Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

Carlos Alaimo: “Aumentos salariales son insuficientes ante carencias de familias venezolanas”

jueves 18/08/2016
3:41 PM
  • Nota de prensa

  • @versionfinal

  • Archivo

Los ajustes del salario mínimo y del bono de alimentación no son suficientes para poder superar la calamidad que afecta a la mayoría de las familias venezolanas, porque son medidas aisladas y que no forman parte de una política económica seria y consensuada con todos los factores productivos.

Tal aseveración fue hecha por el médico y empresario, Carlos Alaimo, presidente del Voluntariado “Pasión por Maracaibo” durante una gira por las comunidades del oeste de la ciudad.

Alaimo estima que se requiere de un verdadero sacudón de la economía: “Pero con el actual modelo es imposible. Toman medidas que en nada resuelven los problemas de fondo porque ajustan a Bs. 65 mil el salario integral, pero la canasta básica familiar supera los Bs. 365 mil ¿Con ese aumento se resuelve esa desigualdad? Para nada”.

Si el Gobierno quiere llevar calidad de vida a los venezolanos, explicó, debe diseñar una política económica integral: “Una estrategia que debe estar dividida en dos grandes áreas: monetaria y de producción. Se necesita de una política monetaria que le devuelva el valor al bolívar, porque éste ha sido muy golpeado por los controles y una visión errada sobre la protección de la moneda. El Gobierno debe diseñar políticas financieras macroeconómicas para proteger a nuestro signo monetario”.

Producción y confianza
Venezuela tiene las potencialidades y los ingresos suficientes, puntualizó, para superar esta crisis. “Pero además se deben crear incentivos para la producción nacional y el Gobierno va en sentido contrario, porque ha privilegiado las importaciones masivas que generan dependencia y no riqueza nacional”.

Explicó Carlos Alaimo que Venezuela necesita de un cambio urgente en el manejo de la economía: “Salgamos de un modelo perverso que acabó con la producción nacional hasta tal punto que apenas se produce al 20 % de la capacidad instalada de nuestras industrias. No sólo nos autoabastecíamos, sino que también exportábamos en rubros como carne, leche, azúcar, arroz, huevos y queso. Hoy la mesa de los venezolanos está llena de productos importados”.

Pero no sólo en alimentos, indicó, sino que el país producía otros insumos necesarios para otros sectores de la economía: “Éramos autosuficientes en materiales para la construcción, por ejemplo, al disponer de inventarios en cuanto a cabilla, bloques, cemento, aluminio y acero. Hoy casi todo eso es importado, porque el modelo acabó con la producción nacional”.

Carlos Alaimo considera que este es un Gobierno que no genera confianza y sin ese ingrediente es imposible que una política económica pueda tener éxito ¿Quién invierte en un país si no confía en sus instituciones y en la racionalidad de sus gobernantes? Nadie lo hace.

“Y no hay confianza porque el régimen expropió todo cuando pudo y ahora lo expropiado es una carga para el Estado y no una solución. Creyeron que tendrían petróleo a $100 todo el tiempo y ahora no saben cómo maniobrar ante la tormenta perfecta”.

Carlos Alaimo recorre las comunidades explicando su proyecto de ciudadanía

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE