Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Venezuela: Un problema internacional, por Julio Portillo

viernes 03/03/2017
4:48 AM
  • Julio Portillo

  • @versionfinal

  • Archivo

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas integrado por quince miembros de los cuales cinco son permanentes, a saber, el Reino Unido de la Gran Bretaña, Francia, Rusia, Estados Unidos y China, tiene la obligación de prevenir los problemas de la seguridad mundial.

Desde la creación de la ONU después de la segunda guerra mundial, se ha considerado para la paz del mundo, todo aquello que constituía una amenaza. De allí que los buenos oficios no sean solamente para poner fin a un conflicto, sino para evitarlo. Ello fue así con la beligerancia entre Israel y Palestina, en Irlanda, África, con las dos Coreas, con las amenazas entre India y Pakistán, en la guerra centroamericana, con la crisis de los misiles, para solo citar unos ejemplos.

Tal como lo acaba de señalar en Washington el Presidente del Perú Pedro Pablo.

Kuczynski, la situación de Venezuela se ha convertido en un problema internacional. No solamente por la crisis humanitaria denunciada, sino por la falta de democracia y libertad de prensa, presos políticos, sino así mismo, por denuncias que han hecho poderes judiciales de varios países que acusan al gobierno de Venezuela como un régimen que agencia y protege el comercio de estupefacientes.

Qué está esperando la ONU para considerar este tema en el Consejo de Seguridad. Acaso el estallido de una guerra civil a la española, de ingrata recordación, una situación parecida a la de Siria donde ya hay más de cuatrocientos mil muertos. Los países vecinos han experimentado lo que significa la cada vez más creciente inmigración venezolana. Panamá, Colombia, Brasil, Perú, Chile, Argentina, República Dominicana, han registrado manifestaciones de diverso género sobre este tema.

Sobre el narcotráfico hay denuncias de gobiernos cuyo origen está en Venezuela: Estados Unidos, México, República Dominicana, Panamá, Honduras, España, Italia. Quizás el caso más grave ha sido el del apresamiento de dos sobrinos del Presidente Maduro y su esposa, acusados de tráfico de droga, juzgados actualmente en Nueva York y más reciente la acusación contra el actual Vicepresidente de Venezuela. Tareck El Aissami.

El cierre de canales de audiencia internacional como CNN en Español y la televisión azteca de México, por exponer al mundo lo que ocurre en Venezuela revela la situación con la libertad de prensa. México ha hecho graves denuncias sobre las donaciones de comida hechas a Venezuela, comerciadas por funcionarios venezolanos. El gobierno de Maduro se ha negado a recibir la ayuda humanitaria de países como España y El Vaticano.

Son cada vez más graves las denuncias hechas por la Iglesia Católica, partidos políticos de oposición, universidades, sindicatos, colegios profesionales, academias, sobre la violación de derechos humanos, el hambre y la inflación que sufre el pueblo venezolano y falta de elecciones. Estamos a tiempo. Como dice Baltasar Gracián “es más fácil prevenir que remediar”.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE