Amenazan con tomar empresas que cierren

io-trabajadores-de-empresas-foto-ivan-ocando

En respuesta a los despidos que ya amenazan a trabajadores tras el aumento de 50% en el salario mínimo, el presidente de la Central Bolivariana Socialistas de Trabajadores del estado Zulia, Elbano Sánchez, se comprometió en ser vigilante de cualquier destitución, e invitó a la masa obrera a tomar las riendas de la empresa que decida cerrar.

“Aquellos empresarios inescrupulosos que pretendan jugar con la estabilidad de los trabajadores, vamos a iniciar una pelea contra ellos. Estamos llamando a todos los trabajadores de las empresas productoras de alimentos a que conformemos los comités productivos, para que cualquier empresario que pretenda bajar la santamaría, los trabajadores, acompañados por esta Central y el Gobierno nacional, tomaremos las riendas de esas empresas y la haremos trabajar, le abriremos las puertas y mantendremos la producción, ya la ley nos permite esas acciones”, sentenció Sánchez.

Anunció que están realizando asambleas permanentes en fábricas, empresas e instituciones, para explicar los alcances del aumento salarial, “vamos a organizar los trabajadores para que puedan tomar las riendas de cualquier empresa y, además, aquellas que tengan contrato con el Estado y pretendan despedir injustificadamente, nosotros inmediatamente vamos a solicitar la insolvencia laboral contra esa empresa para que no pueda obtener más contratos con el sector público”.

El sindicalista aseguró que el incremento que puedan tener los artículos después del aumento salarial, responde a “el escamoteo de la oposición” con especulación, contrabando y acaparamiento, para inducir una inflación disparada.

En rechazo a la posición de Sánchez, Carlos Petit, miembro de la Unidad de Acción Social, Sindical y Gremial del Zulia, catalogó el aumento salarial como un anuncio “destructivo insuficiente y demagógico”, y asegura que el presidente Maduro está utilizando la crisis económica, para luego aplicar como arma el ajuste del salario que, a su juicio, en vez de ayudar a los trabajadores y pensionados se convierte “en la destrucción de la empresa, más escasez, y más inflación”.

“Tenemos precios fijados a dólar paralelo y un salario mínimo que no compite con el mercado, ni siquiera para adquirir alimentos. Ese ajuste es lo que está llevando al abismo a los trabajadores”, enfatizó Petit.

Recordó que hace un año llegaron a la Defensoría del Pueblo con la “marcha de los bastones”, solicitando que el Gobierno cumpliera con el bono de alimentación y medicina para los pensionados del Seguro Social. “A la fecha no hemos recibido ninguna respuesta”, por lo que ayer volvieron a refrescar la solicitud.