Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

Actual riesgo del país nos aleja del financiamiento externo

domingo 17/07/2016
2:35 AM
  • Rubenis González

  • @versionfinal

  • Archivo

datosversionfinalEl barril petrolero sobre los 100 dólares representó un soleado oasis para Venezuela. Eran los días en los que los países ricos en oro negro se blindaban con paraguas, sobretodos y en grandes refugios para protegerse de los días de tormenta que se viven hoy.

Cuarenta dólares por barril de petróleo representa el corazón de la tormenta en nuestra nación. Van dos años de naufragio. El Gobierno nacional ha gastado los ahorros en la supervivencia. No tomó previsiones para enfrentar los días difíciles y se quintuplicó la deuda externa pública.

El economista Ricardo Hausmann explica en un artículo: “Venezuela necesita asistencia internacional para recuperarse”. Lo publica en el New York Times. Allí coincide con otros expertos que también sugieren con carácter de urgencia buscar un financiamiento internacional.

Enmanuel Bergucci, economista del área de investigación de LUZ, criticó que en el país no existan estadísticas que permitan conocer la realidad financiera, lo que aunado a los errores en políticas económicas como el control cambiario, monetario y fiscal, acentúan la debilidad en la estructura económica. Venezuela termina siendo catalogada por parte de organizaciones internacionales como “riesgo país”, por lo que el experto recomienda al Ejecutivo aplicar una serie de ajustes para convertirse en candidato a financiamiento.

 

Crisis histórica

Luis Vicente León ha denominado la crisis de Venezuela como la “peor” situación económica después de la Guerra Federal que libró entre 1859 y 1863. Doce trimestres de números rojos y la inflación más alta del mundo. Una carta de presentación desalentadora para pedir financiamiento internacional.

En defensa, el experto en macroeconomía Gustavo Machado, reconoce que Venezuela tiene activos en el exterior, así como también ha respondido religiosamente con las obligaciones en el pago de la deuda externa, elementos que generan confianza en la comunidad financiera internacional.

datosversionfinalSin embargo, de no aplicar un plan económico que le dé garantías a los organismos crediticios, de que en Venezuela se van a producir los recursos necesarios para mantener la armonía social y al mismo tiempo cumplir con los compromisos que se generarían a partir del eventual préstamo, no se consolidaría una oferta concreta, explicó Machado.

El también miembro del área de investigación económica de LUZ explica que el plan económico que se debe aplicar cuanto antes, parte de la legalización del mercado paralelo, “con el propósito de facilitar las transacciones entre particulares y la entrada de inversión extranjera en Venezuela”.

Las medidas son puntuales: bloquear los prestamos del Banco Central de Venezuela (BCV) hacia las empresas del Estado, dejar de ocupar empresas privadas (expropiaciones) para generar confianza en los inversionistas y crear un plan ambicioso de infraestructura que constituya el inicio del proceso de recuperación e incremento del nivel de actividad económica en el país.

Estas acciones son catalogadas como “libertades económicas” por el analista financiero Henkel García, quien además sugiere restituir el sistema de precios de mercado, ajustar las reglas fiscales y monetarias que partirían del reacondicionamiento de las instituciones bajo un acuerdo político nacional, “donde los diferentes actores que hacen vida en Venezuela, elaboren un plan a corto plazo y se comprometan a cumplirlo”. 

Inversión

Henkel García considera que primeramente el Gobierno debe “tapar la brecha de ingresos y egresos de divisas”. Se debe organizar todo el circuito de importaciones para que sean las mínimas necesarias, e invertir en su infraestructura.

cifrasversionfinalGarcía, director de Econométrica, explicó que la naturaleza de las responsabilidades del Gobierno es garantía de servicios públicos de calidad, lo que, a su juicio, habría que invertirle en mayor proporción y de esa manera, poder inyectar en infraestructura para turismo, así como para la reapertura petrolera. “Esto serviría para percibir inversión extranjera, lo que se traduce en divisas”.

García coloca como primera opción –aunque más particular– que las empresas privadas y transnacionales recurran a préstamos internacionales para mantener activa su operatividad, ejemplo de esto sería el nanciamiento que buscó Polar.

Otra opción sería el refinanciamimiento de la deuda con China, como los sugiere el economista Omar Muñoz.

“Se podría llegar a un acuerdo para liberar de 10 a 15 mil millones de dólares, sumarlo a lo que considere China refinanciar, más los cobros de las deudas de Pdvsa”. Uniendo estos ingresos, Muñoz calcula que se pueden reunir 25 mil millones de dólares, dinero que, afirma, permitiría cubrir la asignación de divisas necesarias para reanimar la economía.

datosversionfinalLa ayuda de organismos multilaterales es la opción más considerada por economistas como Luis Vicente León, Henkel García y Gustavo Machado, quienes consideran que Venezuela tiene su ciente potencial para obtener y responder a estos préstamos, los cuales podrían ser solicitados a organismos como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), este último, recomendado como principal opción por la mayoría de los expertos.

 

 

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE