Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

Dádivas y una oposición desanimada, el rostro del 10-D

UNT se queda sin apoyo financiero y logístico al perder la Alcaldía de Maracaibo. Pero Manuel Rosales es uno de los tres “actores vivos” de la oposición, de cara a las presidenciales

martes 12/12/2017
8:29 AM
  • José Flores Castellano | [email protected]

  • @VersionFinal

  • Juan Guerrero / Staff Versión Final

¿Esos datos sobre la abstención son ciertos?”, es la pregunta que a juicio de María Alexandra Semprún, experta en sociología política y campañas electorales, hay que hacerse para comprender los resultados electorales de los recientes comicios municipales.

El proceso, reconoce, era muy rápido, pero explica esa rapidez no justificaba el ausentismo en los centros de votación. “Yo no sé de dónde salieron esos votos”, dijo, en referencia al triunfo de los chavistas Omar Prieto, en la Gobernación del Zulia, y Willy Casanova, en la Alcaldía de Maracaibo.

“Hay una caja negra de donde sacan votos. Es una cajita donde entran 100 papelitos y salen 300. No se puede
hacer un conteo fidedigno de cuánta gente fue a votar, porque aunque sea posible, no tenemos los recursos
suficientes para hacerlo. Pero hubo una diferencia entre la percepción que tenemos del número de votantes
anunciados por el CNE, y los que salieron a votar”.

Semprún sospecha, por lo tanto, que la cifra de abstención en el Zulia —de 53 % según el Poder Electoral
pudo haber sido más alta. Lo cierto es que en la jornada del domingo, la abstención fue superior a la del 15 de octubre, de 44 %, la más alta de todo el país.

“En mi centro de votación, uno de los más grandes del Zulia, el colegio El Pilar, lo único que vi fueron personas
mayores de 65 años”.

Omar Prieto, pese a la poca afluencia de votantes, obtuvo 701.245 votos; mientras que Juan Pablo Guanipa sacó 700.755 papeletas, el pasado 15 de octubre.

Manipulación

“Creo que las cifras de abstención son mayores que las que se anunciaron desde el CNE”, coincide Jesús Castillo
Molleda, politólogo y presidente de la Fundación Zulia Productivo.

Explica que, por ejemplo, en varios centros de la entidad hubo apagones y se paralizó la votación. Los únicos que
quedaron en las mesas fueron testigos del chavismo. “En ese momento pudieron hacer lo que quisieron”.

“En los centros electorales del norte y el este de Maracaibo reflejan una desactivación del voto opositor. Eso
preocupa, de cara al futuro, porque los que votaron el 15 de octubre no quisieron votar el 10 de diciembre, y los
que votaron el 10 de diciembre no van a querer votar en el futuro”.

El resultado en el mediano plazo es previsible: “El Gobierno sigue ganando con minoría, porque su voto opositor
no está activo”.

Los regalos otro aditivo para los resultados del domingo, agrega Semprún, son los bonos navideños de 500 mil bolívares que el Gobierno nacional ha estado entregando, “a cuenta de nadie sabe qué”.

“Estos incentivos monetarios, lo tangible, como un kilo de azúcar, una margarina, una harina pueden
influir”. Y el compromiso de otras dádivas por venir, también. Como un posible bono de fin de año, perniles en
las cajas CLAP, y para entrar en la lista de beneficiados había que escanear el Carnet de la Patria a las afueras de los centros electorales antes de votar.

Y para sugestionar al votante a elegir a un candidato chavista, no hace falta un comprobante ni el voto asistido,
afirma Semprún, solo basta con un poco de incertidumbre.

“La gente no termina de creer que el voto es secreto. Es algo que venimos repitiendo desde hace mucho tiempo,
pero la gente no está segura de que eso sea cierto”.

El votante opositor también está desanimado. Esto le facilitó la contienda al oficialismo.

Juan Pablo Guanipa no es una figura que haya sido carismática, que la gente lo ame, pero los votantes sienten
que ya lo habían escogido como su gobernador. Y Manuel Rosales ya es una figura saturada para muchos zulianos. Es mucho tempo viendo la misma cara”.

Rosales

Castillo Molleda afirma que ni la abstención ni los votos a favor del chavismo son un castigo contra Manuel Rosales, candidato de Un Nuevo Tiempo (UNT) a la Gobernación. “Es el sistema. Quien se lanzara, iba a pasar por esa tragedia”.

Si se quiere buscar a un responsable de la debacle en Zulia, el politólogo señalaría a Juan Pablo Guanipa, quien se negó a juramentarse ante la Asamblea Constituyente, tras ganar la Gobernación el 15 de octubre.

“Por lo menos, 15 alcaldías estuvieran en manos de la oposición. Guanipa fue el que causó este desastre, si
vamos a la sinceración política. Es evidente que en estos momentos el panorama electoral del Zulia está bastante
apagado para los actores opositores”. A la oposición le quedan tres “actores vivos”, de cara a las presidenciales
de 2018.

Castillo Molleda los enumera: Henri Falcón, Henry Ramos Allup —si Maduro no cumple su promesa de prohibirle participar a los partidos que “boicotearon” las municipales— y Manuel Rosales El reto del líder UNT será sostener al partido sin ninguna alcaldía de peso que le sirva de apoyo logístico y financiero, y unir esfuerzos con Falcón y Ramos Allup para dirigir nacionalmente a la oposición.

“Hay un elector del Zulia que no pueden dejar huérfano. Es verdad que hubo abstención, es verdad que hubo rabia y poca participación, pero las encuestas son claras: el Gobierno todavía tiene un 70 por ciento de rechazo.Si tú vas a abandonar a ese 70 por ciento, entonces le vas a hacer el camino más fácil al Gobierno”.

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE