Billetes de Bs. 500 serán el nuevo sencillo

El letargo del nuevo cono monetario combinado con la incesante inflación ha incrementado la pérdida del poder de compra de los nuevos billetes que empezarán a circular el próximo 16 de enero, si el Gobierno nacional no dicta otro plazo.

La moneda venezolana sigue perdiendo valor y el billete de 500 bolívares es el más golpeado por los niveles inflacionarios. El papel timbrado lejos de resolver una compra a los venezolanos se convertirá en el nuevo sencillo, según expertos consultados, quienes estiman que ha disminuido su valor en 27% antes de su llegada.

Los economistas Miguel Díaz y Alberto Castellano coincidieron en que el billete de 500 bolívares venía con un poder adquisitivo negativo y a medida que se ha ido alargando el plazo de circulación se ha debilitado más, pues la inflación no ha cesado. “Cada día el billete pierde su poder de compra, un refresco vale más de 800 bolívares, no podemos decir que el billete de 500 va a resolver la situación. A medida que se atrasan van perdiendo valor, están perdiendo vigencia para la adquisición de los bienes”, dijo.

Muere antes de nacer

A juicio de Díaz, el valor del billete murió antes de nacer, su porcentaje de pérdida se encuentra entre 25 y 27 % y el aumento salarial contribuyó a la depreciación.

Los venezolanos no tienen capacidad de compra y lo vemos en la cesta básica que se encuentra en 568 mil bolívares, es decir, que necesitan 13 salarios mínimos”, estableció.

El especialista en materia económica señaló que en Venezuela hay un déficit fiscal que debe ser corregido, frenando la emisión de dinero inorgánico.

En enero de 2016 teníamos cuatro billones de bolívares circulando, lo que representa un incremento de la liquidez monetaria de 586 %, causa principal de que en el país tengamos la inflación más alta del planeta. Para que la actualización del cono monetario sea efectiva se tiene que frenar la emisión de dinero y estimular la producción nacional”, subrayó.

Asimismo, Castellano indicó que los Bs. 500 no son su cientes y lejos de resolver una compra se convertirá en el billete del sencillo.

Explicó que cuando se desencadena un proceso inflacionario, “la cantidad de bolívares que necesitas es mayor” y, si la situación se mantiene, “la inflación hará que regresen los tres ceros que quitaron”.

Según cálculos realizados por el economista y profesor universitario Carlos Miguel Álvarez, de la firma Ecoanalítica, la actualización del cono refleja una inflación implícita de 17.011 %, en promedio, en los últimos 8 años. 

“Esta es una forma de reconocer que la reconversión monetaria no funcionó, porque se le quitaron tres ceros a la moneda, pero no se tomaron las medidas necesarias para atacar el problema inflacionario que hay en el país. Cuando se saca un promedio, comparando los billetes y las monedas actuales con los que los van a sustituir, se tiene una inflación de aproximadamente 17.011 % desde 2008”, afirmó.

Una vez que se pongan en circulación las nuevas piezas, los consumidores podrán llevar menos billetes consigo. Sin embargo, las nuevas denominaciones seguirán alcanzando para comprar pocos productos.

Para el profesor de Economía de la Universidad del Zulia (LUZ), Gustavo Machado, la implementación de un nuevo cono monetario en Venezuela significa que el Gobierno de Nicolás Maduro reconoce la inflación en el país.