Maracaibo, Venezuela -

Opinión

VERDADES Y RUMORES| La nueva fase de Guaidó: impulsar el quiebre interno

jueves 07/03/2019
12:24 PM

PARTE DE GUERRA. Si analizamos de manera superficial los avances o retrocesos en el marco de la etapa actual del conflicto en Venezuela, podemos llegar a la obvia conclusión que estamos en un punto muerto. A nadie se le puede criticar por tener esa percepción. Pero si nos vamos más en profundidad nos daremos cuenta que si hay avances importantes en la lucha de la oposición. Cuando usted dedique tiempo a entender lo que está ocurriendo, es pertinente que recuerde que este tipo de luchas se libran en dos frentes. Uno a nivel de las calles y la opinión pública en la cual va ganando la oposición, porque la matriz general, a nivel nacional e internacional, es que Maduro es un dictador que usurpa la Presidencia, que viola los derechos humanos y que deben salir lo antes posible para generar un verdadero cambio en el país. Pero hay otro escenario que ocurre tras bastidores. Ese quizás es el más determinante. El primero genera bulla y sensaciones. El segundo motiva el desenlace a nivel de los cuadros que sostienen al oficialismo en el poder. El primero calienta el clima de opinión, pero el segundo provoca los quiebres que son esenciales para la caída final. En este escenario más oculto también hay avances importantes ¿Quién facilitó la salida y el regreso de Juan Guaidó? Ahí se demuestra que el quiebre sigue avanzando. Pero además es prudente tomar en cuenta, una vez más, que la oposición y la comunidad internacional no enfrentan a políticos normales, sino a un grupo de “irregulares”, para usar una calificación suave, que ocupan el poder y pretenden mantener el secuestro por el resto de los tiempos. Que se enfrentan a personajes que odian la verdadera democracia. Que son sujetos solicitados por la justicia internacional. Pero además son tipos que podrían ser víctimas de sus acciones de odio, persecución y tortura. Son todas unas joyas. De ahí la lentitud de un proceso que la mayoría quiere que sea rápido. Todo tiene sus tiempos y la oposición, hasta ahora, sigue marcando el paso en esos tiempos ¿Es suficiente lo que ha ocurrido? Obviamente no, pero lo importante es que hay una estrategia y varios objetivos que se cruzan en la urgente necesidad de comenzar una transición. En este momento hay una etapa evidente de desgaste en la guerra ¿Quién se desgastará primero? Ahí está el detalle. Ojalá sea el oficialismo por el bien del país. Si se fracasa en este esfuerzo, perdemos a Venezuela definitivamente. Por eso la importancia de ser prudentes, racionales, inteligentes y no caer en la desesperación.

QUIEBRE (I). La salida del país y el posterior regreso de Juan Guaidó no son acciones cosméticas o efectistas, sino que forman parte de una estrategia que ha sido diseñada y se puso en práctica para acelerar el quiebre definitivo al interior del oficialismo. Con su salida Guaidó demostró que aquella decisión del TSJ que le prohibía salir del país, era sencillamente una acción política que se tomó en un momento de apremio para el oficialismo y que no sólo carecía de sustento legal, sino que además no se haría operativa ¿Cómo una persona que no podía salir del país, sale sin ningún problema? Con ayuda. Sin la participación de funcionarios civiles y militares era y es imposible esa salida ¿Y cómo regresa por el principal aeropuerto, en vuelo comercial y además pasa por Migración sin ninguna dificultad? Con ayuda, sin esa participación era y es imposible que ocurra una acción como esa ¿Cómo entender que lo ayudan desde el propio oficialismo? Porque hay un quiebre ¿El quiebre final? No, pero ese quiebre se construye paso a paso ¿Y cómo alcanzar ese quiebre final? Con acciones que vayan erosionando las bases políticas y sociales, pero además que permitan que la cofradía militar que sostiene a Maduro porque les conviene, tome la decisión de sacarlo entendiendo que más bien les favorece apuntalar la transición ¿Eso es fácil de lograr? No, porque si fuera sencillo Maduro y sus secuaces fueran parte de la historia, pero resulta que aún son parte de un incómodo presente ¿Qué hacer? Seguir insistiendo, actuar con inteligencia y además tomar las decisiones que permitan acometer acciones de calidad. Con el regreso de Guaidó se demostró que el oficialismo está repleto de contradicciones y que no son capaces ni siquiera de ponerse de acuerdo con las reacciones ante lo sucedido. Hay que aprovechar esas discrepancias. Hay que volatilizar esas incoherencias entre los distintos grupos ¿Qué hacer entonces? La organización de los paros de empleados públicos no hay que verlo como una idea que salió de repente en el marco de la reunión de JG con los sindicatos que agrupan al personal de la administración pública. Claramente es una parte importante del plan de quiebre interno, en el cual se ha venido trabajando porque una huelga de personal de un gobierno no se hace de la noche a la mañana, sino que requiere organización y consensos ¿Qué buscan con esos paros? Ir paralizando el funcionamiento del gobierno, para lo cual deben actuar en aquellas áreas que implican operaciones críticas: servicios públicos, de emergencia, seguridad y recaudación, entre otras. Con todo el respeto que merecen las universidades, como docente que soy, si las instituciones de educación superior se paralizan no causan ningún efecto y más bien eso le conviene al oficialismo. Deben atacar sus puntos más vitales, o sea donde se demuestra su debilidad ¿Están los empleados públicos dispuestos a asumir ese riesgo? Parece que si ¿Y si los amenazan con el despido? Ya eso no causa efecto porque a los empleados públicos les sale muy costoso ir a trabajar, porque reciben salarios que han sido masticados por la hiperinflación. Pero además sus prestaciones sociales no representan nada en este momento económico. Por otro lado, hay un punto que debe ser masificado en esta etapa y es el mensaje a los militares, pero no a cualquier militar, sino a aquellos que integran esa cofradía que mantiene a Maduro. El mensaje no puede ser sólo una amnistía ofrecida por Guaidó, sino un mensaje de toda la oposición con el fin de propiciar la decisión que conlleve a la transición. Lamentablemente hay que garantizarles una inmunidad en el presente, aunque luego corran el mismo camino de los militares represores de Argentina y Chile. La justicia a veces debe tardar  y no que tenga efectos inmediatos. Me informan que hay otras acciones que son parte de la nueva fase de la estrategia para quebrar al oficialismo desde adentro. Esperemos, pronto habrá anuncios.

CAÍDA. Pero no la de Maduro, por ahora, sino la que ocurre en Petróleos de Venezuela. Tal como lo explicamos en Verdades y Rumores, la producción directa de PDVSA cayó a niveles mínimos y sólo están manteniendo la producción las empresas mixtas que tienen con socios rusos, chinos, franceses, españoles, bielorrusos, indios y hasta vietnamitas, entra otras. Esa es la consecuencia del nefasto manejo del chavismo y el “Madurismo” de la principal industria nacional. (LEA: http://verdadesyrumores.com/pdvsa-ni-produce-lo-suficiente-ni-vende-lo-necesario/).

QUIEBRE (II). Literalmente Maduro y compañía quedaron como unos pendejos con la salida y el regreso de Juan Guaidó. No hubo detención y mucho menos el comité de bienvenida que anunció Diosdado Cabello. Lo que si hubo fue un recibimiento que llenó de angustias al oficialismo, porque los venezolanos que lo vitoreaban en su viaje de Maiquetía a Caracas no son de la clase alta, sino gente humilde y muy vulnerable que creyó en Chávez y que hoy anhela un cambio. El efecto Guaidó ha profundizado el deterioro de la relación entre el oficialismo y los más pobres. Los estratos sociales más bajos quieren un cambio porque están pasando hambre, mucha hambre. Pero volviendo al retorno del Presidente, el silencio en el oficialismo es llamativo. Mucho escándalo previo, nada de aspaviento posterior. Están muy callados. Eso demuestra que los rumores sobre las contradicciones internas son reales. No hay unidad en torno a las acciones que deben acometer. Por eso no evitaron el ingreso, ni ejecutaron la orden de detención. De hecho, al parecer no hay orden de captura porque la Fiscalía no ha hecho nada en torno al supuesto desacato de Guaidó a la prohibición de salida del país que decidió el TSJ ¿Qué quiere decir todo eso? Que el oficialismo está comenzando a quebrarse y eso les impide tomar decisiones y ejecutar acciones. Pero tampoco podemos afirmar que están caídos. Aún tienen capacidad de maniobra y en eso están trabajando. Como ejemplo, Jorge Rodríguez lidera un equipo que está montado sobre Juan Guaidó para encontrar cualquier aspecto que les permita inhabilitarlo ¿Inhabilitación? Sí, porque en los escenarios que maneja el “Madurismo” está, como anunciamos hace varias semanas, convocar a unas elecciones y tratar mediante la inhabilitación que Guaidó no participe. JG se ha convertido en un fenómeno que parece estar blindado. Tan blindado que en el oficialismo calculan que si hay elecciones, este ganaría con más de 58%. Lo que no están entendiendo en el oficialismo es que si ellos convocan a elecciones, tampoco ese proceso tendría reconocimiento. Y si hay unas elecciones en medio de una negociación, dudo mucho que ellos pudieran participar con alguna oportunidad de victoria. El cerco al régimen se intensifica. Vienen sanciones mucho más fuertes. De hecho cuando se cerraba esta columna, Estados Unidos anunció sanciones a aquellas instituciones financieras que faciliten operaciones del oficialismo. Los están llevando al clímax de la asfixia financiera. Mudar las cuentas a un desconocido banco ruso que ya está sancionado por EEUU no es la solución. Tampoco es una salida mudar las oficinas de PDVSA a Moscú. Se trata que todo aquel que haga negocios con el régimen de Maduro, será castigado por Estados Unidos. Hasta los rusos han tomado precauciones. Ahí está el ejemplo de Gazprombank que congeló las cuentas de Petróleos de Venezuela y el gobierno. Ahí  está el otro ejemplo de Lukoil que congeló su contrato con PDVSA. Poco a poco se quedan sin nada. Y sin dinero no podrán sobrevivir en medio del caos económico y social que ellos mismos han causado. Están llegando al límite de su capacidad de aguante. Se estima que en abril sentirán el golpe mayor de las sanciones. Por todos los flancos están actuando para provocar el quiebre final del oficialismo.

NEPOTISMO. Ante mis comentarios sobre la actualidad política que rodea a Manuel Rosales, recibo más información desde Un Nuevo Tiempo sobre sus manejos sectarios en la organización y de la participación de éste en la actual coyuntura política. Luego que converso con mi fuente llego a la conclusión que Rosales no aprende y sigue actuando con nepotismo ¿Por qué llego a esa conclusión? Me cuentan que Rosales como líder de un partido “supuestamente” nacional, tiene la posibilidad de hacer recomendaciones al gobierno interino de Juan Guaidó. En ese sentido, Rosales ha propuesto nombres para cargos diplomáticos y en la directiva de Citgo ¿Pero adivinen? Sus escogencias no se basan en méritos y capacidades, sino en premiar a sus favoritos y complacer a sus socios ¿Quieren un ejemplo? Bueno, resulta que Rosales usando la necesidad de designar embajadores en países importantes, propuso a María Faría como embajadora en Costa Rica. Pues resulta que la joven carece de la experiencia y la experticia para un cargo como ese, pero tiene algo a su favor porque es familiar del gran socio de Manuel Rosales: Rubén Barboza. Al no tener los méritos, ni la preparación, María Faría ha sido la embajadora designada por Guaidó que más problemas ha generado ¿Recuerdan el intento de ocupación forzada de la embajada de Venezuela en San José? Adicionalmente la señora Faría es hermana de Carlos Faría, quien también es un mimado de Rosales y por eso lo puso de concejal en Maracaibo y además lo impuso como presidente del Concejo Municipal hace unos tres años. Es bueno recordar que Carlos Faría dejó botado su cargo de concejal cuando se perdió la Alcaldía de Maracaibo en diciembre de 2017 y además se fue del país, con la absoluta anuencia de Rosales. Pero no todo se queda ahí, sino que Rosales también recomendó a este muchacho para que fuera parte de la coordinación de la ayuda humanitaria en Curazao. Nada de esto ha caído bien en Un Nuevo Tiempo, porque Rosales sigue colocando a sus favoritos y desechando a otros que pudieran tener capacidades para participar en áreas críticas de lo que está en marcha. Son muchos los molestos con Rosales por su accionar. Hay muchas críticas a su nepotismo. Cuando cerraba esta columna, me entero que el experto petrolero, Heliodoro Quintero, está muy enojado con Manuel Rosales porque éste lo ignoró en el tema petrolero y no lo propuso en los nombramientos en dicha área. Definitivamente Rosales no aprende, ni mejora. Sigue igual de sectario. Sigue generando desconfianza en la gente y luego acusa a otros del rechazo que contra él se desborda en los eventos de la oposición. Si todo sigue como va, Un Nuevo Tiempo terminará de convertirse muy pronto en “El Viejo Tiempo”. Anticipo una reacción muy fuerte del “Rosalismo” contra este comentario. En vez de perder el tiempo en eso, dediquen su esfuerzo a canalizar las inquietudes que tienen la mayoría de los dirigentes de UNT.

QUIEBRE (yIII). La comunidad internacional sigue muy activa, en especial el gobierno de los Estados Unidos. Vienen nuevas sanciones para estrechar el asedio al oficialismo. Ya se anunció que todas aquellas entidades financieras que faciliten operaciones del régimen de Maduro serán sancionadas. Eso limitará aún más la movilidad económica del régimen y evitará muchos negocios que seguramente estaban en marcha. Los países involucrados directamente en la búsqueda de una solución al conflicto venezolano saben que la guerra de desgaste puede ser contraproducente y por eso buscan una salida rápida, pero que no incluya una acción militar. Pocos quieren embarcarse directamente en una intervención armada en Venezuela. Por eso aceleran acciones buscando una salida política y no bélica. La idea central es inmovilizar al oficialismo y así motivar el quiebre interno que se está buscando. Esto no quiere decir que descarten la acción militar. En el caso que la crisis se extienda más, lo harían para evitar que la sobrevivencia de Maduro en Venezuela sea un revulsivo para la izquierda mundial, pero además se incrementaría la migración que ya es un problema. Recuerden que para Trump, Duque y Bolsonaro es un asunto político interno para ellos que salga Maduro. Hasta ahora no hay vuelta atrás en el interés de acabar con el chavismo. El cambio en Venezuela es una prioridad.

MISTERIO. En medio de la intensa dinámica informativa, a veces hay hechos puntuales que pasan desapercibidos. Acaso no han notado la misteriosa ausencia de Tareck El Aissami de todo lo que está ocurriendo. Alguien como él muy dado a apariciones mediáticas, declaraciones estridentes y fuertes amenazas; que se esté perdiendo la actual coyuntura es bastante llamativo. Algo ocurre con “El Turco”. En algo anda este personaje que ha sido señalado de vinculaciones con Hezbollah.

DOLOR. Es doloroso ver como muere el Zulia en manos del PSUV y de Omar Prieto. Un estado pujante y pionero hoy sobrevive en medio de apagones, escasez de agua y toda una cantidad de problemas que no han sido resueltos. La gestión de Omar Prieto es terrible de mala. Hay un accionar perverso para acabar con la región y todavía tiene el tupé de hablar de “Zulia mía” en su propaganda. El esfuerzo de Prieto está apuntalado por un personaje oscuro y poco preparado que ocupa la Alcaldía de Maracaibo. Willy Casanova es un accidente histórico y costoso para la capital zuliana. Por mucho es el peor Alcalde que ha tenido Maracaibo, que es ahora una ciudad oscura, sucia, peligrosa y desolada. Sólo piensa en negocios, en complacer a una parte de su familia, en los bacanales que arma con sus amigos y por supuesto en disfrutar de todo restaurante de lujo que aún funcione. Prieto y Casanova si resultaron en la mejor llave, pero para acabar con el Zulia y Maracaibo. Son una plaga.

PERSECUCIÓN. El PSUV y Omar Prieto no se conformaron con dictar orden de detención contra el presidente del Partido Centro Democrático (PCD), Carlos Alaimo, sino que además ordenaron preparar un expediente con el fin de ilegalizar a esa organización política y adicionalmente actuar contra algunos dirigentes del mismo. La persecución continúa.

MORBOSIDAD. Este es un régimen que se ampara en el terror y los abusos contra los ciudadanos. La mejor demostración es el allanamiento que hizo la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) al apartamento donde habita la viuda del concejal de Primero Justicia, Fernando Albán. No se conformaron con asesinar a su esposo, sino que también la acosan periódicamente. “La banalidad del mal” en todo su apogeo.

 

 

 

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE