Dicom y el dólar paralelo embriagan al sector licorero

Expendios de licores reportan una caída del 65% en las ventas de bebidas alcohólicas. La reina de la noche, la cerveza –aquella que alguna vez fue la más barata– se consigue la caja de botella retornable en 30 mil bolívares y la versión desechable hasta en Bs. 48.000.

A nivel nacional reportan los expertos en materia económica un cierre del 30% de los establecimientos. Las divisas para importar insumos son escasas, la fabricación de licores disminuyó más del 50%. Las bebidas extranjeras incrementaron su costo hasta un 600%, dueños de locales comerciales alegan que adquieren los dólares en mercados no oficiales y por consiguiente el costo se eleva.

El nuevo sistema de asignación de divisas (Dicom) no atiende las necesidades del sector licor, además, producto de la crisis política y social que atraviesa el país, entes gubernamentales no han podido sostener reuniones con los gremios.

Franklin González, de la Federación venezolana de licores (Fevelicor) dijo que la inflación del 600 % afectó el sector en 2016 y para este 2017 esperan grandes pérdidas. “Las ventas han bajado de manera sistemática, tenemos un 75% de baja a nivel nacional. Es difícil mantener las puertas abiertas con esta caída tan brutal, tenemos una situación tensa, política y social que está derrumbando a todos los sectores comerciales por igual. El titular de Fevelicor indica que más del 30% de los expendios —por estado— han cerrado, mientras que otros han redimensionado sus negocios, vendiendo otros rubros para mantenerse abiertos.

Los precios del whisky se dispararon y los del ron barato no fueron la excepción. Una botella de Buchanans o de Old Parr de 12 años supera los 200 mil bolívares, otras marcas tales como: Jack Daniel´s, Crown Royal, Jhonnie Walker, pueden verse entre 300 y hasta 500 mil bolívares por cada botella. Bebidas de alta categoría extranjeras cuestan casi el millón de bolívares, tal es el caso de la marca Royal Salute cuyo precio es de Bs. 950 mil.

El ron barato Grandes Ligas se mantiene en Bs. 7.500, el Cacique y Canciller tienen un costo de Bs. 18.000, el Santa Teresa Linaje en Bs. 30.000.

El paralelo domina

El dólar no oficial se mete donde no fue llamado. Es el indicador de precios en todos los productos de la nación. Alberto Castellanos, director del Instituto de Investigación de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de La Universidad del Zulia (LUZ) detalla que para la fabricación de cerveza existe un alto porcentaje de insumos importados, la cebada y el lúpulo que no se producen en el país. “Hay una alta inflación en el tipo de cambio, esto se refleja en el precio final. Se debe unificar el tipo de cambio porque los sectores están sufriendo”.

Carlos Salazar, presidente de la cámara de licores del área metropolitana (Calicor) señala que las ventas han caído 65%, por el alza en los precios y los saqueos que se presentan por grupos vandálicos infiltrados dentro de las protestas de la oposición. “La crecida en los precios hace que los ciudadanos migren de un producto a otro, el que antes consumía whisky ahora acude al ron o de la cerveza a las bebidas anizadas, que por el momento son más económicas. La inflación no mira a quien, sencillamente afecta a todos los comerciantes, mermando el poder de compra de los individuos y arruinando las empresas de la gente trabajadora”.

Bebidas alternativas

Los ciudadanos hacen lo que sea por preparar una bebida alcohólica. Para hacer frente a la crisis, están de moda las bebidas que pueden hacerse con anís y aguardiente, al mezclarse con frutas cítricas o con fruta artificial que viene en pequeños sobres. José Carvajal, un obrero de la construcción, cuenta que lleva más de un año sin consumir cerveza porque el dinero que devenga lo dispone solo para la comida. “Antes podía uno tomarse unas poquitas los fines de semana, pero la crisis nos cambió todo, ahora preparo de vez en cuando una bebida de tamarindo con anís y resuelvo el asunto”.

Pedro Zambrano, presidente de la asociación de licoreros del estado Zulia, explica que los aumentos han sido desproporcionados por parte de las empresas cerveceras, que de un día para otro aumentan hasta 4.000 bolívares su producto. “Los aumentos están siendo consecutivos, en menos de un año ha habido 14 aumentos. Es parte de la incertidumbre del país. Por otro lado, para producir el ron se necesitan insumos importados y con dólar negro es mucho el gasto, por eso el producto final llega a costos elevados”.

Hendry Quintero, obrero

“Tengo más de seis meses sin tomar, el dinero solo alcanza para comer, esos gusticos uno se los daba antes, pero todo cambió”.

Roland Durán, comerciante

“Una vez al mes y apura’o puedo tomar un poquito de ron barato, los precios están borrachos”.