Elecciones regionales: ¿obstáculo o autopista libre?

“Este país debe tener este año elección regional y elección presidencial”, expresa el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), Enrique Márquez, quien así le salió al paso a quienes aseguran que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) menosprecia el impacto político de comicios para elegir gobernadores.

Jesús Castillo Molleda, politólogo, y Claudio Fermín, dirigente opositor, coinciden en que la oposición estaría pisando un “peine”, abocada de lleno en el referendo revocatorio y la enmienda, mientras corre el reloj de las elecciones regionales de gobernadores previstas para diciembre de 2016. Ambos calculan que la coalición podría alcanzar entre 15 y 20 gobernaciones.

Márquez insiste en la ejecución de una agenda electoral conjunta. Habla por la MUD, aun cuando otros voceros apunten en dirección contraria. Insiste en que las votaciones de gobernadores no las están dejando de lado. “Por el contrario, nos preparamos para ellas. Este país debe tener este año elección regional y elección presidencial. Si nosotros tenemos la oportunidad, como la tendremos de hacer un revocatorio, en el mes de septiembre u octubre, aproximadamente, entonces haremos una elección presidencial y regionales antes de que termine el año, que es lo que estamos buscando”.

“No tengo ninguna duda que la elección que se haga este año en Venezuela y en los próximos tiempos, la va a perder el Partido Socialista Unido de Venezuela porque lleva en la espalda la catástrofe que está viviendo el pueblo venezolano. Nosotros estamos listos para cualquier evento electoral y evento regional”.

Riesgos
ruthMolleda, presidente de la Fundación Zulia Productivo, sostiene una tesis contraria al diputado Márquez. “La oposición podría estar pisando un peine en retenerse sólo en el tema de referendo, como problema principal, considerando, creyendo y estando convencida que para poder solucionar todo el problema hay que cambiar al Presidente, cuando eso tiene otras aristas”.

Desde su óptica, si la MUD insiste como hasta ahora en la agenda del referendo no habrá ni regionales ni referendo. “El patrón de las elecciones regionales es diferente al de las elecciones nacionales y seguramente el Consejo Nacional Electoral no va a tener la capacidad técnica ni presupuestaria para hacer dos eventos simultáneos. Lo cierto es que la agenda regional es la que está en el cronograma y se vence en diciembre de 2016”.

Según el investigador, si la oposición logra restarle 20 gobernaciones al gobierno, por más que esté el presidente Maduro en el poder, “lo vas debilitando de una u otra manera y yo inmediatamente me concentraría en la agenda local e ir a las elecciones locales el próximo año”, recomendó.

Claudio Fermín respalda la tesis de Castillo Molleda. Considera “muy difícil” lograr el referendo revocatorio para Nicolás Maduro y cree que se pueden ganar la mayoría de las gobernaciones del país.

Pidió centrar esfuerzos en atender estos comicios como un mecanismo para desplazar a gobernadores que han desatendido los servicios públicos y han resultado negligentes con el tema de la seguridad. A su juicio, lo único que de verdad está en la agenda política es la fecha de las elecciones de los gobernadores y cuestionó que “aquel a quien se le ocurra plantearlo lo tilden de ambicioso”.

Ahora o nunca
Ruth Guerrero, profesora de campañas electorales y comportamiento electoral en la Universidad Rafael Urdaneta apoya las gestiones revocatorias de la alianza opositora. “Lo que pasa es que si tú tienes los estudios de opinión pública y los confrontas con la realidad te vas a dar cuenta de que el descontento es demasiado alto y la única válvula de escape que tienen es un proceso electoral ya”.

sondeosGuerrero explicó que tiene que haber un proceso comicial “bien sea con el revocatorio, con la enmienda constitucional, lo que sea, donde el ciudadano esté contento porque se esté haciendo algo para solucionarle su calidad de vida, que ya no es calidad de vida, sino sobrevivencia en este momento”. Para la catedrática, el trabajo político que se está haciendo será utilizado para las dos posibles elecciones que vengan, la del revocatorio y las de gobernadores. “Tengo entendido que esa es la estrategia que están utilizando en estos momentos todos los partidos que representan esa unidad”, aseguró.

Vicente Bello, representante de la MUD ante el CNE, no concuerda con Márquez. Resaltó, en una reciente entrevista de televisión, que un referendo revocatorio del mandato presidencial no podría realizarse de manera conjunta con las elecciones de gobernadores debido a que estos procesos requieren la utilización de un Registro Electoral diferente.

Para el revocatorio podrían participar los venezolanos residenciados en el extranjero mientras en los comicios de gobernadores no, y que en las elecciones de gobernadores podrían hacerlo los extranjeros residenciados en el país, pero no así en el revocatorio. Bello teme que el CNE decida realizar las elecciones regionales a finales del presente año y la consulta sobre la continuidad del Jefe de Estado en su cargo dejarla para el primer trimestre de 2017, con lo que sería el vicepresidente ejecutivo quien completaría el período constitucional hasta 2019.

Esta posibilidad genera la interrogante de si no es una mala estrategia por parte de la Mesa de la Unidad Democrática concentrar sus esfuerzos en el revocatorio y no prestarle atención a las regionales, cuando luego de los resultados de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015 podría buscar capitalizar en gobernaciones el apoyo popular obtenido.

En conversación con Contrapunto, Bello expresó que lo determinante es el cambio del Gobierno Nacional: “Hay muchas cosas importantes pero hay una que perla sobre las otras. Mientras no se cambie el Ejecutivo nacional es posible hacer muy pocos cambios”, explicó.

Bello explica que el plazo para el revocatorio es hasta diciembre del presente año (de aprobarse el fin del mandato se tendría que llamar a elección presidencial en 30 días) porque de hacerse en 2017 no habría cambio político efectivo. En cambio, las elecciones de gobernadores podrían realizarse en otro momento. “Es el tiempo el que impone la agenda política. Si el referendo se hace en 2017 no es que seguimos exactamente en las mismas circunstancias, pero hay que fijarse en el caso de la Asamblea Nacional, donde hubo un cambio, pero el Parlamento tiene limitaciones”.

Aclara que la convocatoria puede hacerse en el mes de abril o a más tardar en mayo porque en agosto deberán producirse las postulaciones y antes que eso se deben dar las primarias de la MUD y del Psuv para escoger sus respectivos candidatos.