literatura está viva y permanente. En estado de extinción jamás. Algunos escritores dejan de escribir, aparecen
y desaparecen, pero siempre tenemos nuevas generaciones que se interesan.

—¿Es fértil el campo literario en Venezuela?
—Frente a una aparente aridez, dentro del país como en el exterior se está escribiendo bastante y seguramente muchas
cosas buenas.

—¿Hace falta escritores que interpreten lo que ocurre o esa es tarea exclusiva de los historiadores?
—Al final todos estamos escribiendo nuestra crónica personal de estos tiempos difíciles. Describimos los miedos, esperanzas, alegrías y en cualquier momento esto sale de cada ser.

—Adriano González León, poeta, decía: “Ser escritor es una herida”. ¿Desgarra el oficio de la escritura?
—A veces, como personas sensibles, el impacto emocional de muchas circunstancias tienden a ser mayores.

—¿La actividad cultural en Venezuela cómo la ve?
—Hay un total menosprecio y la mejor demostración es la crisis de todas nuestras instituciones culturales, empezando por las universidades. El Gobierno entiende la cultura como cuando se realizaban en aquellos años los actos culturales en los colegios, y no apoyan las manifestaciones individuales que existen en esta época, manteniendo un sectarismo marcado, apoyando a quienes creen en su ideología y en su propio proyecto.

Pretender apoderarse de la administración de las instituciones culturales como el caso del Centro Cultural Lía Bermudez y el Teatro Baralt, sería una arbitrariedad muy grande y un escándalo de proporciones, porque en el caso del Baralt, estamos hablando de que es propiedad de la Universidad del Zulia y se violaría la autonomía universitaria si pretenden quitárselo.

LUZ debería tomar cartas en el asunto y con documentos en mano luchar por su patrimonio de lo que vendría a ser un abuso de un Gobierno arbitrario.

—¿La crisis actual se debe a un problema de Gobierno o es un tema cultural?
—Ambas cosas. Para cambiar es imprescindible la salida del señor Nicolás Maduro y evidentemente cambiar de políticas, pero el cambio nunca será completo si no entendemos que ello implica cambiar todos nosotros.

—¿Cómo valora, una intelectual como usted, a los líderes políticos opositores?
—Toda generalización es injusta, pero en general, los líderes políticos lo han hecho bastante mal.

—¿Cómo califica la figura de Hugo Chávez en el contexto sociopolítico?
— Como un castigo histórico producto de nuestras propias limitaciones y errores como sociedad. Lo que ha significado
para nosotros el proyecto del actual Gobierno ha sido un retroceso, un atraso.

Sentimos que hemos regresado al siglo XIX y en vez de progresar hemos ido en retroceso. Nos hemos venido quedando en ese pasado con este Gobierno (Nicolás Maduro) y te reitero, en realidad tenemos siglos de retroceso.

—Hablando del siglo XIX, ¿al venezolano como que le gustan los caudillos?
—Sí, en parte es por nuestra tradición histórica y por las limitaciones educativas de nuestra sociedad.

—Gobiernos de izquierda y derecha son blanco de críticas en América Latina, parece que es cíclico y focalizado el mal de gobernar de espaldas de los pueblos.
—Cuando un partido de izquierda llega al Gobierno y al poder, deja de ser de izquierda. Creo que derecha e izquierda,
cada vez, expresan menos, ya que un gobierno solo puede ser calificado desde la eficacia y gestión exitosa.

—La viveza criolla mutó, ¿es ahora más despiadada?
—Realmente no hay una mutación, sino una picaresca más aguda en la misma medida en que los tiempos se han vuelto más difíciles.

—¿Los escritores venezolanos se han dispersado?
—Algunos. Muchos siguen en Venezuela, siguen escribiendo y están haciendo cosas importantes. Lamentablemente por la crisis editorial, por ahora, con poca o relativa difusión.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE