Maracaibo, Venezuela -

Investigación

El tiempo y los poderes juegan contra la MUD

jueves 10/03/2016
1:10 AM
  • Rysser Vela Capó

  • @versionfinal

  • Archivo

Los mecanismos legales a los que apunta la oposición para propiciar la salida democrática del presidente Nicolás Maduro del poder demandan tiempo, rigurosidad y estarán aderezados por trabas jurídicas, también de índole constitucional, por parte de poderes como el TSJ y el CNE.

Alfonso Hernández, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas de la Universidad del Zulia, explica que la primera piedra en el camino guarda relación con el carácter presidencialista de la nación, donde “la toma de decisiones recae en su totalidad, con influencia directa o indirecta del resto de los poderes, en el Presidente, y aunque la AN, que también tiene un poder determinado, está en la capacidad de hacer planteamientos, eso no garantiza que se vayan a cumplir”.

Hernández considera que cualquier intento de la AN en buscar la salida democrática del Presidente Maduro tendrá una contundente respuesta institucional.

“Cuando dicen ‘vamos por la renuncia del Presidente Maduro’, hay que aclarar que la renuncia no depende de la oposición sino de factores externos, como una revuelta social, que la Fuerza Armada Nacional se manifieste también en contra de la situación que estamos viviendo en el país y que se le exija una renuncia al Presidente, lo que le quitaría la capacidad de negociación y se vea en la necesidad de renunciar, pero, hasta ahora, el escenario es de una tensa calma, pese a la crisis”, expresó Hernández.

Con respecto al revocatorio, argumentó que este conlleva una serie de trámites, requisitos y actividades que tiene que hacer la MUD para que el CNE lo active. Además, amerita que haya capacidad electoral para convocar un número de votos equivalentes a los que sacó el Presidente en su proceso electoral del 2013.

En referencia a la enmienda constitucional, indicó que también requiere que se haga un referendo consultivo: “Y eso representa también una trampa para la AN porque si se va a recortar el periodo de poder del Presidente que ha sido electo hasta el 2019, el oficialismo también podría introducir un mecanismo constitucional de revisión en el que se solicite que también se recorte el periodo de la AN, y el Presidente puede decir que fue electo por el pueblo hasta el 2019 como esta Asamblea fue electa por el pueblo hasta el 2020”.

Flor Ávila, profesora de Filosofía del Derecho en LUZ, considera que la principal dificultad que enfrenta la AN es que “en caso de que no se active el referendo revocatorio antes del 10 de enero del 2017 no se podría propiciar la salida del presidente Nicolás Maduro, porque una vez cumplidos los cuatro años del ejercicio del mandato, queda encargado es el Vicepresidente, entonces, ¿que puede jugar el CNE o el TSJ? A la dilación”.

Ávila detalló que una manera de hacer tiempo es retardar la validación de firmas compiladas o valerse de un recurso de interpretación para no reconocer los procesos “porque la manera en que el Psuv boicotea las leyes es mediante la interpretación”.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE