Maracaibo, Venezuela -

Política y Dinero

250 millones de billetes diarios debe recoger el Gobierno en 73 días

Analistas económicos resaltan incoherencias de la reconversión monetaria impulsada por Nicolás Maduro

viernes 23/03/2018
4:01 PM
  • Kalena Dávila Méndez

  • @versionfinal

  • Iván Ocando

El anuncio del Gobierno sobre la reconversión del bolívar y la emisión de un nuevo cono monetario, con ocho billetes y dos monedas, trajo consigo múltiples reacciones por parte de los expertos en economía y del ciudadano común.

Versión Final consultó a los analistas de la materia para escudriñar en los principales aspectos poco esclarecidos de la reciente medida económica que nace en medio de una crisis de dinero en efectivo tras la fuga del bolívar.

Para los especialistas económicos, Fernando Serrano y José Gregorio Yépez, el decreto del Ejecutivo de restarle tres ceros al bolívar responde a una estrategia comunicacional en busca de calar en la opinión pública, frente a la propuesta del candidato a la presidencia Henri Falcón, de dolarizar la economía venezolana.

Advierten que puede tratarse de una medida “cosmética” que solo evidencia la falta administrativa y las incoherencias entre el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Gobierno nacional con las políticas monetarias.

73 días para recoger el circulante

Una de las primeras decisiones cuestionadas por los analistas es que, según el presidente del BCV, Ramón Lobo, el plazo para entregar las piezas del actual cono monetario será hasta el 3 de junio. Lo que se traduce a 73 días para recoger todas las piezas monetarias vigentes en billetes de 50, 100, 500, 1.000, 10.000, 20,000 y 100.000 bolívares.

De acuerdo con el BCV, el componente del circulante, alcanzó en 2017 sin sumar el mes de diciembre, los 6,1 billones de bolívares en 18.485 millones de piezas entre monedas y billetes de todas las denominaciones del cono monetario.

El intentar establecer una desmonetización del bolívar en apenas dos meses es un acto temerario por parte de las autoridades venezolanas, considera el periodista y analista económico, José Gregorio Yépez. Señala que en la última reconversión, en 2008, el proceso de cambio de todas las piezas monetarias duró 18 meses.

Las matemáticas, tomando como base la existencia de 18.485 millones de piezas, apuntan a que cada día el Gobierno y sus instituciones tendrán que recoger un promedio superior a los 250 millones de unidades.

“Resulta un tanto peligroso anunciar la desmonetización del cono monetario en apenas dos meses. Podríamos caer en el mismo caos que causó la recolección del billete de 100 bolívares en diciembre de 2016”, destaca Yépez.

La emisión de un billete de 100 mil bolívares con nuevas medidas de seguridad hace menos de 15 días es otro de los puntos que a vista de los expertos se muestra confuso ante lo anunciado por el presidente Nicolás Maduro.

“La decisión de una reconversión no es algo que se toma de un día para otro. Ahora, ¿por qué está medida después de una reciente emisión? Eso es parte de las incoherencias y de las distorsiones económicas”, cuestiona el economista Fernando Serrano, quien, además, precisa que si el objetivo consiste únicamente en devolver el bolívar físico a las entidades bancarias es un tema resuelto, “porque el efectivo que hay en la calle no es ni el tres por ciento del circulante”.

Practicidad disfraza hiperinflación

A juicio de Serrano, el decreto presidencial vende la idea de mayor practicidad del bolívar ante la crisis de efectivo en la calle, pero se desvía de atacar el principal problema que retiene las actividades comerciales y financieras del país: la hiperinflación.

“Disfrazan y pintan un escenario que la gente ya no compra. Operativamente para la contabilidad sería más fácil tener nuevos billetes, pero realmente no se ataca el problema. Quieren dar esa sensación de fortaleza del bolívar y es absolutamente irreal”.

El también periodista, José Gregorio Yépez, coincide y puntualiza que ninguna reconversión monetaria valdrá la pena si no se toman medidas que resuelvan el problema de desabastecimiento y producción del país que vaya en contra de la evolución y el alza de los bienes y productos.

Ambos cuestionan la propuesta del presidente Maduro de convertir, progresivamente, todas las transacciones a una completa digitalización, pues afirman que los problemas con el Internet y la electricidad, aunado a la bancarización incompleta en el territorio nacional, no lo permitirían.

Emisión

Como otro de los puntos inconclusos en el discurso del jefe de Estado, Serrano añade el proceso que conllevaría la emisión de ocho nuevos billetes y dos monedas sin el aval de casas de moneda internacionales. “Tendrán que trabajar solamente con la casa de monedas venezolana y esta es un ente muy pequeño para la emisión de billetes que demanda un nuevo cono”.

“Si hasta ahora no ha sido posible llenar el mercado monetario de las últimas denominaciones, me resulta cuesta arriba que en dos meses podamos tener un efecto big bang para tener el 4 de junio todo ese canal lleno del nuevo cono monetario”, agrega Yépez.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE